26/07/2021

Impenetrable chaqueño: docentes denuncian que no tienen qué cocinarle a sus alumnos

Con cámara en mano, Julio Zanuttini, docente de la Escuela “Cacique Francisco Supaz”, ubicada en la Misión Nueva Pompeya, en El Impenetrable chaqueño, decidió visibilizar un gran problema de su zona: varios colegios están hace más de seis meses sin recibir dinero para el comedor escolar. Este docente, el mismo que armó una radio en plena pandemia para poder dar clases, ahora –como un cronista de noticiero–, realizó un video con entrevistas a docentes y directores para difundir este tema, que dejó a muchos chicos de contextos de alta pobreza sin su comida diaria en el colegio.

Algunas escuelas, a pesar de la pandemia y los pocos recursos, pudimos cocinar, y otras entregaban módulos alimentarios. Pero hoy estamos preocupados por los comedores escolares. Desde octubre del año pasado no recibimos las partidas de alimentos. Hace varios meses que no llega el dinero en esta zona que es una de las más vulnerables del país”, denunció Zanuttini.

Esta situación se da en un contexto crítico. Según el reciente informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA), de la UCA, la inseguridad alimentaria, es decir, la disponibilidad limitada en calidad y cantidad para cubrir los requerimientos nutricionales, se incrementó casi 4 puntos porcentuales entre 2019 y 2020, y alcanzó a un 34,3% de los niños y adolescentes del país; mientras que un 15,6% pasó hambre, situación que tuvo un aumento de 1,5 puntos.

“Con el presupuesto que teníamos solo podíamos hacer guiso, pero este mes tuvimos que dejar de hacerlo. Otras escuelas desde octubre del año pasado dejaron de dar alimentos a sus alumnos”, explicó el docente de la escuela Cacique Francisco Supaz, y agregó: “Nosotros seguimos y nos endeudamos hasta junio, pero ya no podemos más”. Detalló que a pesar de que las partidas estaban comprometidas hasta diciembre, los fondos se cortaron dos meses antes. “Lo más trágico es que este año, recién a ahora están prometiendo que van a volver a implementarse los comedores o entrega de los bolsones. ¿Y qué pasó desde marzo?”, sentenció Zanuttini y consideró que “es un escándalo que durante seis meses en esta zona de El Impenetrable no se haya podido entregar comida por cuestiones que, aparentemente, son administrativas”, ya elevando la voz en charla telefónica con LA NACION.

"Les tuvimos que pedir que coman en sus casas", contó Sonia Camera, directora de la Escuela N°994, de Paraje Pozo El Toba

«Les tuvimos que pedir que coman en sus casas», contó Sonia Camera, directora de la Escuela N°994, de Paraje Pozo El Toba (Sonia Camera/)

Esta no es la única escuela comprometida de este municipio de la denominada Región 1 y 2. “Aunque aún no pudimos hacer un relevamiento total, estimamos que se vieron afectados, aproximadamente, 3200 chicos de primaria, 600 de secundaria y 800 en nivel inicial”, detalló Sonia Camera, directora de la Escuela N°994, de Paraje Pozo El Toba.

Este colegio tuvo su comedor abierto hasta marzo de 2020, luego decidieron dar módulos alimentarios por el valor equivalente a las raciones del mes completo. “Pero no pudimos continuar entregando estos productos porque la última partida que llegó fue de octubre. Es que no podemos hacer compras hasta que no nos den el vale correspondiente”, explicó Camera.

En marzo, el colegio volvió a la presencialidad, pero como lo hicieron en horario reducido por la pandemia y los chicos iban dos horas, entonces les pidieron que coman en sus casas. “Nos costó decirles eso porque acá la necesidad es mucha y se nota. Cuando funciona el comedor, cocina una vecina que quiere ayudar y tiene la esperanza de recibir un plato de comida a cambio de su tarea. No nos dan plata para la leña de la cocina, para las ollas ni para los cubiertos de los chicos. Eso tenemos que conseguirlo nosotros”, detalló Camera, que lleva 27 años en su cargo.

Según explicó su director, la Escuela Cacique Francisco Supaz, de Misión Nueva Pompeya, siguió con su comedor en funcionamiento a pesar de no recibir los alimentos, pidiendo "fiado"

Según explicó su director, la Escuela Cacique Francisco Supaz, de Misión Nueva Pompeya, siguió con su comedor en funcionamiento a pesar de no recibir los alimentos, pidiendo «fiado» (Julio Zanuttini/)

Como en esta escuela no cocinaron y no entregaron las bolsas con alimentos, no generaron deudas con proveedores, como sí ocurrió en el caso del colegio Cacique Francisco Supaz. “La deuda se generó con los alumnos. Se vulneraron los derechos del niño”, dijo Camera, con amargura.

