23/10/2021

Boca – Lanús, por el Torneo 2021: el reencuentro de los jugadores con los hinchas en la Bombonera, con el foco en los aplausos para los juveniles

Es cierto que Boca debía ganarle a Lanús para sumar puntos en el Torneo 2021, pero sobre todo para dejar atrás de manera inmediata el cachetazo que le propinó River. También lo era que Sebastián Battaglia debía afianzar la estructura de cara a lo que, a esta altura, es prioridad: no tener dudas cuando le toque afrontar una de las semifinales de la Copa Argentina, ante San Telmo o Argentinos. No obstante, esta vez, el compromiso disputado en la Bombonera estuvo de fondo, más allá del triunfo claro y merecido por 4-2. Los flashes se los llevaron los hinchas, que volvieron a su casa después de 577 días.

Las respuestas variaron en el club cuando para LA NACION se les consultó sobre el aforo del 50%: mientras que algunos directivos y empleados aseguraron que se sostendría alrededor de 26.000 espectadores (capacidad total para 52 mil personas), otros insinuaron que podía haber una mayor cantidad. Esto último pareció suceder, como en otros estadios, aunque serán las autoridades las que lo confirmarán: excepto en las plateas, que estuvieron menos cargadas de gente, en las populares se amontonaron los presentes.

Lo mejor del partido

Abundaron los hinchas que no se resistieron ante las lágrimas por volver al viejo hogar, el cual no visitaban hacía 19 meses. Por eso, dos horas antes del inicio, comenzaron a unirse en un solo grito: “¡El que no salta, se fue a la B!” y “¡La Conmebol, la Conmebol, se va a la p… que lo p…!” fueron los primeros hits que se escucharon.

Mostrando fortaleza a pesar del clásico y pegándole a la entidad madre del fútbol sudamericano, que comunicó las duras sanciones a jugadores, ex cuerpo técnico e integrantes del Consejo de Fútbol por el escándalo en el Mineirão, la noche de la eliminación de la Copa Libertadores. “¡Me quiero preguntar… si son las leyes para Boca y nada más!”, continuaron.

Los hinchas de Boca volvieron a la Bombonera y festejaron el triunfo ante Lanús 4-2 (Télam Agencia de noticias/)

Hubo homenaje sin preparar nada. A más de uno se le erizó la piel cuando en las canciones apareció el fallecido Diego Armando Maradona. Uno de los últimos que estuvo en la Bombonera antes de la pandemia, justamente, fue el ‘10′: era entrenador de Gimnasia y (su) Boca se consagró campeón de la Superliga 2019/2020, el 7 de marzo del año pasado.

Todo comenzó con el clásico “Y cuando va a la cancha, la ‘12′ le agradece todo lo que Dieguito se merece”, pero la mayor emoción cayó a los 1o minutos del encuentro. La tribuna Sur desplegó una bandera con el ídolo levantando la Copa del Mundo, vestido del seleccionado nacional. Y se retomó el repertorio para recordarlo: “Hay que alentar a Marado”, “Diego, querido, la ‘12′ está contigo” y la ovación tradicional a Maradona. La Bombonera, en su vuelta, extrañó, pero no olvidó a su superhéroe.

Marcelo Weigandt cabecea al gol; fue el 1-1 de Boca tras la asistencia de Cardona

Marcelo Weigandt cabecea al gol; fue el 1-1 de Boca tras la asistencia de Cardona (Fotobaires/)

Previo a tanta emotividad, el reencuentro entre hinchas y aquellos jugadores que venían siendo apuntados en redes sociales y los que eran reconocidos: los chicos. El primero en salir al calentamiento fue nada menos que Agustín Rossi, marcado por los dos errores en los goles de River. La gente lo aplaudió, aunque se oyeron algunos silbidos de fondo. Lo mismo ocurrió con Fabra y Cardona, muy criticados por sus actitudes dentro y –en el caso del segundo– fuera del campo. Cuando el anunciado fue Battaglia, los aplausos fueron ruidosos, pero no hubo una mínima ovación para el ex Nº 5 de la institución.

Los tres más aplaudidos por la gente fueron Luis Vázquez, Carlos Izquierdoz y Marcelo Weigandt. Cada intervención de ellos fue potenciada por el grito de los hinchas, que también aplaudieron bastante a Molinas cuando lo anunciaron por la voz del estadio antes del encuentro.

El primer gol en la Bombonera fue visitante: a los 22 minutos, López desbordó y le sirvió el gol a Malcorra. El palco que albergaba dirigentes de Lanús explotó, golpeando los vidrios y gritándole el tanto de manera desafiante a los plateístas locales. Entonces, la reacción: insultos y una “venganza” inmediata.

Copa de la Liga profesional.
Boca Juniors vs Lanús.
Sebastían Battaglia DT de Boca

Copa de la Liga profesional.
Boca Juniors vs Lanús.
Sebastían Battaglia DT de Boca (Télam/)

Porque a los 31, Cardona metió un centro perfecto a la cabeza de Weigandt, que conectó con la red. Y ahí comenzó la gran fiesta. Seis minutos después, Almendra tomó el balón en tres cuartos y anotó un golazo. En medio de la euforia, el ingreso de Luis Vázquez (por el lesionado Orsini): el delantero levantó todavía más al público, que reconoció su nivel las veces que fue titular. Y a cinco minutos de iniciado el segundo tiempo, el nacido en Recreo devolvió tanto cariño con un golazo: recibió en el área, amagó para hacer pasar de largo al defensor y definió sin nervios al primer palo.

Almendra: beso a una bebé y regalo del pantalón a un hincha

Una casualidad. O no. Tres goles (el cuarto lo hizo Pavón, de penal) fueron de chicos surgidos de las inferiores, en un contexto en el que Battaglia venía de no apostar por ellos para visitar el Monumental. Entonces, los cuatro costados del estadio dictaron sentencia: “¡Vamos, vamos los pibes!”, rugió la Bombonera. Encima, con Molinas ya en el campo (reemplazó a Cardona). Los chicos se complementaron a la perfección en una noche inmejorable: con su gente y un triunfo que calma la herida superclásica. Un triunfo merecido que, por el nivel de Boca, debió ser por una diferencia mayor a la que reflejó el resultado.

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!