12/04/2021

Cómo se gestaron las «vacaciones verdes»: el falso paseo familiar para traer 300 kilos de marihuana a Córdoba

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un caso de narcotráfico bajo el pelaje de unas simuladas vacaciones familiares avanza en la Justicia federal de Córdoba, luego de que se confirmaran los procesamientos de varios implicados en el transporte de 324 kilos de marihuana desde Corrientes hasta La Docta, donde cayeron en febrero de 2020

El secuestro de la droga tuvo impacto mediático entonces, aunque ahora trascendieron los detalles acerca de cómo se habría urdido el tráfico, con los distintos roles y la operatoria, bajo investigación.  

La Sala A de la Cámara Federal, integrada por Ignacio Vélez Funes, Graciela Montesi y Eduardo Ávalos, confirmó el procesamiento de Ingrid Roxana Florindo por presunto transporte, comercio y almacenamiento de estupefacientes agravado. 

También, los de Miguel Ángel Merelez Ramírez y de Lorenzo Bernardo Prieto Domínguez (con prisión preventiva) por el transporte y almacenamiento. Lorenzo Javier González (también conocido como Lorenzo González Duarte), asimismo, desistió de la apelación y continúa imputado por las mismas figuras.

Además, se confirmó el procesamiento de Claudia Mabel Prieto Melgarejo por idénticos delitos, aunque sin preventiva. 

Una denuncia anónima

La causa comenzó en agosto de 2019 por una denuncia anónima ante la Fuerza Policial Antinarcotráfico, sobre la venta al menudeo de marihuana y de cocaína en barrio Cooperativa 16 de Abril, de la ciudad de Córdoba. Las apuntadas eran dos hermanas, Ingrid Florindo e Iris Cristal “Gronchi” Florindo, y su madre, Rosa “Lola” Valdez. 

La Fiscalía de Lucha contra el Narcotráfico del Tercer Turno abrió una investigación. Logró identificar a las mujeres, sus domicilios y la vinculación de ellas con el narcotráfico. Se intervinieron diversas líneas telefónicas utilizadas por Ingrid. 

Los investigadores descubrieron que mantenía comunicaciones con presos que le aportaban información sobre supuestos proveedores de drogas. Surgieron, además, acuerdos por el valor de los estupefacientes y la cantidad que la mujer tenía disponible.

El dato clave de la causa giró en torno a una fecha específica: el 13 de febrero de 2020. Ese día, Florindo aparentemente recibiría un cargamento en su casa, ubicada en Manzana 43, Lote 25.

Durante la vigilancia, los efectivos observaron el ingreso de una camionera KIA Sportage, radicada en Paraguay, a la casa de Ingrid, tras lo cual allanaron el domicilio y las viviendas de la hermana y de la madre. 

Prieto Domínguez y González intentaron escapar por el patio, mientras que Prieto Melgarejo fue descubierta con sus tres hijos, de 5 y 10 años. Se hallaron los 324 kilos de marihuana compactados en bolsas, 384.140 pesos, un Ford K y un Peugeot 308.

“Vacaciones” familiares

La Fiscalía N° 1, a cargo de Enrique Senestrari, estimó que entre octubre de 2019 y el 13 de febrero de 2020, Ingrid, González, Merelez Ramírez, Prieto Domínguez y Prieto Melgarejo habrían delineado el tráfico de la droga.

De acuerdo con la investigación, Ingrid tenía contactos con proveedores de drogas de Tucumán y en Salta, y de Bolivia y de Paraguay. Como parte de la operatoria, habría pactado con González la adquisición de la droga para luego venderla. 

A su vez, la mujer había acordado con los paraguayos Merelez Ramírez, Prieto Domínguez y Prieto Melgarejo el traslado del cargamento desde Corrientes (aunque presumiblemente fue cargado en Formosa) hasta Córdoba, su almacenamiento y descarga.

Florindo habría abonado la droga a González antes del traslado a través de giros de dinero o con efectivo. Pero el saldo sería cancelado una vez que la marihuana llegara a su casa. 

González habría realizado la logística para materializar el traslado sin ser detectado por eventuales policiales. Así, habría utilizado dos autos: uno para hacer de “puntero” en la ruta (y en el que viajaban él y Prieto Domínguez), y el otro, la KIA (en el que viajaban Merelez Ramírez, su esposa Prieto Melgarejo y los tres hijos). 

La inclusión de los niños permitiría montar una fachada: aportar una imagen familiar que no despertara sospechas ante los controles, mientras el vehículo iba cargado de droga. Se estima que Florido abonó el combustible y la “estadía” de todos en hoteles durante el trayecto. 

