05/05/2021

Carlos del Frade: “Vicentin terminó siendo el fugaducto del macrismo” ( Por Estefanía Cendón)

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

(Por Estefanía Cendón) El diputado provincial del Frente Social y Popular de Santa Fe repasó la línea histórica que lleva a la conformación de una de las principales estafas al pueblo argentino: Vicentin. El vínculo con la dictadura, las ultra derechas, los delitos económicos y la corrupción. Además, replantea el futuro como posible empresa pública y se mete de lleno en la concesión de la Hidrovía Paraná-Paraguay. “La impunidad de Vicentin se la dio el poder político, junto al macrismo fueron cómplices de un saqueo planificado”, expresó.

En ocasión de la presentación de su libro “Vicentin: desaparecedores y fugadores”, Del Frade dialogó en forma exclusiva con Motor Económico acerca del entramado histórico, político y social que encierra la conformación de la empresa que logró convertirse en la principal agroexportadora de la Argentina. Una a una detalla las maniobras fraudulentas que van desde el vaciamiento de VicentinSAIC, hasta la conformación de una “doble vida” en Uruguay con la creación de VicentinFamilyGroup, pasando por la fuga de dinero, adulteración de balances para contraer deuda, elusión y evasión impositiva, entre otros delitos.

“Vicentin es al macrismo lo que los frigoríficos fueron a la Década Infame. Fue el lugar por donde se expresó la colonización del Estado al servicio de unos pocos privilegiados. Entre agosto de 2019 y enero de 2020 Vicentin le sacó al Banco Nación 791 millones de dólares. Todo fue permitido por la cúpula del macrismo, porque los funcionarios corruptos del Banco Nación y del Banco Central no lo podrían haber autorizado sin el aval del jefe de esta asociación ilícita que, no tengo dudas, era el ex presidente Macri. Vicentin terminó siendo el fugaducto del macrismo”, declaró el periodista y legislador

Con respecto al futuro de Vicentin, el diputado subrayó la importancia de que “el Gobierno recupere la iniciativa política y replantee la necesidad de hacer de Vicentin una empresa pública, testigo y actor principal en la comercialización de granos para que la mayoría de la riqueza le quede al pueblo argentino”. Asimismo, abordó el vínculo entre la empresa y los puertos del Río Paraná: “Vicentin se quedó con el Puerto Rosario, el Puerto de Reconquista y era socia funcional de empresas multinacionales de origen estadounidense, como Cargill. Esto desdibujó el papel del Estado argentino, volvimos a tener una postal de Estado bobo y cómplice”.

Ante el vencimiento de la concesión de la Hidrovía Paraná-Paraguay a fines de abril, Del Frade analiza los puntos a considerar en el futuro manejo de esta vía principal para el comercio argentino. “En 2020 pasaron 21.000 millones de dólares por la Hidrovía solamente de la provincia de Santa Fe. Como el control del peaje de los buques lo tiene la empresa belga Jan de Nul, quien tiene hoy la concesión de la hidrovía, no le quedó un solo peso a la provincia de Santa Fe. Esto se debe a que no somos soberanos, no tenemos dominio sobre la riqueza que se va por el Paraná”, aseguró.

MOTOR ECONÓMICO: ¿Cómo fue el vínculo entre Vicentin, la dictadura militar y los gobiernos conservadores?

Carlos del Frade:Vicentin es la síntesis del gran capital en Argentina y, por lo tanto, siempre se vio beneficiada con los gobiernos conservadores y las dictaduras. La empresa inició en la década del ’30 con una «leyenda rosa» que hablaba de un almacén de ramos generales cuando, en realidad, era la cobertura de un sistema de préstamos usurarios. A partir de allí los hermanos Vicentin se dedicaron a la desmotadora de algodón, lo que les generó varios negocios. La familia Vicentin fue especialmente beneficiada durante las dos últimas dictaduras. La iniciada por Onganía en 1966 les otorgó tierras fiscales, prácticamente sin costo alguno, en los principales departamentos del norte de la provincia de Santa Fe, sobre tofo en el departamento Vera que se caracteriza por ser muy rico en agua. Esto les permito constituir un negocio cada vez más grande a escala nacional.
El gran salto cualitativo de Vicentin surge a partir de 1979 cuando el terrorismo de Estado, luego de que esta empresa fuera la protagonista e impulsora de la desaparición y secuestro de 22 trabajadores, le dio la posibilidad de tener el Puerto de Duperial, una empresa que estaba en la ciudad de San Lorenzo con puertas en aguas profundas del Río Paraná. Allí Vicentin se beneficia doblemente al salir del norte de la provincia de Santa Fe y meterse en el comercio internacional de granos a través de ese puerto. Además, se le otorga el beneficio de poder exportar y comienza a jugar en el plano internacional. Otro beneficio que concede la dictadura a Vicentin es que el 5 de julio de 1982, siendo Domingo Cavallo presidente del Banco Central, le otorga la primera postal de la Historia contemporánea del Estado «bobo y cómplice» porque le termina pagando una deuda privada de 2.000.000 de dólares. Es así como se endosa esa deuda al pueblo argentino que forma parte de la deuda externa argentina. Esto se reitera en el año 2001 cuando Vicentin fuga alrededor de 110 millones de dólares y, una vez más, el Estado termina pagando la fiesta privada de algunos directivos de la empresa. La factura de la fiesta privada de Vicentin la termina pagando el pueblo argentino.

