23/10/2021

La trastienda del debate porteño: el balance de los candidatos tras una noche cargada de fuertes cruces

Aún cargada de adrenalina, pero con una sonrisa de oreja a oreja, María Eugenia Vidal frena su marcha y da un giro en medio de los estudios de TN: “Me abandonaron todos. ¡Vengan!”, les reprocha a sus acompañantes, quienes se habían escabullido detrás de Horacio Rodriguez Larreta, en dirección de la puerta de salida, apenas concluyó el debate. A unos metros de distancia, Leandro Santoro luce relajado, pero insatisfecho. Apoyado en un panel que divide el estudio de las tribunas, saca el celular y repasa una catarata de mensajes de WhatsApp. “Aburrido”, atina a decir con la vista clavada en la pantalla. “¡Nos vamos con el deber cumplido!”, lo arengan sus asesores.

El primer debate de la campaña porteña terminó anoche con fuertes cruces entre los candidatos por el manejo de la economía, el combate del delito y la gestión de la pandemia. En el evento organizado por el ciclo A Dos Voces, del canal Todo Noticias, Vidal (Juntos por el Cambio) y Santoro (Frente de Todos), Javier Milei (La Libertad Avanza) y Myriam Bregman (Frente de Izquierda y los Trabajadores-Unidad) discutieron durante casi dos horas sus propuestas para el Congreso, entre chicanas y duros señalamientos.

Fuertes cruces por la economía, la inseguridad y la salud en el debate de los candidatos porteños

Conscientes de que Vidal, la candidata más votada en las PASO celebradas el 12 de septiembre pasado, era quien más arriesgaba en el cruce televisivo de postulantes porteños, los integrantes del equipo de campaña de Juntos por el Cambio terminaron exultantes con la performance de la exgobernadora en una noche ríspida. “Estuvo muy bien”, repetía Federico Salvai, uno de los colaboradores de máxima confianza de Vidal, en los pasillos de TN. La propia Vidal se mostraba distendida y conforme con su desempeño minutos después de dejar los estudios. “Estoy tranquila. Dije todo lo que quería transmitir, sin chicanas ni descalificaciones”, transmitió en la intimidad de su camarín, donde se reunió a solas con su pareja Enrique Sacco, apenas se bajó del ring. No le sorprendió que no la hayan atacado por su salida de la provincia, porque, entiende, que ese debate quedó clausurado en las PASO. Tampoco se inquietó por la embestida de Santoro, quien le enrostró sobre el final del cara a cara entre ambos “la estructura de inteligencia de (Mauricio) Macri que espió a dirigentes políticos y a los familiares del ARA San Juan”. En el equipo del Frente de Todos, en cambio, se ufanaban de que el dardo había dado en el blanco: consideraron que dejó en evidencia la falta de explicaciones sobre el supuesto espionaje del macrismo. “No pudo explicar lo que hizo su jefe”, apuntaron.

Los candidatos durante el debate porteño (Gerardo Viercovich/)

Si bien en la Ciudad repetían que Vidal iba sin ánimos de polemizar, la exgobernadora salió a atacar desde el inicio: “Buenas noches, quiero proponerles a todos que me acompañen con una propuesta: pedirle al Presidente la renuncia a Aníbal Fernández, lo que pasó fue inaceptable, cruzó un límite”, soltó y generó un aplauso de sus invitados. “Por favor, no”, los retó Edgardo Alfaro, quien moderó el debate junto con Marcelo Bonelli. Antes de que arrancara el debate, los asesores de Vidal reconocían que el ministro de Seguridad les había regalado un activo para su estrategia discursiva.

Después del primer corte, la jefa de asesores de Larreta, Julia Pomares, y el exfuncionario bonaerense Federico Suárez, dos de los encargados de preparar a Vidal para el evento, se acercaron hasta el atril de la candidata para darle indicaciones. En ese momento, Fernando Straface, jefe de la campaña de JxC en la Capital y otro de los entrenadores, se paró y giró para buscar devoluciones entre Larreta y los acompañantes: “¿Y? ¿Qué les pareció?”, inquirió. En la platea del vidalismo se deleitaban con los cruces entre Vidal y Santoro, pero quien más comentarios generó en el sector de JxC fue Milei.

