23/10/2021

Crimen en Quilmes: comienza la indagatoria a los dos detenidos por el asesinato del estudiante

Tras el homicidio del estudiante Lucas Iván Cancino, de 17 años, ocurrido ayer por la mañana en Quilmes Este, comienzan a ser indagados los dos sospechosos por el hecho. Se trata de Rodrigo Rivas, de 19 años y presunto autor material del crimen, y Juan Cruz Nazareno Mejías, de 20, quienes permanecen detenidos en una comisaría.

La indagatoria, prevista en principio para esta mañana, se dilató hasta esta tarde, y a partir de las 14, Rivas y Mejías fueron llevados a la sede de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°4, donde comparecerían ante la fiscal Karina Gallo.

“A partir de mañana vamos a empezar a revisar en detalle las cámaras de seguridad, a tomar testimoniales y repasar todo lo que se hizo. Aún no hay fecha fijada para los peritajes”, confirmó la fiscal a LA NACION.

Sergio Berni apuntó a la Justicia por el asesinato de un adolescente de 17 años en Quilmes: “Hubo intención de matar por matar”

Mientras tanto, un tercer sospechoso, que en un principio había sido vinculado al suceso y detenido, habría sido descartado como partícipe del crimen.

Cancino fue asesinado ayer cerca de las 7.50 cuando salía de su casa ubicada en la calle Combate Naval de Quilmes, entre Lugones y Ascasubi. Recibió una cuchillada en el tórax cuando intentaron robarle la bicicleta con la que se dirigía a la escuela. Malherido, caminó hasta la puerta de la vivienda en la que vivía con sus abuelos y su madre. Allí cayó al suelo y murió, minutos después.

Ayer, por la tarde y a la noche se realizaron dos multitudinarias marchas para pedir justicia por el joven estudiante asesinado del colegio Eugenio Pacelli, la institución donde Lucas cursaba el último año del secundario.

La primera se hizo pasadas las 18:30 en Ascasubi y 69 bis (El Playón del Barrio Naval), mientras que la segunda, aún más numerosa, tuvo lugar en Mitre y Varela, a una cuadr y media del Instituto Papa Eugenio Pacelli, donde Lucas cursaba el último año del secundario. Allí, el clima fue “tenso”, según contaron algunos presentes a LA NACION.

“Los compañeros de Lucas están arruinados, hay mucha tristeza; todos lo sufrimos mucho, pero los pibes, más. Están hechos pomada, el dolor es inmenso”, dijo un participante del evento, a instantes de concurrir al velatorio.

No sabés cómo anda ahora la policía por acá, hasta en moto, cuando antes no pasaban nunca…”, afirmó otra vecina que vive a tres cuadras de donde se produjo el crimen del adolescente que soñaba con ser ingeniero y ya se había inscripto en la Universidad Nacional de La Plata.

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!