ME: Con la llega del macrismo se da continuidad a este esquema de favores-beneficios, que relata en los mismos orígenes de Vicentin, pero el salto es exponencial en términos de endeudamiento. ¿Qué factores intervinieron?

CDF: Sí, a partir del año 2015 Vicentin establece una doble vida. Por un lado empieza a vaciar intencionalmente la firma original. Cabe destacar que Vicentin es un consorcio, un grupo, ya que la madre de las mentiras en el concurso de acreedores es hacernos creer que es una sola empresa, justamente la vaciada, llamada Vicentin SAIC. A partir de 2016 comienza a construir una doble vida en Uruguay a través de la inauguración de VicentinFamilyGroup. Allí trasladan empresas, acciones, dinero y es un proceso de vaciamiento de Vicentin SAIC. Hacia 2018 Vicentin es la principal empresa agroexportadora de la Argentina llegando a facturar alrededor de 4.000 millones de dólares. También, se convirtió en la empresa que más creció durante el macrismo: en sólo tres años pasó del puesto 27 al número seis entre las 1.000 empresas que más facturan en Argentina. Sin embargo, a pesar de ese nivel de facturación, termina hoy con una deuda de 1.350 millones de dólares, de los cuales el Banco Nación es uno de los principales acreedores. En este proceso se dan varias maniobras. En primer lugar el vaciamiento de la empresa y la construcción de una doble vida llevando todo a Uruguay. Como segundo delito la adulteración de los balances para contraer deuda con los bancos oficiales de Argentina y con bancos extranjeros. El tercer delito es la función política que cumple Vicentin: Vicentin es al macrismo lo que los frigoríficos fueron a la Década Infame. Fue el lugar por donde se expresó la colonización del Estado al servicio de unos pocos privilegiados. Entre agosto de 2019 y enero de 2020 Vicentin, a través de 8 directivos y 19 funcionarios del Banco Central (presidido por Guido Sandleris) y del Banco Nación (presidido por González Fraga), le sacan al Banco Nación 791 millones de dólares. Los directivos de Vicentin ponen ese dinero en paraísos fiscales. Se suman los delitos de fuga de dinero, lavado de dinero y, por lo tanto, elusión y evasión impositiva, más mentiras a las entidades bancarias. Todo fue permitido por la cúpula del macrismo, porque los funcionarios corruptos del Banco Nación y del Banco Central no lo podrían haber autorizado sin el aval del jefe de esta asociación ilícita que, no tengo dudas, era el ex presidente Macri. Vicentin terminó siendo el fugaducto del macrismo.

ME: Se ha debatido con intensidad la posibilidad de expropiación de este consorcio. En ocasión de uno de los banderazos convocados a favor de Vicentin en 2020 Alberto Padoán, uno de los CEOS de la empresa, manifestaba: «El banderazo es un símbolo de soberanía para Argentina». ¿Cómo debería ser el futuro de Vicentin?

CDF: El señor Padoán fue durante cuatro años el presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario, la más importante de América Latina. Por allí efectivamente se negocia el 75% de las exportaciones del principal comercio que tiene la Argentina que es la importación de granos. Por este motivo es tan importante debatir qué pasó con Vicentin. Estamos convencidos de que debe ser convertida en una empresa pública, con capital mayoritario estatal a partir de la deuda que tiene con el Banco Nación. Sumado a la presencia de trabajadores, productores y cooperativas hacer una empresa de economía mixta, tal vez una SAPEM (Sociedad Anónima con participación Estatal Mayoritaria) para que lleve adelante la política nacional de la recuperación de la riqueza argentina que necesitamos desde el comercio exterior. Por este motivo creíamos que el decreto del 8 de junio de 2020 en el que el presidente Alberto Fernández llevó el debate de la expropiación al Congreso de la Nación era lo más importante Lamentablemente se retrocedió y hay un gran error político allí. El universo social detrás de Vicentin es muy importante, hablamos de 7.000 trabajadores en forma directa, 30.000 en forma indirecta. En septiembre, cuando se termine el concurso de acreedores, Vicentin va a la quiebra. ¿Quién se va a hacer cargo de la fenomenal catástrofe social que va a producir en el norte de la provincia de Santa Fe semejante número de personas despedidas? Por eso es necesario que el Gobierno recupere la iniciativa política y replantee la necesidad de hacer de Vicentin una empresa pública, testigo y actor principal en la comercialización de granos para que la mayoría de la riqueza argentina le quede al pueblo argentino.

