12/04/2021

«Alquiler o bicicleta»: cuando el mensaje no es claro, incluso en pandemia

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¿Ya escuchó el audio de “alquiler o bicicleta”. El confuso mensaje se viralizó por todas las redes sociales. Una madre le pregunta a su hija: “Llevaste la plata de… al padrino”. Bicicleta o alquiler, parece que cada uno escucha lo que quiere y en muchos casos es posible que una misma persona escuche primero una opción y luego la otra si al mismo tiempo lee cada palabra.

Este fenómeno de la percepción se llama «efecto McGurk». Ocurre cuando se envía simultáneamente lo que parece un mismo mensaje, pero por diferentes canales (audio y visual, si está leyendo).

El mensaje auténtico dice “bicicleta”. ¿Pero por qué podemos escuchar «alquiler»? No hay ningún truco. Lo que ocurre es que cuando el mensaje no es claro (la mamá no vocalizó bien y habla rápido), la información visual (la palabra escrita) cambia la forma en que escuchamos.

Este ejemplo sirve para comprender lo que puede ocurrir con los mensajes que se emiten sobre la pandemia. A diferencia de hace un año, hay muchas incógnitas que están resueltas sobre cómo se transmite el virus y cómo debemos cuidarnos.

La falta de evidencias ya no es una excusa para dar un mensaje confuso a la población sobre las medidas que hay que tomar ante una nueva subida de casos.

Tres ejemplos

Barbijo. Un año atrás, se dudaba de la eficacia del barbijo para mitigar los contagios. Ahora está claro que es una herramienta fundamental. Pero el mensaje se confunde si las autoridades y otras personalidades se muestran sin barbijo y a los abrazos, sin distanciamiento social.

Según la Fundación Huésped, el barbijo debe ser un “narintón”: un barbijo de la nariz al mentón. Y debe ser hermético, para evitar el contagio por aerosoles.

Ventilar. El alcohol en gel está lejos de ser la mejor arma contra el Covid-19. Pero es infaltable en escuelas, en negocios y en oficinas. La evidencia muestra que buena parte de los contagios ocurren en lugares cerrados y por una mala ventilación que retiene el virus en esos espacios.

Hace unos días, el Ministerio de Ciencia de la Nación lanzó la Campaña Ventilar, con recomendaciones en este sentido. Sería bueno que en las reuniones y en las fotos oficiales se mostrara la importancia de ventilar los espacios. El Presidente y los gobernadores deberían incluir esa medida de cuidado en sus mensajes, como lo hicieron otras autoridades; por ejemplo, Miguel Simón, el portavoz del Ministerio de Salud de España, durante esta pandemia.

Vacunas. También puede ser confuso el mensaje sobre la vacunación. El apuro por vacunar ahora tiene por objetivo reducir las morbimortalidad en los grupos de riesgo: adultos mayores y personas con enfermedades de base.

Pero la inmunización a paso lento y en el medio de una segunda ola no va a terminar con la pandemia en el corto plazo. En las próximas semanas, no hay que pensar en las vacunas como la salvación. Hoy por hoy, la única forma de frenar el virus es bajar su circulación con un menor movimiento de personas en las ciudades.

Autoridades, medios de comunicación y figuras públicas deben ayudar a calibrar el mensaje que recibe la gente, para que su percepción esté alineada con las evidencias científicas.

Narinton-Huesped_1617210045.jpg
CONFUSO. Sin barbijo, el presidente Alberto Fernández abraza a Martín Soria, flamante ministro de Justicia.
close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!