19/05/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Barbi Recanati: “No sé cómo sería el efecto mariposa del rock argentino sin las pioneras”

Barbi Recanati vuelve a Córdoba para cerrar el Festival GRL PWR y compartir escenario con She Devils y Lucy Patané, entre otras.

Algo curioso ocurre cuando a Barbi se le consulta por esta fecha cordobesa. Lo primero que dice es que admira profundamente a Patricia Pietrafesa, la vocalista de She Devils. Y agrega que esa banda significó en su adolescencia un faro en medio de oscuridad, algo fundamental en su vida.

“La primera vez que me hice fan de una banda local y soñé con tocar con ellas fueron las She Devils. Tengo el recuerdo de tocar con ellas hace como 20 años y lo que yo sentí en ese momento no lo volví a sentir nunca más en mi vida”, arranca diciendo.

Y agrega: “Después me pasaron cosas enormes, como abrir para The Cure en River, grabar un disco afuera o viajar, girar y hacer mis propios recitales con mucha más gente, pero mi alegría nunca se comparó como aquel día que toqué con ella por primera vez”.

La alegría es triple: volver a Córdoba, tocar con She Devils y cerrar el GRL PWR, un festival que la compositora estima, como muchas otras músicas de su generación.

Recordando aquellos festivales en los que no había nada de perspectiva de género, Recanati advierte: “Me tocó vivir situaciones de festivales, de crecimiento en la escena musical que fueron con mucho dolor, con mucha humillación, viviendo cosas que por supuesto yo no elegía vivir, sino que era ‘lo que había que hacer’”.

Y remata: “Hoy creo que se puede elegir mucho más. Se puede elegir un festival al punto de tocar con bandas que son pares o son amigas. ¡Eso ya es un montón! Compartir camarines y escenario con bandas con las que querés tocar ya es algo gigante”.

Cuando sale el nombre de Lucy Patané, entonces la charla vuelve sobre la obra de Pietrafesa, figura central del underground cultural de los ‘80 y los ‘90, y pionera del punk rock femenino.

Recanati cuenta una anécdota curiosa: “Cuando fue la pandemia, hubo un momento en el que hacíamos microconciertos por internet desde las casas. Me acuerdo de que me tocó hacer uno para Casa Brandon e hice un cover de She Devils. Me acuerdo de que Lucy Patané me escribió y me dijo: ‘¡Podés creer que acabo de hacer esa misma canción en un vivo!’. En la misma semana, las dos hicimos una transmisión online y cantamos la misma canción. Así se resume que nos une el amor por She Devils”.

Advierte que parte de esa admiración tenía que ver con que ellas eran mujeres frente a una banda poblada de representaciones masculinas.

“Cuando las vi por primera vez me morí, me hipnoticé (…) había algo en la forma en la que se paraban arriba del escenario o en sus letras que no era igual que una banda de pibes. Era la única banda que yo recuerdo en la que se veía entre el público que ya había bocha de pibas”, completa.

Una mostra del rock

Las casualidades siguen porque Barbi acaba de tocar en Quilmes Rock, pero antes viajó a Madrid para presentar la edición española de Mostras del Rock, libro editado en Argentina a través de Futurock y en Europa a través de Sigilo.

“Casualmente, a ese libro yo se lo dedico a Patricia Pietrafesa. La historia es para ella, la importancia del reconocimiento se da en cosas como estas”, dice Barbi para retomar el tema.

Mostras del Rock es una especie de reivindicación necesaria hacia todas aquellas músicas norteamericanas del siglo 20 que no tuvieron su correspondiente visibilidad en la historia de la industria.

La vida de Mamie Smith, la primera persona en grabar un disco de blues, desencadenó su curiosidad y también la indignación de Barbi por lo silenciada que estuvo siempre la mujer en la música. El cómic de Smith abre el libro y su carrera fue la que de alguna manera selló el camino para muchas de las que vinieron después.

La publicación se agotó en España a los siete días y, según cuenta Recanati, se quedaron sin ejemplares hasta para hacer prensa. Inmediatamente, comenzaron a imprimir una segunda tirada que saldrá en los próximos días. Lo mismo ocurre en Argentina, donde el libro volverá a editarse próximamente.

Además, Mostras del Rock verá en julio la luz también en México, país rockero por excelencia que, seguramente, lo recibirá muy bien.

A la posibilidad de hacer un segundo tomo del libro, la compositora responde: “Hay posibilidades de continuarlo porque las historias son infinitas, pero creo que al libro todavía le quedan un montón de lugares a donde llegar. En un futuro, quién sabe”.

