21/05/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Inflación y menos dólares: el duro semestre que enfrentará el Gobierno en medio de la interna

La inflación bajó unas décimas (de 6,7 a 6), pero no festejemos a cuenta. No hay motivos para pensar que se inició un descenso continuo.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, asegura que la inflación comenzó un camino descendente y que el número de mayo estará más cerca del 4 por ciento. Es cuestión de tener fe o proclamarse ateo.

Leé también: Con el 6% de abril, la inflación sumó 58% en 12 meses, la cifra más alta en 30 años

Veamos datos concretos:

  • La inflación de alimentos alcanzó 5,9 por ciento, a pesar de todos los controles de precios del secretario de Comercio, Roberto Feletti.
  • Feletti además dejo trascender que autorizará más aumentos para Precios Cuidados: ante los faltantes en las góndolas y el bajo rendimiento del programa, autorizará más aumentos a cambio de más abastecimiento.
  • En 2021 la alta inflación tuvo el impacto del IFE de 2020. El Plan Platita de las elecciones de 2021 está impactando en los números actuales. Y, ahora, el Gobierno comienza a inyectar 200.000 millones de pesos para el nuevo IFE que pagará a 13,6 millones de trabajadores informales y jubilados. Dinero que irá directamente al consumo y a los precios.
  • La inflación de alimentos no fue la peor. Arriba quedaron los índices de aumentos de indumentaria (9,9 por ciento), restaurantes, hoteles y salud. Se necesitaría un descenso muy marcado de todos esos rubros para que empujen el número a la baja. Cualquiera puede imaginarse que en junio, por motivos estacionales, la hotelería no debería tener tanto impacto, pero las prepagas ya aumentaron en mayo y tienen aumentos autorizados para junio y julio.
  • Este mes ya aumentaron expensas, combustibles, servicio doméstico y colegios privados, entre otros. Tendrán un impacto en el índice que se conocerá en junio y ya fue autorizado que varios de esos rubros tengan nuevas subas en los dos próximos meses (servicio doméstico, por ejemplo).
  • Hace una semana los combustibles aumentaron entre 9 y 11 por ciento, según cada petrolera, pero ayer Sergio Affronti, CEO de YPF, explicó que los precios siguen atrasados 25 por ciento. Es previsible que vengan nuevas correcciones.
  • En la segunda parte del año la liquidación de la cosecha comienza a disminuir y el Gobierno acepta que comenzará a escasear la afluencia de dólares. Con todo lo que eso implica para restringir aún más las importaciones. ¿Menos dólares y menos importaciones no harán acaso aumentar la presión sobre precios e inflación?
  • Hasta ahora el Gobierno había demorado el aumento de tarifas. Pero este jueves finalizaron las audiencias y por más que los incrementos no se apliquen en junio, inexorablemente llegarán en dos meses.
  • Los dólares oficiales mayorista y minorista seguirán ajustándose. Por más que corran a un ritmo menor a la inflación, también repercutirán en precios.

Leé también: En los barrios populares los alimentos subieron 25% en 4 meses y crece el consumo de harinas

Ese es el escenario más favorable y racionalmente preciso.

Es cierto que el acuerdo con el FMI prevé reducir el déficit y la emisión monetaria, dos de las causas centrales de la inflación. Pero, los aumentos siguen vivos.

Además, hay que sumarle la incertidumbre política, es decir, la pelea o debate entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner y el impacto que eso pueda tener en la gestión política y económica.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!