La familia paraguaya ingresó a la Argentina el 10 de diciembre de 2019 por Formosa. Prieto Domínguez y González entraron al país exactamente dos meses después (febrero): uno a pie, por el mismo lugar (Formosa), y el otro por Misiones. 

Por orden de González, según la investigación, Merelez Ramírez habría ocultado la marihuana en el piso, el tablero, las puertas, los parlantes y el baúl de la KIA.

El juez federal N° 1, Ricardo Bustos Fierro, dictó en agosto último los procesamientos de los sospechosos. El padre de familia (Merelez Ramírez) dijo que González le había prestado la KIA para irse de vacaciones a Formosa y que le había pagado para, luego, llevar la camioneta hasta Córdoba. Negó haber conocido que el vehículo iba cargado con más de 300 kilos de droga.

Datos llamativos

Sin embargo, para el camarista Vélez Funes resulta “llamativo” que González, a quien Merelez Ramírez dijo conocer hacía sólo tres años, le prestara su camioneta para irse de vacaciones. 

El juez también se mostró sorprendido sobre otros supuestos “movimientos” de los imputados. Por ejemplo, el que presuntamente González llamara a Merelez Ramírez en enero (cuando le prestó la camioneta en diciembre) para decirle que la buscaría para terminar unos trámites y, así, poner los papeles al día. Según la versión de Merelez Ramírez, González buscó la camioneta el 5 de febrero y se la devolvió el 11. 

Para la fecha del secuestro de la droga (13 de febrero), las “vacaciones” familiares ya superaban los dos meses, algo que el camarista remarcó como sospechoso. La camioneta está radicada en Paraguay, por lo cual los trámites necesariamente debían ser realizados por González en ese país. Pero no hay registros, en esas fechas, que indiquen que González retornó a Paraguay en la KIA para poner al día la documentación, lo que también le resultó extraño a Bustos Fierro.

El camarista destacó que González ingresó a la Argentina el 10 de febrero, por lo cual era materialmente imposible que, como sostuvo Merelez Ramírez, González se hubiera llevado la camioneta el 5 de febrero (para poner al día los papeles) y se la hubiera devuelto el 11. Según advirtió el juez, Merelez Ramírez dio a entender que González cargó la droga en ese lapso, lo que, para el magistrado, quedó desvirtuado. En cambio, sostuvo, Merelez Ramírez fue quien habría camuflado la marihuana bajo directivas de González.

En un mensaje de WhatsApp con otra persona, González le comentó dos días antes del secuestro del cargamento: «Ahí me reuní con Miguel (en supuesta alusión a Merelez Ramírez). (…). Él no tiene problema para salir mañana (…). Sí, ya arregló toda la camioneta, está todo bien. (…). Ya le dije que (…) ponga todas las cosas así, allá adentro”.

Durante el viaje hacia Córdoba, González le manifestó a Merelez Ramírez los lugares de los controles policiales, dónde girar y cuando apagar el teléfono celular. 

Vélez Funes planteó que la pareja de Merelez Ramírez (Prieto Melgarejo) no pudo desconocer que viajaban con droga, por el intenso olor de la sustancia, ni las conversaciones entre su esposo y González durante el viaje. 

Sobre Prieto Domínguez, quien viajaba con González en el auto que fungía como “puntero”, el camarista subrayó que no podía estar ajeno a las conversaciones entre González y Merelez Ramírez sobre los controles.

Respecto al rol de Ingrid, el camarista ponderó las escuchas de las presuntas negociaciones frecuentes sobre la comercialización de droga, y que el día del hallazgo de los 324 kilos de marihuana en su casa efectivamente llegaría un cargamento. La mujer no estuvo, pero solicitó una balanza para pesar la droga.

Para el camarista, es “irrisorio” que Ingrid hubiera planteado que le había alquilado a González su casa por cuatro días, desconociendo lo que iba a traer. Y destacó un llamado entre ambos, cuando la mujer le mencionó: “Yo estoy esperando ‘eso’ desde hace mucho (…), y mi gente también. (…) Acá, hay un poco, pero no de esa calidad”.

Con la confirmación de los procesamientos, Senstrari dijo a La Voz que estudiará el envío a juicio de los acusados. 

La droga secuestrada. (FPA)
La droga secuestrada. (FPA)
La droga secuestrada. (FPA)
Operativo de secuestro de la droga. (FPA)
Operativo de secuestro de la droga. (FPA)
Operativo de secuestro de la droga. (FPA)
Operativo de secuestro de la droga. (FPA)
close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!