04/07/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Sigue el escándalo en Mendoza con el juez imputado por múltiples delitos que sigue trabajando como magistrado

La situación del todavía juez federal de Mendoza Walter Bento, acusado de liderar una banda criminal que otorgaba favores carcelarios a contrabandistas y narcotraficantes a cambio de dinero, autos y propiedades, sigue sumando capítulos.

Este martes, el juez Eduardo Puigdéngolas imputó a Bento por presuntos nuevos delitos: incumplimiento de los deberes de funcionario público, cohecho, prevaricato y abuso de autoridad, como en una causa a favor de un narcotraficante y otra, por el tráfico de influencias a favor de un empresario amigo de su familia que tenía una deuda impositiva con la Afip y Rentas.

Viajes en limusina, recitales en las Vegas de artistas internacionales, estadías en resorts del Caribe, era parte de la rutina del juez que llevaba una vida de lujos y viajes al exterior en los 10 últimos años en los que ocurrieron las causas por las que hoy es acusado, según publicó el diario Clarín.

Bento sigue siendo juez a pesar de todo

A pesar del escándalo judicial -y moral- y del nuevo pedido de detención, Bento continúa trabajando como juez hasta que el Consejo de la Magistratura resuelva si los suspende en su cargo hasta la sentencia. En total, suman 15 los casos de cobro de coimas por los que se imputa a Bento. Pero el juez sigue concurriendo a su despacho en los tribunales federales.

En su investigación, el fiscal Vega vuelve a acusar al juez del juzgado N° 1 de Mendoza por el delito de asociación ilícita en carácter de jefe y como integrante de esa banda, a su esposa Marta Boiza y a los abogados Jaime Alba, Luciano Ortego y Javier Angeletti, por el delito de cohecho activo agravado.

Amistad con un empresario agrícola

Con el análisis de los teléfonos secuestrados en la vivienda de Bento y su esposa Marta Boiza el 5 de mayo de 2021, surge la relación con la pareja formada por Roberto Omar Massi y Sandra Massi, vínculo que se remonta al menos a 2008.

Roberto Omar Massi es uno de los hijos de Carlos Massi, titular de la firma “Carlos Massi e hijos SRL” dedicada al rubro agrícola (según su razón social la firma se dedica a la venta de semillas, abono, fertilizantes, productos de vivero, venta al pormenor de flores y plantas naturales y artificiales y cultivo de vid para vinificar). Por su parte, Sandra Massi es pareja de Roberto Massi y amiga de Boiza.

En los chats de la conversación del matrimonio Bento con Roberto Massi aparece una frase que para el fiscal es clave: “Ya está la carne”. Y la pregunta acerca de si puede (Boiza) ir a “buscarla mañana porque el fin de semana no van a estar” (los Massi), a lo que responde Boiza que “la van a buscar a la tarde”.

A criterio de la Fiscalía, es una conversación en clave. Ambas familias viven en lugares distantes uno del otro y nada indica que Massi esté vinculado al negocio de la carne, de acuerdo con Clarín.

A la inversa, esta alusión a la carne no es nueva: en el caso número diez, referida a la situación de Daniel Martínez Pinto, se analizó el mensaje de texto que envió éste a Diego Aliaga, mano derecha del Juez Bento en la banda que aquí se investiga, en el que hace referencia dos veces a la “carne” en clave (dice específicamente: “Estoy detrás de la carne” y “está llegando la carne”), al igual que Roberto Massi. Para el fiscal, hablaban de la coima.

En otro mensaje Boiza: le dice a su amiga que están en el teatro “por ver a Celine Dion”, en Las Vegas. Pero además la confirmación viene de la propia Boiza, siempre por fotos que contiene su teléfono celular: hay una toma fechada el 25 de mayo de 2010 en la que es retratado Bento señalando un afiche de Celine Dion que anuncia el retorno de la artista al hotel Ceasars Palace.

Sobre la relación el trafico de influencia de Bento a favor de Massi, al ordenar la falta de mérito en su causa de evasión, la Fiscalía sostiene: “Es evidente que al momento de asumir su intervención como juez de la causa, Bento obró a sabiendas de que estaba entendiendo en una situación penal que involucraba a amigos suyos. El Código Procesal Penal de la Nación (…) impone a los magistrados la obligación de inhibirse de conocer en la causa ‘si tuviere amistad íntima, o enemistad manifiesta con alguno de los interesados’”.

La esposa de Bento, a indagatoria

La fiscalía solicitó la imputación y fue citada a indagatoria Boiza por estar sospechada de vaciar una caja de seguridad de un banco antes de que se desarrollara un allanamiento en la entidad financiera en busca de pruebas.

En 2021, Bento fue procesado por presunta asociación ilícita en calidad de jefe de despachantes de aduana, abogados y presos que cobraba coimas millonarias a cambio de la reducción de penas y otros favores carcelarios en causas de contrabando, trata de personas y narcotráfico.

Según la denuncia del fiscal, los delitos de carácter económico están centrados en el análisis del patrimonio familiar a partir de 2010, cuando comenzó a evolucionar de manera ostensible, con un incremento de operaciones vinculadas a la compra de inmuebles, automotores, participaciones en fideicomisos inmobiliarios y realización de más de 200 viajes a distintas ciudades de EE.UU. Unidos en una década.

Al juez se lo acusa de delitos de enriquecimiento ilícito y lavado de activos de origen delictivo, ya que el patrimonio de los procesados y de su grupo familiar –su esposa y dos de sus hijos, todos empleados judiciales- no es compatible con el que legítimamente podrían disponer.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!