Cuando el tema se posa en el ámbito local y en las compositoras e intérpretes que no tienen en cuenta quienes relatan la historia oficial del “rock nacional”, ella es contundente: “Lo cruel del rock argentino es que la mayoría de las músicas que tuvieron su lugar fueron invisibilizadas y no llegaron a dejar después una huella en la historia. No sé cómo sería el efecto mariposa del rock argentino si eliminás a ciertas pioneras”.

Recanati, una referente

En entrevistas pasadas con este medio, la rockera supo decir que no le divierte que la tomen como referente de las mujeres de su generación, pero es imposible no etiquetarla con ese rótulo.

No sólo su libro revivió la discusión sobre quiénes son las figuras a las que la industria entroniza, sino que con su sello Goza Récords (hecho en conjunto con Futurock) Recanati abrió la puerta de la escena a muchas mujeres, travestis, trans y otras disidencias.

Bajo ese sello se han editado materiales como Pajuerana, de Chocolate Remix, Tiempo Depositado, de Carolina Conzonno, o los singles de las bandas Rebelión en la Zanja o Luz Pereyra.

“Goza está cien por cien enfocado en distribución digital y producción de los lanzamientos. Hay meses en los que sale una propuesta por semana y otros meses en los que está más tranqui”, dice, y agrega que es “impresionante ver la cantidad de artistas mujeres lesbianas travestis trans lanzando material todo el tiempo”.

Barbi sigue a cargo del sello y la acompaña Marta Romero, que trabaja exclusivamente para ese proyecto. “Entre las dos, tratamos de hacerlo de una manera muy casera, son como sweaters que tejemos con agujitas en un sillón”, dice sobre la manera “casera” en la que graban e impulsan a otras artistas.

Lo que pasa luego con esos materiales depende de otras variables que se conjugan en el universo. Por ejemplo, a las Tranki Punki les significó –según ellas mismas contaron a VOS– un salto a la profesionalización.

Barbi lo explica: “Es que a veces pasan cosas en momentos indicados o se aprovechan más algunas herramientas. Pero es cien por ciento el camino individual de cada banda”.

Por otro lado, en el estudio de Recanati se ha grabado uno de los discos que seguramente quedará entre los mejores del año: Mojigata, de Marilina Bertoldi.

Le compositora santafesina no es solo su amiga, sino que desde hace un tiempo es integrante de su banda y la acompaña en sus giras cuando puede.

“Maru está tocando el bajo conmigo hace como tres años. La idea era que iba a tocar un par de veces o cuando ella pudiera, pero la verdad es que está remanija y hubo uno solo en el que no estuvo”, dice. Y cuenta que su amiga incluso llegó a correr de un show a otro en un festival para poder acompañarla.

Sobre qué opina sobre Mojigata, Recanati cuenta que vivió todo el proceso de cerca porque el papá de su hijo fue ingeniero de sonido en el álbum y toca con ambas.

“Cada paso a paso lo vivimos en familia. Fue un disco refamiliero y estábamos alrededor suyo escuchando lo que ella iba haciendo. Es muy divertido verla en el proceso porque cambia muchísimo las canciones cuando ya están terminadas (…) Se toma el tiempo que se toma y eso está bárbaro. Es un espanto los tiempos que se toman hoy los artistas dentro de la industria musical”, asegura.

Y luego remata diciendo que el disco es hermoso, que es para el rock actual “como una mantita en los hombros en pleno invierno”.

La maternidad en comunidad

Para cerrar la charla, es interesante preguntarle por su maternidad y por cómo logra combinar todas las agendas: la suya, la del papá de su hijo y las del resto de la tribu que la acompaña para maternar.

“Los primeros dos o tres años, empezás a hacer malabares y adaptarte. Pero después se transforma en algo tan natural como caminar con las dos piernas”, dice con humor.

Y reconoce que para que eso suceda necesita el apoyo de todo su entorno: “Necesito de amigas, amigos, del papá de mi hijo, que es mi socio en todo y somos un reequipo. Pasa lo mismo con mi novia, con mi mamá. Hay mucha tribu que acompaña”.

Para ir al Festival GRL PWR

Actuarán She Devils, Lucy Patané, The Colorated, Gaba, DJ Marti Muerte y DJ Flor Aquin. Estará presente la feria artrash y habrá una instalación de Transgredete.

Sábado 14 de mayo en Club Paraguay (Marcelo T. de Alvear 651), desde las 18. Entradas $ 1.800 en AlPogo.com

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!