Por su parte, Vivi Rojas, directora de la escuela 517 del paraje El pintado, en Sauzalito, quien asumió su cargo el 28 de marzo de este año, siente que en su caso la situación es más complicada aún. “Recién ahora pudimos entregar los alimentos de marzo. Cuando llegué, me informaron que en septiembre fue la última vez que este colegio les dio alimentos a los chicos. Y para nuestros alumnos esta comida es indispensable”, resaltó la docente.

¿La razón? “Se pasan la pelota. El Municipio dice que Desarrollo Social de la provincia de Chaco no giró los fondos. Y Desarrollo, que el municipio no rindió los gastos. La verdad, no me importa, solo pienso que en el medio de esta discusión están los estudiantes que no pueden aprender con hambre”, explicó Zanuttini. El director contó que se acercaron desde el gobierno provincial y les prometieron que van a pagar la deuda que la escuela asumió con el proveedor. “Porque estos meses cocinamos sin tener dinero, ‘de fiado’”, explicó el docente. “Si no decimos nada no somos obsecuentes, somos cómplices y responsables de que los chicos no coman”, resaltó.

Pero, ¿qué pasó con dinero de los comedores escolares durante estos meses? Como dijo Zanuttini, es difícil llegar a una respuesta concreta, ya que los responsables municipales y provinciales se echan la culpa mutuamente, en tanto que fuentes Ministerio de Desarrollo Social de Nación afirmaron que “no hay retrasos en las transferencias a las provincias”.

El sistema para el envío de fondos a comedores dentro de la provincia de Chaco se hace de dos maneras: directamente, desde Desarrollo Social provincial se gira el dinero a los comercios o –convenio mediante– se envía al municipio, quien se encarga de dividir el monto entre los proveedores. Esta última es la opción elegida por el municipio de la Región 1 y 2 del El Impenetrable chaqueño.

LA NACION se contactó con Vicente González, intendente hace más de 20 años de la municipalidad de Misión de Nueva Pompeya, quien sostuvo: “Desarrollo Social de Chaco empezó con irregularidades entre septiembre y octubre, cuando dejaron de transferir el dinero para los comedores. Tuvimos que tomar esta determinación porque los proveedores locales son chicos y no pueden sostener deudas. Recién el 8 de junio nos llegó el dinero de marzo. Y en abril nos mandaron lo de octubre, que utilizamos para pagar las deudas a los comerciantes. De todas maneras, siempre a fin de año suelen haber retrasos en el pago del comedor escolar”.

Por su parte, Jorge Nuñez, subsecretario chaqueño de Desarrollo Social, comentó que bajo su gestión tiene a cargo en toda la provincia 1300 colegios y 231.525 niños que reciben 1695 servicios. “Aunque es cierto que el sistema no funciona perfectamente, este no fue un problema de fondos. Hemos transferido dinero el 8 de junio. El inconveniente se inició porque este municipio no rinde los fondos y eso es grave. Es cierto que en noviembre y diciembre no se transfirió la partida, pero recién el jueves pasado el municipio rindió octubre. Necesitamos que rinda porque tenemos, a su vez, que rendirlo a Nación”, sostuvo el funcionario.

“De todas maneras –adelantó Nuñez–, nuestro coordinador de comedores irá a Misión Nueva Pompeya para reunirse con los directores, el municipio y con personas del Poder Judicial para llegar a un acuerdo”. El funcionario señaló que “si los directores de colegios no quieren ser abastecidos por el municipio podrán informarlo”, y que desde la gobernación van a buscar “una alternativa para transferirle directamente el dinero a los proveedores de Misión Nueva Pompeya para la adquisición de productos alimenticios”.

Otro gran tema de los comedores de los colegios chaqueños es el presupuesto. A partir de este año, la provincia tiene para los de media jornada –que incluye desayuno o merienda y almuerzo– $80 por chico, según aclaran los directores. “En uno de los anexos tengo seis alumnos, pero en la matrícula –que se actualiza anualmente– figuran cinco. Tengo que cocinarles a todos con $400. Carne no puedo comprar porque el kilo sale $600. ¿Qué comen? Primero ,un ‘cocido guacho’ de desayuno, que es yerba y azúcar, sin leche. Y de almuerzo, un guiso de arroz, cebolla y papa”, detalló Camera. “Cuando armo el bolso mensual y no cocinamos puedo poner otros alimentos, porque el presupuesto era hasta ahora $1300 al mes o sea $65 por 20 días hábiles. Me siento mejor entregando esas bolsas, me ‘duele menos la cara’”, reconoció la directora de la Escuela N°994.

Entre idas y vueltas, en medio de los pases de facturas burocráticos y un contexto crítico, el hambre de los chicos no espera.

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!