14/04/2021

Entre medio del colapso sanitario en Brasil, Bolsonaro llamó a terminar las cuarentenas

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, pidió a los gobernadores que pongan fin a las disposiciones de aislamiento debido a su impacto económico negativo. 

Sus declaraciones contrastan con el colapso hospitalario en el que está sumido el país sudamericano: siendo el segundo más golpeado por la pandemia y con récord de fallecimientos por la enfermedad.

En medio del lanzamiento de un programa de subsidios, Bolsonaro reafirmó sus críticas a las medidas de distanciamiento social y aseguró que «el hambre mata mucho más que el propio virus». 

«Les digo a los gobernadores, revisen estas políticas y permitan que el pueblo pueda trabajar; los empleados públicos tenemos a fin de mes nuestro sueldo pero hay 40 millones que dependen de salir; con las restricciones, los gobernadores e intendentes están haciendo un estado de sitio, algo que yo no puedo hacer sin autorización del Congreso», sostuvo el mandatario.

Ya desde los inicios de la pandemia, el presidente brasileño desestimó la gravedad del Covid-19 y promovió aglomeraciones sin el uso de barbijo. En la conferencia de este miércoles no aceptó preguntas de periodistas y se presentó sin tapabocas. 

«No es quedándonos en casa como vamos a solucionar este problema» afirmó Bolsonaro a contramano del nuevo ministro de Salud. 

Marcelo Queiroga, el cuarto titular de la cartera Salud en un año, había recomendado minutos antes, tras la primera reunión del comité Covid-19, el respetar el distanciamiento social en Semana Santa, aunque sin respaldar las cuarentenas y toques de queda.

Colapso

Brasil, con unos 211 millones de habitantes, batió este miércoles por segundo día consecutivo el récord diario de muertes por Covid-19. Con 3.869 fallecimientos, terminó marzo con más de 60.000 fallecimientos: el peor mes desde que comenzó la pandemia. 

En total, el gigante sudamericano acumula 321.515 muertos y 12.748.747 casos confirmados, informó esta tarde el Ministerio de Salud. 

En concordancia con estos datos, 18 de los 27 estados federados tenían este miércoles más de 90% de sus camas ocupadas y otros siete registraban una ocupación de entre 84 y el 89 por ciento. 

Mientras tanto, la campaña de vacunación avanzaba a pasos lentos, con cerca de 8% de la población inmunizada con la primera dosis y el 2,3% con las dos dosis. 

Economía

Las declaraciones del presidente se produjeron el mismo día en que se conoció que el desempleo en Brasil creció al 14,2% en enero de este año, respecto al 11,2% en el mismo período del 2020; afectando a 14,3 millones de personas.

Además, Brasil regresó al mapa mundial del hambre, del que había salido en 2014 y al que ingresan los países con más de 5% de población en pobreza extrema.

Desde el inicio de la pandemia, un tercio de la población logró sobrevivir el año pasado con subsidios, que se interrumpieron en enero. Esos pagos recomenzarán en abril, pero por montos menores.

Nueva variante

En este contexto, autoridades sanitarias informaron que se detectó una nueva variante del coronavirus en la ciudad de Sorocaba, en el estado San Pablo. Esta es similar a la que se identificó primero en Sudáfrica y podría ser una evolución de la de Manaos, llamada P1, cuyo contagio parece estar provocando un récord de infecciones.

La variante sudafricana alarmó a los expertos en salud pública, ya que existen dudas sobre la eficacia de las vacunas actuales contra ella.

Más información

Los empleados del cementerio de Nova Cachoeirinha, el segundo más grande de Sao Paulo (Brasil), retiran los huesos de las tumbas antiguas para hacer sitio a los nuevos muertos por Covid-19. (DPA)
close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!