25/10/2021

El expresidente de General Motors lanzó un fondo para comprar empresas de la industria automotriz

Después de haber estado 25 años en la vida corporativa, Carlos Zarlenga necesitaba un cambio de aire. Por eso sorprendió al mundo empresarial un mes y medio atrás, cuando presentó su renuncia como presidente y director de General Motors Sudamérica para “buscar nuevas oportunidades”.

Este jueves, el ahora emprendedor puso fin al misterio y dio a conocer su nuevo proyecto. Lejos de dejar atrás al rubro, se convirtió en el cofundador de Qell Latam Partners, un fondo de inversión y operaciones que adquiere a aquellas compañías industriales de América Latina que se desempeñen en “sectores en transformación”.

Junto al ejecutivo brasileño Francisco Valim, el enfoque inicial estará puesto en las firmas relacionadas a la industria automotriz, que tengan valuaciones que se ubiquen entre los US$500 millones y los US$3000 millones.

El Gobierno cree que una salida de Gergieva podría perjudicar las negociaciones con el FMI

En diálogo con LA NACION, Zarlenga señaló que en América Latina la industria genera un “gran aporte”, e incluso que la capacidad instalada de producción de las automotrices “quizás sea la más importante de todos los países emergentes”. En paralelo, la tasa de crecimiento es alentadora. Se espera que el sector avance un 5% anual hasta 2030, no sin algunas volatilidades de por medio.

Un dato importante: el 80% de las empresas que participan en la industria son filiales locales de multinacionales. Firmas que se desalientan con la macroeconomía local, dice. “En los últimos años la volatilidad macro ha impactado mucho en los resultados financieros de estas compañías, principalmente por el tipo de cambio (en Brasil también, con una gran devaluación del real) y por las enormes fluctuaciones del volumen de mercado. Muy pocas inversiones se llevaron a cabo y los resultados fueron menores a los esperados. Hay una fatiga de las multinacionales con respecto a América del Sur, muchas están tomando decisiones estratégicas y revisan su presencia en la región”, observó Zarlenga.

NOTA SOBRE LA SITUACION DE LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ EN LA PROVINCIA DE CORDOBA. fotos EN LA PLANTA FIAT AUTO DEL PROCESO DE PRODUCCION. SECTORES DE CHAPA Y MONTAJE. 
MAXIMILIANO AMEN

La macroeconomía de América Latina está desalentando a las multinacionales (Maximiliano Amena/)

Al mismo tiempo, el mundo se sumergió en una carrera por la electrificación y Latinoamérica se está quedando afuera, evalúa. Para 2030, el 60% de los autos que se vendan en Estados Unidos, Europa y China serán eléctricos. En comparación, en la región la cifra no va a superar entre el 15% y 20%.

En ese escenario, muchas multinacionales están intentando vender sus filiales en América del Sur, pero no encuentran alternativas. “La primera opción sería venderle la sucursal a un competidor, aunque nadie la compraría. La segunda, llegar a un acuerdo con empresas locales, pero no están capitalizadas para este tipo de transacciones. La tercera, la más aterradora, es cerrar las operaciones”, enumera.

El Senado santafesino dio media sanción a un proyecto de expropiación de la planta de Dow Química

“Qell es una nueva alternativa para estas empresas. Somos una firma del modelo de private equity, con acceso a capital, que busca comprar estas filiales, generar escala, inversión y hacerlas sustentables. Estando tanto tiempo en esta industria, y siendo un observador de ella, me pareció una gran oportunidad. Por eso decidí salir de General Motors y fundar Qell”, explicó Zarlenga.

De qué se trata el nuevo proyecto del empresario

Por lo menos en sus comienzos, Qell Latam Partners pondrá el foco en todas las empresas del sector automotor, desde proveedores hasta terminales. Esas firmas suelen ser compañías de gran tamaño y con facturaciones “que va de cientos de millones hasta miles de millones de dólares”

“Buscamos empresas con fábricas, productos, ingeniería, tecnología. Vamos a crear oportunidades para que sean sustentables. Tanto desde el punto de vista de las empresas globales como de los inversores, hay mucho interés en Qell y la propuesta que traemos. Además, hemos desarrollado muchas relaciones con inversores institucionales globales. A esto, también quiero sumar capitales locales que crean en la industria”, remarcó.

Quién es Javier Milei, según The Economist

Con la mirada puesta en la Argentina, Zarlenga le dijo a este medio que ve dos unidades de negocio. Por un lado, las compras regionales. Es decir, cuando las multinacionales buscan establecer su presencia en la región, cierran un acuerdo por las operaciones en Brasil y “también se agregan las argentinas”. Otra alternativa es que las empresas autopartistas de origen y capital local tengan interés de entrar en negociaciones con Qell Latam Partners por diversas razones. “En el segundo grupo, muchas veces necesitan capital para expandirse y poder seguir el ritmo de la industria”, agregó.

La plataforma de inversión Qell tiene su sede en San Francisco, y es dirigida por sus fundadores Barry Engle (quien fue presidente de General Motors North America y General Motors International) y Sam Gabbita. En septiembre del año pasado recaudó US$380 millones a través de una oferta pública inicial en Nasdaq y, tras juntar otros US$450 millones, la empresa cerró recientemente una operación de fusión de US$3000 millones con la aeroespacial Lilium GmbH.

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!