06/12/2021

Las lluvias llegaron a algunas regiones y hay expectativa por su continuidad

En medio de la fuerte necesidad de reponer humedad en los suelos para continuar con la campaña agrícola 2021/2022, el fin de semana comenzaron a registrarse precipitaciones sobre la región central del país. El centro oeste bonaerense y La Pampa fueron algunas de las regiones que recibieron precipitaciones, aunque de manera dispar. Hubo de 10 a 50 mm, con lugares puntuales que superaron esa marca en la provincia de Buenos Aires (Urdampilleta, con 105 mm). También las lluvias avanzaron en zonas de Córdoba y Santa Fe, con marcas de 30 mm por ejemplo en la localidad cordobesa de Marcos Juárez y 52 mm, 73 mm y 110 mm en las santafesinas Teodelina, Santa Isabel y María Teresa, entre otros registros.

“Hay que aprovechar toda la humedad que haya”, señaló Leonardo De Benedictis, meteorólogo, sobre el desarrollo de las lluvias. Más allá de las zonas ya alcanzadas, el experto indicó que en el NEA, que también aguarda precipitaciones, hasta el momento no se produjeron.

Estas lluvias permiten pensar en una continuidad de la siembra de granos gruesos, esto es soja y maíz, en un momento donde crecía el temor a un freno por la escasa humedad. Las precipitaciones pueden ayudar también al trigo en las regiones donde todavía está en desarrollo y se va acercando a la definición de rendimiento.

Vale recordar que, según el último informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, hasta la semana pasada la siembra de soja cubría el 4,6% de una superficie proyectada de 16,5 millones de hectáreas. En tanto, en maíz ya se implantó el 27,6% de una proyección de 7,1 millones de hectáreas para grano comercial, según la entidad.

Faltó agua para las vacas y encontró una “catástrofe”

José Luis Stella, climatólogo del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), explicó que en la región pampeana, es decir Córdoba, Buenos Aires, el sur de Santa Fe, Entre Ríos y La Pampa, en términos generales la situación “estuvo mejor” comparada a 2020.

Registros de las últimas lluvias

Sin embargo, en octubre el panorama cambió y se complicó. “En octubre, siendo que suele ser un mes muy lluvioso, llovió poco y nada, y esto complicó mucho la zona del sudoeste de Buenos Aires. Además, se sumaron las altísimas temperaturas de esta semana (por la semana anterior)”.

En este contexto, Juan Pablo Ioele, coordinador de la Plataforma de Innovación Territorial Este de Córdoba del INTA, señaló que el sudeste provincial viene de un invierno seco y que el maíz de primera se terminó de sembrar, pero “no en las mejores condiciones”.

“Con la lluvia de 30 milímetros del 2 septiembre pasado sembramos una parte del maíz”, recordó. Luego se pudo seguir con otras precipitaciones.

Para Ioele, las precipitaciones fueron “justas”. En ese sentido, agregó: “No tenemos el perfil lleno, se nos está secando arriba”.

El técnico indicó que ahora se espera el milimetraje final de las precipitaciones que se están registrando en la zona. “Dependemos mucho de eso para darle continuidad a la siembra de soja”, dijo.

Lo que viene

Para Stella, “las noticias no son tan buenas” de cara a los próximos meses porque es inminente otro fenómeno de la Niña.

“Lamentablemente, en los próximos meses va a impactar en forma negativa con falta de precipitaciones y, quizá, temperaturas más altas”, indicó.

Detalló que, en lo que respecta a toda la zona central del país, de acuerdo al pronóstico trimestral hay más probabilidades de que las precipitaciones sean inferiores a las normales. “Hasta el mes pasado, (por septiembre) la situación en la franja central venía siendo dentro de todo mejor que la del año pasado, pero lo que viene no seguirá esa línea”, dijo.

Sobre el fin de la semana pasada, en un informe la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) alertó que la Niña aumentó su intensidad.

“El forzante Niña (produce lluvias por debajo de lo normal) ya está instalado y lentamente está aumentando su intensidad y su efecto negativo sobre la oferta de agua. Esto ya se refleja en la dinámica de las precipitaciones: solo se producen por la interacción entre el aire cálido y húmedo proveniente del noreste y el ingreso de frentes fríos desde el sur argentino”, explicó José Luis Aiello, doctor en Ciencias Atmosféricas en el reporte de la BCR.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!