20/05/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Un tribunal británico dictaminó que decirle “calvo” a un hombre es equiparable al acoso sexual

Un tribunal laboral de Gran Bretaña dictaminó que decirle “calvo” a un hombre es equiparable al acoso sexual. El argumento que dieron los jueces es que la pérdida de cabello es más frecuente en hombres que en mujeres y utilizar ese término es discriminatorio.

El hecho ocurrió en la ciudad británica de West Yorkshire, donde el electricista Tony Finn llevó a juicio a la empresa British Bung Company, para la que trabajó durante 24 años, y que lo despidió en mayo del año pasado.

Leé también:

El fallo del tribunal y una comparación con el acoso hacia la mujer

Como parte de su fallo, el tribunal planteó un caso judicial anterior en el que se descubrió que un hombre había acosado sexualmente a una mujer al comentar sobre el tamaño de sus senos para refutar el punto de la empresa. “Es mucho más probable que la persona que recibe un comentario como el que se hizo en ese caso sea una mujer”, dijo el juez.

Los jueces le dieron la razón al abogado de la empresa en que “tanto los hombres como las mujeres pueden ser calvos”, pero respondieron: “Como los tres miembros del tribunal garantizarán, la calvicie es mucho más frecuente en los hombres que en las mujeres. Encontramos que está inherentemente relacionado con el sexo”.

“Es mucho más probable que la persona que recibe un comentario como el del señor King sea un hombre”, agregaron en el fallo y dictaminaron que comentar sobre la calvicie de un hombre en el lugar de trabajo es equivalente a comentar sobre el tamaño de los senos de una mujer.

Para los jueces, King hizo el comentario con el fin de lastimar a la víctima al comentar sobre su apariencia, que a menudo se encuentra entre los hombres.

Leé también: Video: un alumno criticó la forma de dar clases de un profesor y se agarraron a trompadas

“Por lo tanto, el tribunal determina que al referirse al demandante como un ‘bald cunt’, la conducta del señor King no fue deseada, fue una violación de la dignidad del demandante, creó un ambiente intimidatorio para él, se hizo con ese propósito y se relacionó con el sexo del reclamante”, cierra el fallo.

Finalmente, los jueces dictaminaron que Tony Finn deberá ser compensado por la empresa British Bung Company, aunque aún no determinaron la fecha en la que deberán pagarle.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!