25/05/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Ajustes, relato y humor social

Finalmente, el ministro Martín Guzmán ha decidido abordar una cuestión decisiva. Dijo: “Uno se pregunta en qué país del mundo ha funcionado, para encauzar un sendero de desarrollo con inclusión social, tener subsidios energéticos por tres o cuatro puntos del producto”. De todos modos, su mora resulta poco justificable para quien cuenta con estudios en el exterior y el soporte teórico de un premio Nobel de Economía.

¿Cayó en la cuenta en estos días o el ministro supo siempre que el camino de los subsidios sin límite endereza al país hacia un callejón sin salida?

Lo cierto es que recién ahora, con el agua al cuello, cuando el peso de los subsidios resulta abrumador e insoportable, el Gobierno comienza a enfrentar por primera vez uno de los conceptos más básicos y rudimentarios del peronismo.

Alberto Fernández ha terminado por aceptar que la abolición del mercado como elemento decisivo en la fijación de los precios de la energía y los combustibles lleva a una catástrofe inevitable. Ha anunciado, incluso, que todo funcionario que resista los aumentos será desplazado.

Baglini tenía razón

La oposición es el lugar más confortable de la política. Desde allí uno puede indignarse, arengar, señalar errores, quejarse y, sobre todo, prometer un futuro venturoso. Aunque pueda resultar claro que se trata de fantasías desopilantes, siempre habrá millones de esperanzados que atrapan al vuelo las promesas de buenaventura, por ridículas que sean. Ya nadie recuerda, por ejemplo, la estrafalaria idea de aumentar a los jubilados rebajando las tasas que se pagan por las leliqs, realizada por Alberto Fernández en campaña electoral.

La reducción de subsidios que ahora se enfrenta es un paso hacia la racionalidad económica, pero, a la vez, es una medida completamente impopular que –por el aumento de los precios de los bienes y los servicios subsidiados– impactará en la inflación y será rechazada por amplias franjas de consumidores, es decir, de votantes.

Por eso, la vicepresidenta toma distancia. Para ella, gobernar es subsidiar; dar malas noticias no forma parte de sus planes. Y si no hay recursos, pueden crearse nuevos impuestos para obtener más dinero de los ricos, que son los responsables de todas las crisis. O bien, emitir. Porque la emisión no trae consecuencias negativas, según le sopla al oído Axel Kicillof, enamorado de las ideas que J. M. Keynes pensó para un mundo sumido en la depresión.

Cristina Kirchner se opone a los ajustes de su propia coalición de gobierno.

Cristina tiene razón cuando piensa que el humor social empeorará en lo inmediato si el Presidente continúa achicando los subsidios. Pero ¿cuál es su propuesta? Dejar todo como está con la alta inflación interna, no podrá sino agravar todo y hará cada vez más difícil realizar las correcciones necesarias. Semejante idea ratifica la validez del Teorema de Baglini acerca de la irresponsabilidad de quienes están lejos de ejercer el gobierno.

La épica antes que todo

La búsqueda del equilibrio presupuestario carece de épica. Resulta difícil entusiasmar a alguien con la disciplina fiscal. Siempre significa baja en el consumo, restricciones, privaciones, dificultades. Pero estos ajustes que Fernández parece ahora decidido a emprender no son principalmente una imposición del Fondo Monetario, sino un simple dictamen de la realidad. Los subsidios a la energía representan el 80 por ciento del déficit primario. Un nivel ciertamente insoportable.

Y este valor descomunal es la consecuencia de los atrasos en los precios, que este mismo gobierno impuso como política con pretensiones sociales. A lo largo de los años se hacen insostenibles y la corrección resulta dolorosa.

Ante esta dictadura de los hechos objetivos, que generarán enojo social, Cristina prefiere tomar distancia y transformarse en la más feroz opositora al Gobierno. Mañana dirá: “Se los advertí”. Elige conservar la estética de su discurso estudiantil y setentista: nuestros trastornos económicos se deben a la opresión de las finanzas internacionales y de los organismos internacionales de crédito; la pobreza es consecuencia de la mezquindad de los ricos, que “la juntan en pala”.

Su confesada preferencia por el modelo chino supone un Estado ordenador de la economía, pero también la supresión de la república, el alineamiento de la Justicia con el Ejecutivo y la permanencia del gobierno por décadas en el poder. Claro que en China el destino de los que roban desde el Estado es distinto. Allá los juicios por corrupción terminan de un modo más drástico que en la Argentina.

Lo que sigue

Pero los subsidios a la energía y a los combustibles son apenas una parte de las distorsiones acumuladas en estos casi 30 meses de gestión. El dólar oficial registra un fuerte retraso respecto de la evolución de la inflación.

Desde que asumió este gobierno, los precios subieron el 160 por ciento y el valor del dólar oficial, tan sólo el 39 por ciento. Y esto no se está corrigiendo: en lo que va del año, esos porcentajes son 23 y 11, respectivamente. La acumulación de retraso cambiario continúa y perjudica principalmente a la industria, pues con este tipo de cambio le resulta sumamente difícil ser competitiva en el plano internacional.

Ahora falta que el ministro se pregunte qué país del mundo ha logrado progresar y expandir sus exportaciones con un tipo de cambio tan artificialmente bajo.

La corrección de esta distorsión debería ser su próxima tarea.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!