23/10/2021

Para los especialistas, Vidal y Santoro fueron los más favorecidos y Milei el que peor le fue

Si fuera un examen María Eugenia Vidal era claramente la que más estudio; Leandro Santoro el que chamuya y sabe contestar, Javier Milei el nerd de la clase, que estudia de memoria y repite siempre; Miriam Bregman la asambleísta del centro de estudiantes. Según Adriana Amado, el debate en definitiva es un examen público. “Pone en evidencia las recetas públicas”, explica la experta en comunicación. “Fueron estrategias bastante esperables”, suma el analista político Carlos Fara.

Ayer, se enfrentaron por primera vez los candidatos diputados nacionales por la ciudad de Buenos Aires en un encuentro organizado por el ciclo A dos Voces, de TN. En medio de cruces y chicanas, Vidal (Juntos por el Cambio), Santoro (Frente de Todos), Milei (La Libertad Avanza) y Bregman (Frente de Izquierda y los Trabajadores-Unidad) expusieron sobre los temas acordados: “Calidad Institucional, Seguridad y Justicia”, “Economía, educación y trabajo”; y “Política sanitaria en pandemia”. El único ausente fue Gerardo Zamora (Autodeterminación y Libertad), quien optó por no presentarse con críticas al canal y al conductor del programa Marcelo Bonelli.

uan Manzur voló a Estados Unidos en un jet sanitario de la provincia de Tucumán

Equipo que va ganando, no arriesga”, apunta Fara para explicar la estrategia “conservadora” por la que optó Vidal y agrega: “Nacionalizó el debate pero no se metió en temas complicados, como corrupción, y defendió la gestión de [Horacio] Rodríguez Larreta”. El politólogo y director de la consultora Opina Argentina Facundo Nejamkis destaca que Vidal trabajó sobre todo el espectro de potenciales votantes de su espacio político. “Al tocar temas sobre la quita presupuestaria de la Ciudad o temas institucionales que afectan más al kirchnerismo, trató de abarcar el amplio espectro de votantes antikirchneristas”, explica. El politólogo considera que su estrategia fue “bien desarrollada” y demostró su experiencia.

Vidal si bien estuvo sólida, estuvo demasiada seria, su rostro mostraba que estaba tensa”, analiza Amado. La experta en comunicación explica que lo que el público observa es la reacción de los candidatos, el “cómo” y no tanto “qué dicen”. “El discurso lo podés preparar, lo podés falsear. Con la emoción no se puede mentir”, explica Amado y apunta: “Yo creo que ahí estuvo mejor Santoro. Es el que trasmitió mayor confianza en sí mismo”.

Los candidatos durante el debate porteño (Gerardo Viercovich/)

Fara coincide y señala que el candidato del Frente de Todos demostró “buena oratoria” y “mucha dialéctica”. Nejamkis agrega que la estrategia a la que apeló Santoro es bien recibida por quienes lo apoyan. “Fue eficiente porque buscó la confrontación. Ganó porque se peleó con Vidal y eso es algo bien valorado por sus votantes”, afirma.

“Empezó tranquilo y se puso más confrontativo para que no le gane en la disputa Bregman. Fue a tratar de no perder por izquierda”, relata Fara. Respecto a la candidata de la izquierda, los analistas coinciden en que su pelea con Milei buscaba llamar la atención. “Los partidos trepadores están más forzados a generar algún escándalo, generar impacto. Los candidatos lentamente van incorporando el formato, exceptuando a Milei y Bregman que siguen pensando la comunicación política como llamar la atención”, explica Amado.

Los candidatos durante el debate porteño

Los candidatos durante el debate porteño (Gerardo Viercovich/)

Este punto resulta determinante para Amado. “Tanto el Frente de Todos como Juntos capitalizaron la experiencia de los debates presidenciales. Entendieron un poco más esta cuestión de ir con algunas cosas muy concretas y no entrar en la controversia. Lo verdaderamente innovador son candidatos exponiendo sus ideas en el mismo tema en un tiempo acotado. Los que cumplieron fueron los que ganaron, lo que salieron de esa consigna se quedaron presos de lo que ellos suponen que es la receta que les sirva para llamar atención“.

Los candidatos durante el debate porteño

Los candidatos durante el debate porteño (Gerardo Viercovich/)

“Si tuviera que decir el que salió menos favorecido es Milei independientemente de que no impacte en votos. No está acostumbrado a escenarios de interacción con referentes políticos con mucho oficio que piensan diferente a él. No pudo atacar a Vidal, con quien comparte más votantes potenciales en común, y quedo atrapado en una pelea con Bregman. Incluso mostró cierta dificultad para atarse a las reglas de debate. Más allá de que a veces las personas disruptivas pueden ser divertidas, no se lo notó con una argumentación preparada y los debates requieren cierta preparación”, señala en esa misma línea Nejamkis quien considera que los otros tres candidatos “aprovecharon la oportunidad”.

“Todos teníamos una mayor expectativa por el desempeño de Milei. Fue el menos profesionalizado y usó un lenguaje rebuscado Fue a tratar de separarse de los tres y quedo preso del juego que le planteo Bregman que cuenta con mayor experiencia. Cada uno terminó llevándose lo que traía”, resume Fara y ahonda: “Cuando nadie hace una diferencia bastante particular, todo contribuye a que nadie se consolide”.

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!