25/10/2021

La pandemia y el fútbol: imputaron a los presidentes de River y Vélez porque no habrían respetado el aforo

El regreso de los hinchas a los estadios argentinos tuvo un capítulo extra: la Justicia imputó a los presidentes de River Plate y de Vélez Sarsfield, Rodolfo D’Onofrio y Sergio Rapisarda, respectivamente, por violar el artículo 205 del Código Penal, que prevé penas de entre seis meses y dos años de prisión para quien viole “las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales. Las medidas fueron tomadas por la fiscal Celsa Ramírez, funcionaria a cargo de la Fiscalía Especializada en Eventos Masivos (UFEM), que abrió dos investigaciones de oficio ante la sospecha de que en los partidos Vélez-Independiente y River-Boca no se habría respetado el aforo del 50% de público dispuesto por el Gobierno para habilitar el regreso de los hinchas a los estadios de fútbol.

“Hay dos causas abiertas de oficio para investigar puntualmente la violación del aforo”, dijeron a LA NACION fuentes judiciales.

Ultimátum del Gobierno a los clubes de fútbol para que cumplan con el aforo del 50%

Las fuentes judiciales consultadas dijeron que se realizó un allanamiento en las instalaciones de River Plate y se intimó al club a que, en un plazo máximo de 48 horas, presente más documentación que hoy no fue entregada por “por motivos técnicos”.

Sergio Rapisarda, presidente de Vélez

Los presidentes de River y Vélez y otros integrantes de ambas comisiones directivas fueron también imputados del artículos 239 del Código Penal que prevé una pena de prisión de entre 15 días y un año de prisión para quien “resistiere o desobedeciere a un funcionario público en el ejercicio legítimo de sus funciones o a la persona que le prestare asistencia a requerimiento de aquél o en virtud de una obligación legal”.

Fuentes de la Comisión Directiva de River Plate dijeron a LA NACION que el club cumplió con el aforo del 50 por ciento. “Hubo situaciones excepcionales de gente que se agrupó sin tener el carnet y las autoridades policiales tomaron la decisión de dejarlos entrar para no tener que reprimir”, explicaron los voceros consultados.

Ayer, Guillermo Madero, director Ejecutivo del Comité de Seguridad del Fútbol porteño, organismo que depende del Ministerio de Justicia y Seguridad, escribió en Twitter: “El estadio de River según sistema marca 50% de aforo y es correcto. Los hinchas tienden a juntarse por eso puede engañar alguna imagen. Cuando el estadio está al 100% solo se ven cabezas. En este caso se ven muchos espacios. No está al 70% u 80%. El aforo se cumplió”.

Más tarde, aquella publicación de Madero fue eliminada.

No nos podemos quedar con la versión que brinda River. Hubo un claro incumplimiento del aforo. El allanamiento fue para secuestrar el sistema de video. Vamos a auditar el sistema de ingreso de público del club”, explicaron fuentes judiciales.

Vélez igualó en su estadio José Amalfitani 3 a 3 con Independiente. El partido se jugó anteanoche y las imágenes de la transmisión oficial mostraron las tribunas y la sensación fue que había más público que el permitido por el gobierno nacional. Lo mismo sucedió ayer en el estadio Monumental, donde River le ganó 2 a 1 a Boca.

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!