09/12/2021

Modo PSG: por qué a Lionel Messi le cuesta hacer goles en Francia y una frase que marca su nueva realidad

¿Es el principio del fin del Lionel Messi voraz y goleador que conocimos? ¿Por qué no convierte con tanta facilidad en la Liga de Francia? ¿Cuándo verán los fanáticos de PSG su mejor versión? Sin que la ansiedad gane la partida, esas son todas preguntas que se hace el planeta fútbol por estos días.

Los datos son elocuentes: en cuatro partidos de la Ligue 1 jugó 280 minutos y todavía no pudo marcar un gol. Fueron 24 minutos contra Reims, 76 minutos contra Lyon (el día que Pochettino lo reemplazó con el partido 1 a 1 y eso derivó en una polémica), y dos partidos completos contra Rennes y Marsella.

Si bien es cierto que, después de 17 años en Barcelona, salir de la zona de confort no es para nada sencillo, también es verdad que a los 34 años el crack rosarino comienza a sentir el rigor físico de un campeonato mucho más físico que el de La Liga. Y eso es algo que anticiparon los especialistas: en la última temporada del torneo en suelo galo hubo el triple de expulsiones por juego brusco que en España.

Los tres goles que lleva convertidos Messi en PSG fueron en la Champions League, contra rivales no franceses (Christophe Ena/)

A diferencia de lo que ocurría en Barcelona, en Francia los rivales no le temen. Todo lo contrario: hacen lo posible por incomodarlo, por evitar que juegue suelto. Por impedirle que remate al arco. Y la acumulación de estrellas que de manera desproporcionada sumó el conjunto parisino lo convirtió, también, en un equipo antipático para sus adversarios. Todos quieren hacer su mejor partido contra el PSG de Messi. Es el rival a vencer cada fin de semana.

La adaptación a una nueva liga y a nuevos compañeros también impacta en su rendimiento. El desgaste realizado durante el receso, donde se consagró campeón con la selección argentina en la Copa América, algún problema físico menor y la falta de tiempo y horas de entrenamiento, atentan contra el juego asociado al que Messi siempre estuvo acostumbrado. Pasó de jugar de memoria en un equipo catalán que se acomodaba a su ritmo a verse obligado a entrar en un sistema de juego diferente.

Sus dos viajes a Sudamérica por la clasificación para Qatar 2022 también le hicieron perder partidos y es difícil tomar ritmo. En un par de semanas, su andar volverá a interrumpirse por otra ventana internacional. Messi llegó tarde al equipo, se perdió los tres primeros partidos de la Ligue 1 mientras hacía la pretemporada. Luego se perdió otros dos por las eliminatorias y uno más por una lesión.

Francisco le agradeció a Messi la camiseta que le regaló: “Nunca se te subieron los humos”

También es verdad que sus explosivos arranques de juventud le están dejando paso a esta nueva versión. Hoy, en el campo de juego del PSG y de la selección argentina, se ve a un Lionel Messi que dosifica mucho mejor sus energías. Más cerebral, más pensante y parado más de armador de juego y lanzador, y no de punta o goleador. Ese espacio lo ocupa Kylian Mbappé, y está bien que eso suceda. No es grave ni preocupante. Solo una manera de potenciar las fortalezas de cada elemento del equipo.

La sociedad Messi-Mbappé puede ser letal, pero aun le falta tiempo de trabajo juntos

La sociedad Messi-Mbappé puede ser letal, pero aun le falta tiempo de trabajo juntos (NurPhoto/)

Lo que sí falta aceitar es precisamente esa sociedad. En más de una ocasión, el joven francés debe aminorar su marcha para esperar a Messi. Nada que el tiempo de entrenamiento y de partidos juntos no pueda resolver, para beneficio de PSG, pero por ahora la puesta a punto no se alcanzó.

No es casualidad entonces que los tres goles que lleva marcados Messi desde que cambió de camiseta hayan sido en la Champions League. Allí, el estilo de arbitraje es diferente, y los rivales fueron de otros países. Con una marca diferente y no tan física, y un evidente respeto por el mejor futbolista del planeta.

Su mejor versión, en la Champions

Esta nueva versión de Messi no es algo que pase inadvertido. El francés Thierry Henry, excompañero en Barcelona, se refirió a la forma en la que lo está haciendo jugar el técnico Mauricio Pochettino y comentó: “Sufro por Messi”.

El exdelantero galo habló en Prime Video. “Messi está aislado y no toca demasiado el balón. No diría que está triste, pero le veo aislado. Yo lo prefiero en el centro del ataque -analizó-. No creo que pueda marcar diferencias desde la derecha. Yo la estoy pasando mal por él. En el centro puede dar ritmo. Hay que encontrar alguna solución para que ellos (Messi, Mbappé y Neymar) puedan jugar juntos. No tengo los datos exactos a nivel táctico, pero creo que tiene menos impacto. Participa con poca frecuencia”.

Messi se saluda con Henry tras su gol

Henry compartió plantel de Barcelona con Messi y se mostró preocupado por esta nueva versión de La Pulga

Acerca del rol del crack rosarino, Henry consideró que el Paris Saint-Germain sigue jugando para Mbappé, la gran estrella del líder de la Ligue 1. “Messi no habla demasiado. Lo hace con el balón”, destacó.

“Pensé que era una broma”. La divertida manera en la que Mauricio Pochettino se enteró de que Lionel Messi podía llegar al PSG

Por último, analizó al equipo en general. “Por el momento, el equipo es de Kylian. Es él quien hace brillar al PSG. La pelota busca más a Kylian que a Leo. Y si hay más de un conductor, el equipo no puede jugar y tocar al unísono. En este equipo hay demasiados conductores y no juegan todos al mismo ritmo”.

Lionel Messi está acostumbrado a meter más de 40 goles por temporada. En los últimos 13 años sólo en una no llegó a ese registro, y se dio en contextos inéditos por la interrupción por la pandemia, la 2019/20, en la que hizo 33. Pero al mismo tiempo fue la temporada con menos partidos jugados (46) en los últimos 15 años. De hecho, sólo jugó dos partidos con la selección (y marcó dos goles), cuando habitualmente juega más de 10.

En los últimos 13 años, y con la excepción de la inusual 20-21 por la pandemia, Messi marcó siempre más de 40 goles por temporada; en la 21-22 lleva anotados 7.

En los últimos 13 años, y con la excepción de la inusual 20-21 por la pandemia, Messi marcó siempre más de 40 goles por temporada; en la 21-22 lleva anotados 7. (BSR Agency/)

Cerca de llegar al mes de noviembre, Messi lleva apenas 7 goles en lo que va de la temporada 21/22 (3 en PSG y los otros 4 en la selección argentina). Números muy bajos en relación con sus propios registros históricos.

La adaptación a su nuevo equipo, con otros compañeros y rodeado de mega estrellas comenzó más lenta de lo esperado. También es claro que su gran objetivo es intentar ganar la Champions League y llegar óptimo al Mundial Qatar 2022, el que probablemente sea su último torneo con la selección.

Mientras tanto, Messi, sus compañeros y los hinchas deberán acostumbrarse a esta nueva versión del crack. No tan cerca del gol, sino más cerebral y como pieza clave en la generación de juego. Pero fundamentalmente, en busca de un lugar en el equipo que todavía no está muy claro.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!