06/12/2021

Bomba demográfica: se desploma la tasa de crecimiento poblacional en China

PEKÍN.- La población de China registró en los últimos diez años el crecimiento más débil desde la década de 1960 a medida que disminuyen los nacimientos, lo que sembró dudas sobre la capacidad de Pekín para impulsar su economía mientras sucumbe en tendencias de envejecimiento que afectan a otras naciones desarrolladas como Japón.

La tasa de crecimiento demográfico del país más poblado del mundo, con 1411 millones de habitantes a fines del año pasado, se está acercando a cero, lo que genera inquietud porque China tiene cada vez más jubilados que trabajadores activos.

Israel, sin tregua: un misil cada tres minutos en un país que no da respiro

Los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas mostraron que en comparación con el recuento de 2010, la población aumentó un 5,38% en 10 años, o sea 0,53% en promedio por año. Es la progresión más baja en décadas y podría llevarla a perder el trono del país con la mayor población mundial.

Pronto podría ser superada por la India, cuya población crece a una media de 1% anual, según un informe publicado el año pasado por Nueva Delhi. El país debería contar en 2020 con 1380 millones de habitantes.

Ante la prensa, el portavoz de la Oficina Nacional de Estadísticas, Ning Jizhe, confirmó hoy que se acercaba el “pico” – que inicialmente se esperaba en 2027- pero no adelantó una fecha. La población total debería ser superior a los 1400 millones “durante un cierto tiempo”, se limitó a decir.

Los datos alarman a las autoridades ya que la segunda economía más grande del mundo podría estar en un declive irreversible de población sin haber acumulado primero la riqueza familiar de las naciones del G7.

La caída de la natalidad se debe a varios factores: la fecundidad tardía por mujeres que priorizan una carrera antes de formar familia, la disminución del número de casamientos, y los crecientes costos de vida en las ciudades.

Las estadísticas arrojan que la tasa de fertilidad llegó a 1,3 hijos por mujer solo en el 2020, número que se esperaba que alcance alrededor de 1,8.

Reapareció la Reina: sin barbijo y con distancia, Isabel volvió al Parlamento

“Tener un hijo es un golpe devastador para el desarrollo profesional de las mujeres de mi edad”, dijo Annie Zhang, una profesional de seguros de 26 años de Shanghai que se casó en abril del año pasado.

“En segundo lugar, el costo de criar a un niño es indignante (en Shanghai)”, dijo, en comentarios hechos antes de que se publicara el censo de 2020. “Te despides de la libertad inmediatamente después de dar a luz”.

Un anciano y una mujer son empujados en sillas de ruedas a lo largo de una calle en Beijing. (Agencia AFP/)

A estas razones se suma la política del hijo único que se introdujo a fines de la década de 1970 y que disminuyó el crecimiento demográfico desde entonces. Esta política, impuesta inicialmente para detener una explosión demográfica, se flexibilizó en 2016 y extendió el límite a dos hijos. Pero este reemplazo no logró impulsar la natalidad, lo que recibió varias críticas que exigieron generar políticas de incentivo para que las familias tengan más hijos.

Con la llegada del coronavirus el año pasado, el número de nacimientos cayó a 12 millones, contra 14,65 millones en 2019, año en que la tasa de natalidad (10,48 por 1000) ya estaba en el nivel más bajo desde que se fundó la China comunista en 1949.

Horror: una joven modelo de Yemen fue secuestrada y será sometida a una prueba de virginidad

La epidemia “ha aumentado la incertidumbre de la vida cotidiana y la preocupación ante el nacimiento de un hijo”, reconoció Ning.

Los demógrafos advierten al país que con un envejecimiento sustancial de la población ya a la vista podría sucederle lo mismo que a Japón y Corea del Sur, que registran un exceso de ancianos en comparación con la población joven y activa.

Un miembro del personal médico atiende a un bebé en un hospital al suroeste de China

Un miembro del personal médico atiende a un bebé en un hospital al suroeste de China (Agencia AFP/)

Estas tendencias incentivarían el argumento de algunos legisladores que proponen aumentar progresivamente la edad de jubilación del país durante los próximos cinco años.

Los ciudadanos de 65 años o más representaban el 13,5% de la población en 2020, mostraron los datos, mucho más que el 8,87% registrado en 2010.

Por el contrario, la población en edad de trabajar (15 a 59 años) solo representa el 63,35% del total.

Agencia AFP y Reuters

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!