22/10/2021

Los institutos germanos rebajan al 2,4% el crecimiento del PIB de Alemania en 2021

Los principales institutos alemanes de previsión económica han revisado a la baja su previsión de crecimiento para Alemania, cuyo Producto Interior Bruto (PIB) crecerá este año un 2,4%, frente al 3,7% proyectado el pasado mes de abril, como consecuencia del impacto en la recuperación de los problemas de suministro causados por los cuellos de botella que lastran la producción manufacturera.

De este modo, los cinco institutos (IFO de Munich, DIW de Berlín, IfW de Kiel, IWH de Halle y RWI de Essen) esperan que será en el curso de 2022 cuando la economía alemana recupere la normalidad en cuanto a capacidad utilizada, lo que permitirá un rebote del crecimiento del PIB del 4,8%, frente al 3,9% estimado previamente.

En este sentido, los académicos anticipan que el consumo privado será el principal motor de la fuerte expansión de 2022, puesto que una vez que cesen los deterioros relacionados con la pandemia, los hogares gastarán parte del ahorro excedente acumulado debido a la falta de oportunidades de consumo, lo que dará como resultado un fuerte impulso del gasto en consumo después del invierno.

Asimismo, a medida que se alivien los cuellos de botella en los suministros, la producción en el sector manufacturero también aumentará nuevamente, lo que permitirá una inversión empresarial más sólida.

Las perspectivas de recuperación vienen respaldadas por la evolución actual del mercado laboral, donde el empleo ha vuelto a recuperarse tras el declive que acompañó a la recesión en 2020. De este modo, los institutos esperan que la tasa de desempleo de Alemania caiga al 5,7% este año y al 5,3% el próximo.

En cuanto a la inflación, los expertos prevén que permanezca elevada por el momento y advierten de que es probable que el aumento de los precios de la energía, al igual que la inflación de muchos productos intermedios, se refleje en los precios al consumidor con un decalaje, añadiendo que, es previsible que las medidas de protección climática provoquen una subida de los precios.

En este sentido, los institutos esperan que los precios al consumidor aumenten un 2,5% en 2022 y un 1,7% en 2023, después de subir el 3% este año.

Respecto de la política fiscal, los académicos anticipan un giro hacia posiciones más restrictivas a medida que expiren las medidas de apoyo frente a la Covid-19, incluso si la formación de un nuevo Gobierno supone una mayor incertidumbre sobre las medidas de política fiscal en el período de pronóstico.

A pesar de que no se espera el retorno al equilibrio presupuestario por el momento, los expertos confían en una trayectoria de ajuste del déficit que permita reducir el desequilibrio negativo desde el 4,9% del PIB este año al 2,1% en 2022 y al 0,9% un año después, mientras que la ratio de deuda pasaría a ser del 71% en 2021 al 67,3% en 2022 y al 64,9% en 2023.

«Con la recuperación de las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus, la política económica puede volver a salir del modo de crisis», apuntan los expertos, para quienes la atención deberá centrarse ahora en la próxima década, que se caracterizará por una desaceleración significativa del crecimiento potencial como resultado de la evolución demográfica.

Asimismo, opinan que superar la crisis del coronavirus también elimina la base para activar la cláusula de excepción en el freno de la deuda, a pesar de que las autoridades acordasen que la situación de emergencia también podría establecerse para 2022, aunque los institutos consideran que la evolución de la economía germana ya no justifica esto.

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!