21/10/2021

Escasez de dólares: Fate informó que deberá frenar la producción por problemas para importar insumos

La empresa de fabricación de neumáticos Fate envió una nota a sus clientes informándoles de una reprogramación de las entregas de productos debido a la decisión del Banco Central de limitar, por medio de la Comunicación “A” 7375, la posibilidad de adelantar el pago de importaciones.

“Atento a que nuestros proveedores de materias primas requieren como condición comercial dichas modalidades de pago para el suministro de los bienes, nos vemos imposibilitados de ser provistos de la materia prima necesaria para la fabricación de nuestros productos”, dice el comunicado firmado por el gerente comercial de la compañía, Miguel Abelardo Canay.

El mensaje de Lacalle Pou que cautivó a productores argentinos

“La situación informada, la cual resulta imprevista e inevitable y que va más allá de nuestra voluntad, tiene como consecuencia inevitable la parada en la producción y la reasignación de productos que se encuentran a disposición para la venta. Por tal motivo, lamentamos informarle que nos vemos obligados a reprogramar parte de las entregas previstas para el presente mes”, agrega.

Por último, el escrito dice que la firma se compromete a efectuar los mayores esfuerzos que se encuentren a su alcance para normalizar el abastecimiento lo antes posible “esperando no tener que comunicar en el corto plazo la imposibilidad total de abastecimiento”.

El presidente de la empresa, Javier Madanes Quintanilla, explicó que la empresa se encuentra en conversaciones con el Banco Central y que, si bien la situación se podría normalizar en 24 o 48 horas, les parecía necesario informar a los clientes que usan sus productos como insumo en su proceso productivo.

Los reclamos por faltantes de insumos importados para la producción se vienen multiplicando desde hace unos meses. Se trata de bienes de consumo, bienes intermedios, como algunas piezas e insumos que usan la industria y el agro y productos finales.

Los mayores faltantes se registran en los productos finales. En muchos casos se trata de bienes que habitualmente utiliza la clase media. En cambio, los bienes intermedios afectan mayormente al sector productivo.

En la industria automotriz la situación es preocupante, según coinciden algunas terminales y los concesionarios. A principios de septiembre, Ricardo Salomé, presidente de la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara), dijo que “la segunda mitad del año continuará con una oferta escasa” y solicitó que, sin dejar de atender las cuestiones macroeconómicas que deben prevalecer, se contemple una mayor liberación de importaciones. “Es un número de dólares que no es significativo, y que haría crecer de forma muy notoria un sector que es un gran abastecedor de empleo”, agregó.

Las importaciones de autos cayeron 3,9% entre septiembre pasado y el mismo mes de 2020. El número es dramático, debido a que se compara con una base muy baja de comercio durante la pandemia. Debido a la escasez, el sector ajustó el pronóstico de ventas de 0km para este año: lo redujo a 385.000 unidades, 40.000 menos de lo que se proyectaba.

Por caso ayer Renault informó ayer que discontinuará el Kwid que se importaba de Brasil. Ante la escasez de dólares, la empresa no puede traer todos los modelos y tomó la decisión de dar de baja ese porque lo pueden reemplazar por un vehículo de fabricación nacional: el Sandero.

“Por los problemas de disponibilidad generados por las restricciones a las importaciones y con el objetivo de potenciar los vehículos de fabricación nacional, nos vimos obligados a tomar la decisión de discontinuar momentáneamente la importación y venta del modelo Kwid en nuestro país. Sabemos que el Kwid es un vehículo muy aceptado por el público argentino y esperamos en algún momento poder volver a traerlo a nuestro mercado, cuando las condiciones del contexto lo permitan”, explicaron en un comunicado oficial.

La falta de repuestos para automóviles también estaba provocando conflictos en las aseguradoras por escasez de llantas, neumáticos, autopartes y pinturas. Hay reparaciones frenadas y talleres que aumentan los precios.

Y, tras la resolución “A” 7375, las preocupaciones aumentaron. Entre los importadores algunas compañías habían suspendido sus ventas “por el nivel de incertidumbre” debido a la incapacidad de asegurar la reposición ante la demanda de sus clientes.

“Es una medida que genera mucha incertidumbre en el comercio exterior y mucha preocupación en todos los empresarios. Estamos tratando de entender cuáles son las políticas para asegurar los dólares que faltan y sólo vemos que hay más restricciones”, dijo en su momento a este medio Fernando Furci, gerente general de la Cámara de Importadores (CIRA).

“Ahora, la gran preocupación es que esto no se extienda más allá del plazo que está estipulado [31 de octubre]. Entorpece mucho el comercio exterior, porque cambia términos y condiciones con los proveedores en un marco de caída de la credibilidad”, agregó.

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!