15/06/2021

Restricciones contra el covid-19 en el G7 de Cornualles

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por primera vez en casi dos años debido a la pandemia, los jefes de Estado y de gobierno del G7 se reúnen en persona en el suroeste de Inglaterra, un reto sanitario acompañado de restricciones para evitar la transmisión del coronavirus.

– Periodistas a distancia –

Durante tres días, de viernes a domingo, los dirigentes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido debatirán sobre la reconstrucción tras la pandemia, la distribución equitativa de vacunas contra el covid-19 y el cambio climático en Carbis Bay, turística localidad costera del condado de Cornualles.

Todos se han vacunado, al menos parcialmente, contra el coronavirus. Se unirán a ellos los altos responsables de la Unión Europea y los países invitados por el Reino Unido -Australia, India, Corea del Sur y Sudáfrica- que preside este año el grupo de las siete grandes potencias.

Aunque la mayoría asistirá en persona, el primer ministro indio, Narendra Modi, participará por videoconferencia dada la gravedad de la crisis sanitaria en su país.

La prensa, cuyo número de acreditaciones fue reducido, se mantendrá a distancia, instalada en un centro de Falmouth, a unos 40 kilómetros de Carbis Bay.

– Test antes, durante y después –

Los participantes -líderes, delegaciones y prensa- deben someterse a tests de covid-19 periódicos. El objetivo es evitar la propagación del virus, cuya variante Delta avanza rápidamente en el Reino Unido a pesar de la campaña de vacunación.

Los periodistas recibieron instrucciones para realizar dos pruebas de antígenos antes del inicio de la cumbre, diariamente en cada uno de los tres días del evento, y dos más la semana siguiente.

Para acceder al centro de prensa se requiere un comprobante de resultado negativo.

Una persona que resulte positiva deberá aislarse y someterse a un sistema de rastreo específico.

También se aplican las restricciones generales respetadas en el Reino Unido: mascarillas en lugares cerrados, distanciamiento social de dos metros, lavado de manos frecuente, interacciones en interiores limitadas a seis personas.

Pero los jefes de Estado y de gobierno no llevarán mascarillas para la foto de grupo, que se hará en el exterior, y el primer ministro británico, Boris Johnson, no estrechará la mano, un gesto que todavía se jactaba de hacer al principio de la pandemia.

– Crucero policial –

La policía ha habilitado cuatro lugares (Plymouth, Falmouth, Truro y Exeter) para acoger las manifestaciones previstas durante la cumbre, que estarán sometidas a una fuerte vigilancia.

Pero varios grupos ya han anunciado que no lo respetarán, con el objetivo de perturbar al máximo la reunión de Carbis Bay.

En total se movilizará a unos 6.500 policías, 5.000 refuerzos además de la policía local, que en Twitter se refirió a «la mayor operación policial y de seguridad de su historia». El ejército aportará también su ayuda.

Unos 1.000 policías se alojarán en un barco de cruceros amarrado en Falmouth, el «MS Silja Europa», que suele navegar por el mar Báltico. En su página web, su propietario, la compañía estonia Tallink, lo describe como el crucero «más grande y hermoso» de la zona.

Sin embargo, los policías no podrán disfrutar del spa y los bares a bordo debido a las normas anticovid en vigor.

mpa-acc/erl

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!