28/09/2021

El presidente de Cataluña tampoco pone plazos a la mesa de diálogo con el Gobierno de España

Ve posiciones alejadas con el Gobierno y pide a Junts volver a la mesa para fortalecer la parte catalana

BARCELONA, 15 Sep. 2021 (Europa Press) –

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès, ha asegurado que la mesa de diálogo entre gobiernos es el instrumento para solventar el conflicto político en Cataluña y, como asume que será una tarea complicada, igual que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no le pone plazos aunque tendrá «reuniones periódicas y discretas».

Lo ha dicho en rueda de prensa en la Sala Gòtica del Palau de la Generalitat, después de la reunión que ha mantenido con Aragonès en el marco de la mesa de diálogo entre gobiernos que ha durado cerca de dos horas.

Antes de la rueda de prensa de Aragonès, en el mismo atril, ha pronunciado su rueda de prensa Sánchez y tras él estaban colocadas la bandera española y la ‘senyera’ catalana, pero la primera ha sido retirada por un trabajador de la Generalitat para la rueda del presidente catalán.

Aragonès ha celebrado el encuentro que ha calificado de histórico porque considera que cumple con los anhelos expresados por el independentismo en las calles bajo el lema de ‘Sit and Talk’ (Siéntate y habla): «Hoy el clamor mayoritario del pueblo de Cataluña se empieza a hacer realidad».

«Llenamos las calles del país con el lema ‘Sit and Talk’ y lo hemos hecho realidad, hemos conseguido que el Estado se siente en una mesa de negociación y que reconociera el conflicto político y a Cataluña como sujeto político», ha expresado Aragonès, que, pese al optimismo manifestado por conseguir retomar la mesa, ha advertido de que la resolución no será fácil.

De hecho, ha coincidido con Sánchez en que las posiciones están «muy alejadas», pero ha insistido en que por eso es necesario un espacio de diálogo y negociación.

Posiciones alejadas

Aragonès ha trasladado al presidente del Gobierno que la resolución al conflicto pasa por el ejercicio del derecho de autodeterminación y por la amnistía, y ha rechazado la propuesta de la Agenda del Reencuentro que ha esgrimido Sánchez porque considera que se debe diferenciar de otros acuerdos, ya que en este se está discutiendo sobre la «soberanía».

Pese a que las posiciones se conocían de partida y ambas partes saben que el otro no acepta sus pretensiones, Aragonès ha defendido ante Sánchez su propuesta de un referéndum sobre la independencia de Cataluña porque considera que es la más «inclusiva» y ha argumentado que ese referéndum permite defender a todos sus posicionamientos y que sea la ciudadanía quien decida.

Avances

Pese al rechazo manifestado por Sánchez a esta propuesta, se ha mostrado convencido de que deben seguir dialogando para conseguir «avances» aunque no ha concretado qué consideraría un avance.

Por todo ello, ha pedido confiar en las posibilidades de la mesa y ha coincidido con Sánchez en no ponerle plazos, y, preguntado por cómo casa eso con el plazo de dos años que ha sellado en el pacto de investidura con la CUP, ha respondido que ese pacto también recoge mecanismos para someter periódicamente el pacto a revisión y que él confía en que este espacio dé sus frutos.

Sobre la periodicidad de las reuniones, ha dicho que no se trata de «fotos fijas» sino de trabajo continuo y ha asegurado que participará de las reuniones en los mismos términos que participe Sánchez y cuando se den avances concretos.

Ausencia de junts

Preguntado por la ausencia de Junts a la mesa, después de que vetara a sus candidatos a participar por no ser miembros del Govern, ha contestado que el Acuerdo de Govern explicita que se pueden sumar a los trabajos cuando quieran siempre que sean miembros del Ejecutivo y ha insistido en varias ocasiones en que para conseguir los objetivos políticos se requiere de «perseverancia», y en la necesidad de que la parte catalana tenga toda la fuerza posible en la negociación.

Ha llamado a conjurarse para trabajar sin descanso, a defender los grandes consensos que considera que hay en Cataluña para conseguir los objetivos marcados: «Hay que hacerlo con unidad de acción desde la fuerza que nos da trabajar juntos. Es importante que nos fortalezcamos, que recuperemos las alianzas que nos han hecho poderosos».

Indultos y «represión»

El presidente catalán también ha constatado ante Sánchez su gesto con los indultos que aprobó para los impulsores del 1-O encarcelados: «Han sido un paso. Que sea un primer paso, porque tristemente no se ha parado ni de lejos la criminalización del movimiento independentista».

«Hoy, más allá de afectar a derechos fundamentales, también es un obstáculo evidente para avanzar hacia la resolución del conflicto», y ha argumentado que por eso entre sus propuestas está la amnistía.