09/12/2021

River campeón: por qué es un título especial y simbólico para Marcelo Gallardo, el DT que quedó a una estrella del récord de Labruna

“¿Si no nos queremos con la Superliga? Ya nos vamos a amar. En algún momento nos vamos a amar. Estamos medio desencontrados nomás. Tuvimos un amor muy fuerte y nos cuesta desprendernos de eso todavía. Pero ya nos vamos a dar una posibilidad”. El 23 de enero de 2019, tras perder 2-1 con Unión en el Monumental en un duelo postergado por la final superclásica en la que conquistó la Copa Libertadores 2018, Marcelo Gallardo sentenció una frase para el recuerdo. Su exitoso proceso de más de siete años en River tenía quizás una sola cuenta pendiente: conquistar el título local. Y su declaración fue un presagio. Porque, a pesar de los desencuentros, el capítulo del amor en esta historia llegó. Con un tintero que todavía parece tener mucha tinta para seguir escribiendo páginas doradas, hoy Núñez se enarbola bajo la eterna bandera del Muñeco para festejar un título local después de siete años. Deuda saldada. Una vez más.

Si quedaba algún pagaré por levantar, Gallardo se encargó de hacerlo. Otra vez. Todo comenzó en 2014 antes de las semifinales de la Copa Sudamericana frente a Boca. Matías Patanian, exvicepresidente y actual candidato del oficialismo en las elecciones, le recordó al Muñeco una vieja frase que el expresidente Hugo Santilli había utilizado tras la vuelta olímpica que dio el Millonario en la Bombonera en 1986. “Saldamos un pagaré”, dijo Santilli, tomándose una pequeña revancha del festejo de Boca campeón en el Monumental en 1969.

Así, Patanian sentía que era un pagaré poder vencer al máximo rival en una instancia decisiva internacional. Como lo logró, volvió a hacer lo mismo en el superclásico de los octavos de final y en los cuartos de final contra Cruzeiro de la Copa Libertadores 2015. Y los festejos se repitieron.

El festejo de Gallardo con los hijos

“Como dice un amigo, hemos saldado otro pagaré. No sé si queda alguno. Pero los hemos ido saldando a todos durante estos últimos años”, sentenció luego Gallardo tras conquistar la final de la Supercopa Argentina 2017 en marzo de 2018 en Mendoza al ganarle 2-0 a Boca en la primera final superclásica tras 42 años. Después, repitió festejo en la Libertadores y hoy puede ver cómo se amplía su glorioso palmarés.

Con la ansiada Liga Profesional que terminó llegando un 25 de noviembre de 2021 en el Monumental ante 72 mil espectadores, ya cuenta con trece coronas. Un proceso exitoso, serio y a largo plazo que no parece tener fecha de vencimiento. Aunque todavía no hizo un anuncio oficial sobre su contrato que vence el 31 de diciembre, nadie se atreve a decir que la de anoche fue la última función.

Marcelo Gallardo y el festejo con la Copa del Torneo 2021 (ALEJANDRO PAGNI/)

Su decimotercer título en el club lo confirma como el entrenador más exitoso de la historia y lo deja a una sola conquista del récord de Ángel Labruna, quien suma 22 laureles entre su etapa de jugador (16) y DT (6). El Muñeco ya tiene seis conquistas locales y siete internacionales: en su vitrina aparecen tres Copas Argentinas (2016, 2017 y 2019), tres Recopas (2015, 2016 y 2019), dos Copas Libertadores (2015 y 2018), dos Supercopas Argentina (2017 y 2019), una Copa Sudamericana (2014), una Suruga Bank (2015) y la reciente Liga Profesional (2021). Sumando su etapa de jugador, en la que logró seis títulos locales, la Libertadores 1996 y la Supercopa 1997, alcanza los 21 trofeos.

Quizás, en la recapitulación, este sea uno de los títulos más reconfortantes para el entrenador. No solo por todas las dificultades que tuvo que sortear a lo largo de la Liga entre los 30 lesionados en el semestre, las tres fechas FIFA que diezmaron su equipo, los cachetazos que recibió de Boca en la Copa Argentina y de Atlético Mineiro en la Copa Libertadores, las ventas o salidas de jugadores fundamentales como Ignacio Fernández, Rafael Borré y Gonzalo Montiel y el escaso tiempo en el calendario para reconfigurar su fútbol, sino también por la cantidad de futbolistas de la casa que vio surgir, crecer y consolidar en la primera. Todo un logro para el gran cerebro del proyecto infanto-juvenil que desde 2016 sigue los pasos del DT.

Julián Álvarez es la máxima expresión en su sueño de tener un plantel conformado por 50% de jugadores nacidos en la cantera. Pero detrás suyo también aparecen David Martínez (23), Benjamín Rollheiser (21), Enzo Fernández (20), Felipe Peña (20) y Santiago Simón (19) como apariciones cruciales de un equipo que se renovó y resurgió de los golpes.

Gallardo logró transformar el dolor en alimento de motivación para empezar a crecer. Tan es así que su equipo no volvió a perder después del 3-0 en Brasil que lo dejó afuera de la Copa y realizó un cambio abismal en su confianza y su temple.

River vs Racing. 25-11-21

River vs Racing. 25-11-21 (LA NACION/Mauro Alfieri/)

El DT pudo reconfigurar las piezas, mantuvo una base de juego pese a los cambios de esquemas (4-3-2-1, 4-2-3-1, 4-1-3-2 y 4-4-2, los más usuales en el actual invicto de 17 partidos), potenció niveles individuales que venían bajos como Milton Casco, Robert Rojas, Agustín Palavecino, Bruno Zuculini y Jorge Carrascal y volvió a afianzar esa idea de juego indeleble con características que resisten al paso del tiempo: tenencia, agresividad, dinámica, intensidad, presión alta, vehemencia, conexiones directas y una marcada voracidad por el arco rival. Fútbol asociado en velocidad para ser el máximo goleador del torneo y el que menos goles recibió.

Mientras su futuro todavía es una incógnita, y en Núñez tanto la dirigencia como los hinchas sostienen el deseo y la esperanza de la continuidad, para Gallardo llegó el momento de festejar. Y es una celebración con un fuerte alivio incluido. Porque el 2021 fue un año con muchísimos dolores de cabezas y obstáculos a sortear y lo puede terminar como más deseaba: en su casa, con su gente y con un título más. Ahora, le quedan tres fechas para cerrar el torneo y el Trofeo de Campeones con Colón, que se jugará el 17 diciembre en Santiago del Estero. Ese será el último partido del año.

“Cuando termine la participación nuestra en el torneo lo evaluaré y comunicaré mi decisión. Queremos ganar la liga. Estamos en un proceso optimista y el enfoque está ahí, después todo lo que se imaginan que pueda llegar a pasar se verá al finalizar la temporada”, sentenció el Muñeco hace días en conferencia de prensa. La Liga la ganó. Ahora, el triunfo que quieren celebrar los hinchas de River es su continuidad. La decisión únicamente está en su cabeza.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!