ME: ¿Cuál es la relación entre Vicentin y los Puertos de San Lorenzo, Timbúes y Rosario?

CDF: La Argentina está mirada al revés, está mirada y pensada desde afuera y, por lo tanto, se termina dando esta obscenidad donde miles de millones de dólares se van, dejando la pobreza. Esto debe terminarse, porque el actual gobierno debe salir a responder a la política institucional del saqueo que produjo el macrismo y que no debemos tolerar. Es fundamental pensar que la relación que tuvo Vicentin con las otras terminales portuarias, casi todas multinacionales, fue la misma. En el único lugar donde los inquilinos, por más que sean multinacionales, le ponen condiciones a los propietarios son las terminales portuarias. Vicentin se quedó con el Puerto Rosario, el Puerto de Reconquista y era socia funcional de empresas multinacionales de origen estadounidense, como Cargill, y por lo tanto jugaba a evadir, a mentir sobre la cantidad de soja exportada. Esto desdibujó el papel del Estado argentino, volvimos a tener una postal de Estado bobo y cómplice.

ME: El 30 de abril vence la concesión de la Hidrovía Paraná-Paraguay. ¿Qué puntos hay que tener en cuenta al momento de analizar el futuro de la principal vía logística del país, por la que se exporta el 75 % de la producción nacional e ingresa el 90% de las importaciones?

CDF: En 2020 pasaron 21.000 millones de dólares por la Hidrovía solamente de la provincia de Santa Fe. Como el control del peaje de los buques lo tiene la empresa belga Jan de Nul, quien tiene hoy la concesión de la hidrovía, no le quedó un solo peso a la provincia de Santa Fe. Lo que si quedó, al irse la riqueza, son 506.000 personas pobres en el Gran Rosario, 212.000 personas pobres en el Gran Santa Fe. Esto se debe a que no somos soberanos, no tenemos el dominio sobre la riqueza que se va por el Paraná. La cuestión ambiental es fundamental porque desde 1995, cuando se realiza la concesión de la Hidrovía, se hablaba de que tiene que haber un informe de impacto ambiental, lo que nunca se hizo. Hoy para nosotros es al revés, es lo primero que debería hacerse. Por eso, el primer punto a considerar debería ser el cuidado de los bienes comunes, del ambiente. En segundo lugar que la mayor cantidad de riqueza que sale de la Argentina se quede para la Argentina. Transparencia es decir cuánto le va a quedar a cada ciudadano por formar parte del curso de aguas del Río Paraguay, del Río Uruguay, del Río Paraná y del Río de La Plata. Si ese dato no está es porque se la estaba robando y, por lo tanto, es indispensable la transparencia en un nuevo contrato. La palabra soberanía tiene absoluta vigencia, es algo concreto que hace que la vida de cualquier persona en la Argentina mejore o empeore.

ME: Se ha cuestionado si Argentina se encuentra en condiciones de llevar adelante el dragado de la Hidrovía. ¿Cuál es su opinión?

CDF: Necesitamos estar en condiciones. De hecho, el Estado argentino se puede quedar con las dragas que tiene la empresa Jan de Nul. Supongamos que no tengamos las condiciones técnicas porque el dragado del Paraná se realizó primero con las dragas construidas por el Estado Argentino, que hoy forman parte del patrimonio de la empresa Jan de Nul. Hagamos un contrato, entonces, en donde esté la participación de esta empresa y, en caso de querer renovar la concesión, que quede claro que la mayor parte de la riqueza que pasa por el Paraná es Argentina y queda para nuestro país. El gran tema no pasa tanto por la draga y la técnica, la discusión de fondo es quién se queda con esa riqueza.

ME: ¿Qué nos puede anticipar sobre la presentación de su libro «Vicentin: desaparecedores y fugadores»?

CDF: El libro recapitula la historia de esos 92 años que tiene Vicentin en la provincia de Santa Fe y en la Argentina, pero comienza en el presente. Arranca en el momento en que son allanadas las oficinas de Vicentin en 2020 y luego salta a esa imagen tremenda del 20 de junio del año pasado en donde nos decían «Todos somos Vicentin». Luego se mete a investigar la actividad de algunos de los directivos, como Alberto Padoán y Sergio Nardelli. Allí se muestra la postal más brutal del saqueo y la colonización del Estado a favor de intereses privados: una reunión que tuvo lugar el 26 de noviembre de 2019, en el Banco Nación, donde entre las 10.37 y las 11.19 dos directivos de Vicentin se terminan llevando 6.000.000 de dólares. ¿Cuántos años muchas familias renegaron por obtener un crédito del Banco Nación para hacer realidad el sueño de la casa propia? Estos tipos se llevaban en poco más de 40 minutos 6.000.000 de dólares que eran del pueblo argentino. Esa era la impunidad que tenía Vicentin, impunidad que se la daba el poder político. Vicentin terminó siendo el fugaducto del macrismo, un saqueo absolutamente planificado.

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!