Larreta también se fue satisfecho por el desempeño de Vidal, una de sus grandes apuestas electorales. Le gustó, en particular, que la exgobernadora haya “contrastado” la gestión de la pandemia de la Ciudad con la del Gobierno y los dos “modelos” de país que se ponen en pugna en las legislativas. El alcalde siguió el debate desde la segunda fila de la platea cambiemita. Sentado al lado del ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, y de Salvai, no se inmutó cuando Santoro le reprochaba los recortes de la Ciudad en el presupuesto de educación ni cuando Bregman le enumeró al postulante kirchnerista los acuerdos en la Legislatura porteña entre el Pro y el peronismo. Desde la tercera fila, Larreta asintió con la cabeza cuando Vidal cerró el primer bloque con una enérgica defensa a la Ciudad por el recorte de fondos de coparticipación impulsado por Alberto Fernández. Santoro había minimizado la controversia entre Larreta y Fernández por la poda y aseguró que la discusión en la Nación y el Ejecutivo porteño estaba encaminada. “No hay nada encarrilado. Hay una demanda en la Corte Suprema de Justicia”, bramó Vidal.

Sacco estuvo atento durante toda la noche a los movimientos de Vidal. Es más, en el primer corte del debate, intercambió comentarios con Larreta, quien llegó a los estudios de TN, en Constitución, minutos antes de que arranque el evento. Y, concluida la cita, escuchó la devolución que le hizo Salvai a Vidal sobre su actuación. Antes de irse, Vidal lo vio dando una nota: “Míralo, le encanta. Este hubiera sido candidato. Decí que no lo agarraron”, bromeó. Un reflejo de su estado de ánimo, tras sortear otro test en su vuelta al ruedo político.

A pocos metros de Larreta se ubicó el senador nacional Mariano Recalde, jefe de La Cámpora en la Capital, quien monitoreó con frialdad la actuación de Santoro junto a las candidatas Victoria Montenegro y Gisela Marziotta. En la platea del Frente de Todos reinó la calma: no hubo aplausos ni gritos ante las intervenciones de Santoro. “El debate arrancó sucio, pero pudimos decir todo lo que queríamos”, comentaron en el comando de campaña del candidato. El exDefensor del Pueblo de la Ciudad Alejandro Amor, quien encabeza la lista de legisladores porteños, fue el más buscado por los cambiemitas tras bambalinas. Pero, en otro gesto anti-grieta, Recalde también chocó puños con Vidal apenas concluyó el combate.

En el sector de Milei solo despertaron entusiasmo los chispazos entre Milei y Bregman, quienes intercambiaron golpes y chicanas durante todo el debate. “¡Ridícula!”, le gritaron desde la platea de los libertarios a la postulante de izquierda. “Demostramos que son todos lo mismo. La izquierda, maleducada”, evaluó uno de los estrategas del economista después del evento. Aún tensionada por los cruces, Bregman no ocultaba la bronca con Milei mientras hacía un balance con sus asistentes en el estacionamiento. “Hoy, se derrumbó Milei. Es un patrón de estancia. No está acostumbrado a debatir y arrugó”, lanzó.

Habituada al fragor de la discusión polítca, Bregman quiso esperar a ver el debate antes de autoevaluarse. Considera que la campaña sigue “vacía de contenidos”, por lo que se había puesto como objetivo utilizar la cita como vidriera para plantear las ideas y propuestas de la izquierda. Su objetivo es sumar votos para garantizarle a la izquierda porteña una representación en el Congreso.

Milei abandonó los estudios apenas terminó el debate: “Yo vine a representar el modelo del liberalismo, basado en el respeto irrestricto del proyecto de vida del prójimo”.

Los candidatos durante el debate porteño

Los candidatos durante el debate porteño (Gerardo Viercovich/)

Después del mano a mano entre Milei y Bregman, Christian Castillo, quien está a cargo de la campaña del PTS/FIT, estalló cuando escuhó los gritos de los acompañantes del economista contra la postulante de la izquierda. “Callate, facho”, lanzó Castillo, quien amagó con acercarse al sector de Milei, donde se acomodaron Ramiro Marra, Nicolás Emma, Victoria Villarruel, Lucía Montenegro y Oscar Zago, entre otros.

En ese costado del estudio, jóvenes dirigentes y candidatos del espacio La Libertad Avanza grababan con sus celulares las irrupciones del economista liberal en el debate. Pasadas las 23, mientras los postulantes se cruzaban cara a cara por la gestión de la pandemia, en la última fila de la tribuna, uno de sus seguidores cayó en un profundo estado de somnolencia.

Los candidatos durante el debate porteño

Los candidatos durante el debate porteño (Gerardo Viercovich/)
close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!