02/12/2021

El Camp Nou cantó “Kun, Kun” y Sergio Agüero se dio el gusto de debutar en Barcelona por la Liga de España

Fue un debut más simbólico que con contenido futbolístico, pero para Sergio Agüero igual tuvo un valor significativo, porque a los 33 años inauguró una nueva etapa en su carrera, tras ser el goleador histórico de Manchester City durante una década. Incorporado en julio, atrás debió dejar una lesión en el tendón del gemelo derecho que demoró su presentación en Barcelona, que se produjo a los 41 minutos del segundo tiempo, en el triunfo 3-1 de Barcelona sobre Valencia.

Con la camiseta 19 ingresó por Sergiño Dest y en los menos de 10 minutos que estuvo en el campo trató de juntarse con Memphis Depay en las tres pelotas que tocó. Sirvió para el primer contacto oficial con sus compañeros e hinchas. Vendrán más oportunidades, quizá el próximo miércoles, cuando Barcelona recibirá a Dinamo Kiev por la Champions League, en la que debe remontar tras un comienzo con dos derrotas. La compleja realidad de Barcelona plantea exámenes cruciales todas las semanas.

Agüero necesita continuidad para retomar el nivel y volver a ser tenido en cuenta por Lionel Scaloni para el seleccionado, cuando queda poco más de un año para el Mundial de Qatar, seguramente el último en su carrera. Los últimos minutos de competencia oficial del Kun habían sido hace más de tres meses, ante Ecuador por la Copa América, cuando en tiempo adicionado reemplazó a Lautaro Martínez, afirmado como centro-delantero titular.

Agüero debuta en Barcelona a los 41 minutos del segundo tiempo en el partido que Barcelona le ganó a Valencia (David Ramos/)

Quedaban 10 minutos del partido y el Kun, ansioso, miraba el reloj de la pantalla gigante del Camp Nou. Ronald Koeman ya había hecho tres variantes. No fue la primera opción de cambio a la que recurrió el entrenador, que a los 13 minutos de la segunda etapa reemplazó a Ansu Fati -estaba previsto que jugara 60 minutos dentro de su progresiva inserción tras la larga lesión- por Coutinho. Mientras, el Kun continuaba con los ejercicios de calentamiento a un costado, desde donde respondió a los saludos de los ocupantes de la platea cercana. Cuando quedaban 20 minutos, fue el turno de dos canteranos: Nico (por Gavi) y Mingueza (por Sergi Roberto).

Cuando llegó el instante, el Kun se transformó en el 25° argentino en vestir la camiseta de Barcelona. Una lista que inauguró hace 110 años Mariano Pedro Bori, pasó por Milonguita Heredia, Diego Maradona, Juan Román Riquelme y Javier Mascherano, y que como último representante tuvo al jugador más importante de la historia del club: Lionel Messi. Poseedor de récords que quizá sean imbatibles, en títulos (35), goles (672) y partidos (778).

La permeabilidad defensiva condiciona a Barcelona. Lentitud, espacios descubiertos, coberturas que no llegan a tiempo. Gerard Piqué recibe más de un señalamiento en una última línea que este domingo no tuvo a Ronald Araujo, el uruguayo que regresó de las eliminatorias con una molestia física.

Memphis Depay festeja su gol de penal, el segundo de Barcelona

Memphis Depay festeja su gol de penal, el segundo de Barcelona (Joan Monfort/)

Por cuarta vez en la temporada, Barcelona recibió un gol antes de que se cumplan los cuatro minutos. Ya la había pasado frente a Getafe, Granada y Benfica. Valencia no lo perdonó a los cuatro minutos, a la salida de un córner: el lateral Gayá empalmó un zurdazo que entró junto a un poste.

Gayá pone el 1-0 para Valencia

Desde el comienzo, el desarrollo fue de ida y vuelta. Circunstancia que favoreció a la velocidad de Ansu Fati, el juvenil que heredó la N° 10 de Lionel Messi. Decisión que, según comentan en el club catalán, asumió más como un desafío que como una presión aplastante. En su primer encuentro como titular de los tres que disputó en La Liga tras reponerse de una larga lesión, Ansu Fati marcó el empate a los 9 minutos. Fue en un movimiento y con una definición “a lo Messi”, en este caso con el perfil derecho que tiene el joven guineano. Recostado sobre la izquierda, Ansu Fati se apoyó en un Depay que hizo de pivote y cruzó un derechazo. Golazo y alivio en el Camp Nou.

Golazo de Ansu Fati: empata Barcelona

Como a Barcelona le costaba recuperar la pelota con una presión alta, Valencia volvió a inquietar con algunos avances. El encuentro era entretenido y ponía a prueba el 4-3-3 de Ronald Koeman, con la novedad de Sergiño Dest casi como un extremo derecho.

Depay, de penal

Las veloces combinaciones de Barcelona en ofensivas lo acercaron al segundo gol. Cuando Ansu Fati entraba para conectar un centro desde la izquierda, Gayá lo derribó. Penal que convirtió Depay con una potente ejecución de derecha. Fue el cuarto tanto (dos de penal) del neerlandés en La Liga. El primer tiempo reflejó una alta eficacia de Barcelona: sus dos remates que fueron al arco terminaron en goles.

El tono del encuentro no se modificó en el comienzo de la segunda etapa. Cillessen, arquero que fue suplente en Barcelona, tapó una definición de Ansu Fati y el poste salvó a Ter Stegen en un remate de Soler. Unos minutos más tarde, el alemán tapó con el brazo izquierdo como si fuera un arquero de handball un disparo de Guedes.

Lo más destacado de Barcelona 3 – Valencia 1

Dentro de un discurso cambiante, que osciló entre el pesimismo y el optimismo, Koeman expresó antes de enfrentar a Valencia que su equipo “está en condiciones luchar por el título”. Lo supedita a que Barcelona vaya recuperando los lesionados. Ya lo tiene a Fati y espera por Pedri, la otra perla de La Masía, a quien le acaban de renovar contrato con una cláusula de rescisión de 1150 millones de euros.

Cuando Barcelona pasaba algunos apuros, el discutido Coutinho resolvió un contraataque para el 3-1. Enseguida ingresó Agüero, a quien Koeman definió como “un jugador que le puede dar mucho al equipo”. El Kun ya es uno más para aportar en un Barcelona que necesita resurgir.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!