05/08/2021

Independiente no tuvo juego, pareció desorientado y complicó su pase a los cuartos de final

Independiente ya no depende de sí mismo para meterse en los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional. Atlético Tucumán lo derrotó 1-0 en Avellaneda de manera inobjetable, porque jugó más y mejor e incluso se quedó corto en la diferencia.

Inter campeón: después de once años, recupera el título de la mano de Lautaro Martínez y con la presencia de Javier Zanetti

“Los jugadores se ponen y se quitan solos”, dice la vieja sentencia futbolera a la cual Jonathan Herrera acaba de prolongarle la vigencia. Entre lesiones y el Covid, al delantero nacido en Villa Sarmiento (Morón) le costó que Julio César Falcioni le otorgara chances en el Rojo. Pero en cuanto lo hizo, el hombre surgido de Centro Español que fue máximo artillero en todas las categorías de ascenso del fútbol argentino le respondió a su manera: oportunismo y goles. Tres a Guabirá en Bolivia, uno a Montevideo City Torque para dar vuelta el partido, todos por Copa Sudamericana.

Ante semejante producción, al técnico de Independiente no le quedó otra que modificar el esquema que había mantenido desde que llegó a Avellaneda. Adiós a los tres centrales en línea en el fondo y bienvenidos los dos puntas enfocados hacia el arco rival. El 0-1 final, sin que Herrera tuviera la menor posibilidad de continuar su racha, quizás augure una corta vida a la prueba, pero haría bien el cuerpo técnico del Rey de Copas en analizar más a fondo sus problemas.

La variante le dio al Rojo más presencia en las cercanías del área de enfrente que en anteriores ocasiones y no puede decirse que haya pagado el precio de debilitar en exceso el fondo por perder una pieza, pero las carencias de funcionamiento que viene mostrando en la mitad de la cancha durante todo este ciclo quedaron más en evidencia que nunca.

El tucumano Palacios es delantero y el colombiano Roa, un enganche anárquico con vocación ofensiva. Ambos sienten el trabajo de recuperación como obligación y ninguno de los dos tienen la paciencia y el panorama necesarios para darle continuidad y fluidez al movimiento de la pelota en la zona central. Si además los laterales no acompañan en la elaboración, el resultado es que el equipo no acaba nunca de dominar correctamente ni el quite ni la creación, y queda a expensas de la capacidad del adversario.

Omar De Felippe (recibió una plaqueta de agradecimiento por su paso por Independiente antes del inicio) no es un estratega sobresaliente, pero tiene el oficio y la sabiduría suficientes para detectar dónde están las debilidades del rival, y Atlético supo explotar las que fue encontrando casi desde el primer minuto.

Independiente y Atlético Tucumán se enfrentan en el estadio Libertadores de América, en un encuentro válido por la duodécima fecha de la Zona B de la Copa Liga Profesional.

Independiente y Atlético Tucumán se enfrentan en el estadio Libertadores de América, en un encuentro válido por la duodécima fecha de la Zona B de la Copa Liga Profesional.

Con Acosta y Carrera manejando los hilos, Lagos y Risso Patrón ensanchando la cancha, y Heredia y Toledo mano a mano contra Barreto y Costa, el conjunto tucumano se hizo dueño estratégico del duelo. Al minuto de juego, Lagos ganó por afuera y un cierre de Bustos impidió el remate de Heredia a un paso del arco. La acción fue un anticipo de lo que vendría.

La superioridad numérica del Decano en el medio le dio ventajas en el control y motivó una serie de faltas que sumó el siguiente elemento que inclinaría la balanza hacia el lado visitante: el poderío aéreo. Ya sea para buscar el arco o bajarla para un compañero, cada centro lateral fue una invitación para que Toledo, los dos Ortiz, Heredia y cualquiera que se atreviese a pisar el territorio de Sosa hicieran valer su altura y su potencia.

No llegó a empujarla Heredia a los 7 minutos y se le fue alto un impacto directo a los 25; Lagos falló una ocasión a un paso de la línea a los 41, y dos minutos después Heredia aprovechó una contra y una pésima salida de Sosa para reflejar en la chapa lo que se veía en el desarrollo. De cabeza, obvio. Incluso Marcelo Ortiz estampó otro testarazo en el travesaño antes del descanso.

Fórmula 1, Gran Premio de Portugal: Lewis Hamilton se impuso en la tercera fecha

Es cierto que Roa y Silvio Romero en la primera mitad y Palacios en la segunda gozaron de algunas chances claras entre medias, sin encontrar en ningún caso los tres palos de Lucchetti, pero no alcanzaron para disimular las falencias que el Rojo nunca supo solucionar. Ni siquiera desde el banco. Monzón insistió en mantener más delanteros que volantes en el campo y nada mejoró hasta el final.

¿Se le puede atribuir la derrota al experimento del doble punta? No sería del todo justo. Atlético Tucumán utilizó la misma fórmula y sus dos delanteros fueron un permanente dolor de muelas para el fondo local. Los problemas de Independiente están en otro lado. En un modo de plantear el fútbol a contramano de la lógica y de lo que imponen los tiempos. En una falla general de funcionamiento que ahora amenaza con dejarlo fuera de la pelea del torneo antes de lo previsto.

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!