08/12/2021

Manzur pidió ver al director del Indec a semanas de las elecciones y en medio de los congelamientos de precios

El rumor que circuló por la mañana en los pasillos del Indec era que Marco Lavagna se reuniría con el ahora todopoderoso Roberto Feletti, un admirador de Guillermo Moreno. Dentro del organismo sonaron todas las alarmas. En enero de 2007, preocupados por la arremetida de la inflación en el gobierno de Néstor Kirchner, la intervención oficial del ex secretario de Comercio Interior cayó sobre el el Indec en un año marcado por las elecciones que terminaría ganando Cristina Kirchner.

Finalmente, no hubo encuentro con Feletti, pero sí una sugestiva reunión con el jefe de gabinete, Juan Manzur, en medio de una creciente inflación, luego de un congelamiento unilateral de precios de casi 1500 productos y camino a una elección clave para un gobierno cuyos funcionarios arrastran una historia de escasa transparencia estadística.

Hay un dato no menor en el horizonte: el 11 de noviembre, tres días antes de las elecciones legislativas, el Indec difundirá el índice de precios al consumidor (IPC) de octubre. En septiembre, la inflación se aceleró un punto -de 2,5% a 3,5%- y volvió a subir el nivel de 3% tras casi un año sin lograr estar por debajo de ese piso. Actualmente, todas las encuestas que leen el oficialismo y la oposición tienen a la suba de precios como el problema más acuciante para los votantes.

Según pudo saber LA NACION de fuentes oficiales, no habría habido presiones políticas para Lavagna frente a Manzur, pese al sugerente llamado. En la reunión con el jefe de Gabinete -en rigor, el jefe director de Lavagna es el ministro de Economía, Martín Guzmán- se repasaron las últimas estadísticas que produjo el organismo. También se habló de inflación, contaron, pese a que ese dato no monopolizó el encuentro. Se reconoció que es un número “de los más complicados” y se señaló que aún no hay información sobre el impacto que puede tener la lista de precios congelados por Feletti en el IPC.

Juan Manzur y Martín Guzmán

La semana pasada, dentro de Indec habían afirmado que se seguirán tomando “los precios en la calle” y no de una lista oficial. “Obviamente vamos a mirar las planillas, pero no lo tomamos como dato del IPC. Nosotros tomamos el precio en la góndola, en el supermercado. Sí podremos ver el grado de cumplimiento que hay de los precios máximos. Pero vale recordar que no necesariamente todos los productos congelados forman parte de la canasta básica que utiliza el IPC”, dijeron entonces ante la consulta realizada por este medio sobre la metodología que seguiría la dirección del organismo.

A fin de año pasado y principios del actual, Lavagna había sufrido algunas críticas de parte de algunos satélites ultracristinistas. Fue en esos meses cuando el IPC del organismo mostró las variaciones de precios más elevadas. “El Gobierno desconfía de Marco Lavagna por la medición de inflación del Indec”, fue el título el 26 de abril de este año de una nota de El Destape -un medio cercano al cristinismo y La Cámpora- dedicada al actual director del instituto.

“La idea es tener indicadores todo el tiempo para monitorear”, dijeron escuetos a este medio cerca del jefe de gabinete, Juan Manzur. No quisieron dar más detalles sobre la charla entre el tucumano y el economista.

“Nos llama poderosamente la atención que Lavagna tenga que ir a sentarse con el jefe de gabinete en momentos en que la inflación es un problema irresoluto para este Gobierno como lo fue para el anterior y que tenga que explicar cómo viene el relevamiento y el índice de octubre. Mantenemos la exigencia de independencia del poder político, de que el personal pase a planta permanente y de que los directores, incluido el nacional, sean elegidos por concursos”, dijo a LA NACION Raúl Llaneza, delegado de ATE en el Indec y uno de los hombres que encabezó la lucha contra Guillermo Moreno.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!