17/10/2021

Jugadores de Kabul están preocupados por su pasatiempo favorito tras regreso del Talibán al poder

13 sep (Reuters) – El club Sm:)le, un café de videojuegos en el centro de Kabul, solía ser un refugio para los jóvenes de la ciudad, un escape de la rutina diaria en un país donde décadas de guerra y problemas económicos han empañado sus perspectivas.

Ahora que Afganistán está nuevamente bajo control del Talibán, que prohibió la mayoría de las formas de entretenimiento durante su gobierno previo entre 1996 y 2001, algunos temen que los videojuegos puedan desaparecer.

«El desempleo ha aumentado mucho en las últimas semanas (…) y venimos aquí a jugar», dijo el estudiante Ahmad Shoieb, sentado entre sofás y grandes pantallas de televisión que muestran juegos de fútbol y lucha. «¿Qué haremos si cierran el café de videojuegos?».

El movimiento islamista se ha esforzado por mostrar una cara más conciliadora al mundo desde que llegó al poder el 15 de agosto, pero sigue habiendo incertidumbre sobre cómo gobernará.

Ha dicho que se permitirán las actividades culturales, siempre que no vayan en contra de la sharia y la cultura islámica de Afganistán.

La última vez que gobernaron Afganistán, los talibanes prohibieron la televisión, la mayoría de la música comercial y los videojuegos e impusieron severos castigos públicos a quienes infringieran sus reglas.

El propietario del café, Ahmad Jawad, dijo que muchos de sus clientes habituales tenían miedo de volver ante la posibilidad de que los talibanes llegaran al café y arrestaran o incluso azotaran a sus clientes.

«Debido a esto, el interés de la gente en los cafés de videojuegos ha disminuido mucho y todos hemos sufrido», dijo Jawad.

Agregó que había invertido mucho en el café, la única fuente de ingresos para su familia, y podría tener dificultades para encontrar otro empleo si tuviera que cerrar. (Escrito por John Geddie; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!