25/10/2021

Eduardo Valdés propuso a Alejandra Gils Carbó para la Corte Suprema de Justicia

Eduardo Valdés, diputado del Frente de Todos y amigo del presidente Alberto Fernández, sugirió el nombre de la exprocuradora Alejandra Gils Carbó para ocupar la vacante dejada en la Corte Suprema de Justicia por Elena Highton de Nolasco a partir de noviembre. El legislador consideró que se trataría de un “acto reparador”, luego de su controvertida salida de la jefatura de los fiscales en 2017.

Si bien el legislador oficialista señaló que preferiría no dar nombre para “no quemarlos”, manifestó que la elección de Gils Carbó sería una opción adecuada en medio de la búsqueda de candidatas mujeres que realiza el Gobierno para ocupar esa vacante. “Me parece que Alejandra Gils Carbó sería un nombre de reparación justa. Una mujer que supo ser votada en el Senado por muchos más de los votos necesarios”.

En esa línea, Valdés amplió: “Como ha sido tan injustamente tratada y perseguida, me parece que sería un buen nombre. Hay que ver si ella quiere. Ella sufrió mucho”, y añadió: “Pepín Rodríguez Simón la amenazó hasta con sus hijas”.

La exprocuradora dijo en junio que la presionó un “aparato estatal” para que renunciara y acusó a los jueces Julián Ercolini y Claudio Bonadio de haber sido parte de la maniobra. De hecho, afirmó que Mauricio Macri le había pedido a su equipo cercano que se encargara de desplazarla de su cargo. “Hubo quienes salieron a cumplir la misión, tanto sus funcionarios políticos como los jueces [Julián] Ercolini y [Claudio] Bonadio, que fueron los que tomaron la misión de perseguirme”, dijo.

Eduardo Valdés, exembajador en el Vaticano

La exprocuradora había dicho entonces que su decisión de renunciar y de no exponer públicamente sus motivos, estaban sujetos a “un cúmulo de factores”, entre los que mencionó las acusaciones contra su familia. “Tenía al juez Bonadio acusando a mis hijas por tener un portal de noticias, por asociación ilícita, coacción, defraudación a la administración pública y violación de secretos, eran delitos que sumaban como diez años de prisión, donde hizo tareas de inteligencia reiteradas. Mandaba oficios a todos sus trabajos pasados presentes y futuros con el fin de provocar daño”, agregó Gils Carbó.

La declaración de Gils Carbó tuvo lugar después que fuera elevada a juicio oral una causa en su contra por supuestas irregularidades en la compra de un edificio para la Procuración. La sospecha de la Justicia es que la licitación que terminó con la adquisición del edificio de la calle Perón 667 -donde funciona una de las cuatro sedes de la Procuración- estuvo digitada para beneficiar a los que iban a cobrar la comisión. Por el edificio se pagaron 44 millones de pesos.

Para el kirchnerismo, la acusación se inscribe en la persecución desplegada por Cambiemos contra funcionarios kirchneristas. El ministro de Justicia, Martín Soria, consideró que la exprocuradora fue una de las víctimas de la llamada Mesa Judicial que se le atribuye a la gestión de Mauricio Macri, y por la que hay una investigación judicial en curso. “Llamativo: minutos antes de declarar en la causa de la Mesa judicial M, Alejandra Gils Carbó fue citada a juicio oral por una denuncia inventada desde esa misma mesa. Una muestra más de la influencia del aparato de persecución que montaron desde el gobierno macrista”, escribió entonces.

Gils Carbó dejó la Procuración en octubre de 2017. Desde entonces el cargo está vacante y lo ocupa, como interino, el fiscal Eduardo Casal, un funcionario de carrera del Ministerio Público. El Gobierno postula para el cargo al juez Daniel Rafecas.

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!