19/05/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Alberto Fernández retoma su agenda con la interna al rojo vivo y la necesidad de bajar la inflación

Tras una extensa gira por Europa en la que visitó España, Francia y Alemania, . Ya en Francia, eligió bajarle el tono a la diputa con la vicepresidenta y a la intención manifiesta de renovar su mandato. Dos discursos contradictorios en dos días.

Leé también: La crisis se agudizó, pero el Consejo del Hambre ya lleva un año sin reuniones

“Creo que (la de Cristina Kirchner) es una mirada parcial, absolutamente económica, que desatiende todo los que nos tocó pasar en el medio. Vivimos una pandemia, una tragedia que la humanidad vive muy de tanto en tanto, que se ha llevado 6 millones de vidas en el mundo, más de 100.000 argentinos. Y con todo, logramos que ningún argentino se quedara sin la atención médica que necesitaba”, señaló Fernández en su llegada a Europa.

Luego, en Alemania, Fernández volvió a referirse a la vicepresidenta. No la nombró, aunque retomó una frase que CFK había dicho días atrás durante su exposición en Chaco. “Yo no decepcioné a parte de mi electorado, eso es lo que dicen algunos. Sí creo que la pandemia afectó mucho a la sociedad argentina. Argentina vivía un momento de enorme crisis cuando asumí. La inflación era del 54%, eh. Para que lo tengamos en claro”, enfatizó.

Ya en Francia, sobre el final de la gira, dijo: ”Yo no me tengo ni me quiero pelear con Cristina. Yo tengo que pelearme con (Mauricio) Macri. Tengo que pelearme con la derecha”. Afirmó que con Cristina no tiene una disputa, sino diferencias. Y se echó atrás con su declaración rumbo a 2023: “La verdad es que no estoy pensando en mi reelección. Estoy pensando en cómo salir de los problemas que tenemos”.

Leé también: “Mejor Europa que China”: las tres grandes contradicciones de Alberto Fernández en política exterior

De nuevo en el país, el jefe de Estado encara varios frentes. La vicepresidenta insistirá con dejar afuera del gabinete a Martín Guzmán, ministro de Economía. Las dificultades para contener la suba de precios se convierte en el argumento central de la vice para pedir su salida. Y Máximo Kirchner le dio la “bienvenida” con una frase: “Cuando uno quiere conducir, también debe saber obedecer”.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner cumplen 75 días sin cruzar palabras. La última vez fue el 1 de marzo, durante la tensa apertura de las sesiones ordinarias del Congreso. Desde allí solo hubo cortocircuitos. Y todo hace suponer que no se detendrán.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!