03/07/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

A 10 años de la vuelta de River a Primera: un calvario de 363 días

Fueron 363 días. Pareció una vida. Un calvario que comenzó el 26 de junio de 2011 con la derrota en la Promoción ante Belgrano de Córdoba y se extendió hasta la última fecha del torneo de la B Nacional, el 23 de junio de 2012, cuando y Alejandro “Chori” Domínguez olvidaron sus diferencias con el “Kaiser” y volvieron a Núñez con el corazón en la mano.

Pero también retornaron Cristian “Lobo” Ledesma y Nicolás Domingo; se destacaron, entre otras, las llegadas de Carlos Sánchez y Martín Aguirre, y ya en medio del camino hubo otro inmenso salto de calidad con el regreso de Leonardo Ponzio y el desembarco de un campeón del mundo: David Trezeguet.

Leé también: Marcelo Gallardo reconoció que habló con Luis Suárez para sumarlo a River: “Hay que tener paciencia”

Hincha de la Banda desde su infancia en Vicente López, el delantero nacionalizado francés se ganó el cielo millonario por sus dos goles en el 2-0 a Almirante Brown que hace una década desataron los nudos de las gargantas y devolvieron a River a la máxima categoría al ser campeón del torneo de la BN con 73 puntos: 20 triunfos, 13 empates y cinco derrotas, con 66 goles a favor y 28 en contra.

El grito de David Trezeguet, autor de los goles en el 2-0 sobre Almirante Brown, el triunfo que selló el regreso del Millonario a Primera.
El grito de David Trezeguet, autor de los goles en el 2-0 sobre Almirante Brown, el triunfo que selló el regreso del Millonario a Primera.

La campaña empezó con una ajustada victoria 1-0 sobre Chacarita en el Antonio Vespucio Liberti, después tuvo localías sin público en San Lorenzo y Huracán y, pasados esos cinco partidos de sanción por los destrozos en el estadio la tarde del descenso, regresó al Monumental pero sin la tribuna Sívori alta habilitada.

Perdió en Corrientes contra Boca Unidos (gol de Cristian Núñez) el mismo fin de semana que el otro Boca se consagró campeón invicto, enfrentó rivales que nunca se hubiera imaginado y Atlanta fue quizás el reflejo de la ambivalencia: lo goleó 7-1 de local y cayó 1-0 en el estadio de Vélez.

Leé también: Contexto y señales: Boca y River piensan en la Copa Libertadores pero no vuelan

A pesar de tener un 64% de efectividad, el sufrimiento lo acompañó en todo momento, al punto que en la penúltima fecha perdió 1-0 ante Patronato de Paraná, en la cancha de Colón de Santa Fe, y por eso llegó a la definición palmo a palmo con equipos de fuste como Rosario Central, Instituto de Córdoba y Quilmes, el otro que a la postre sacó el boleto de ascenso directo.

El apoyo incondicional de la hinchada riverplatense en el año más difícil de su inmensa historia. DYN/PABLO MOLINA.
El apoyo incondicional de la hinchada riverplatense en el año más difícil de su inmensa historia. DYN/PABLO MOLINA.

El máximo artillero, con 19 tantos, fue Cavenaghi, capitán de un plantel que, además de la firmeza de Jonatan Maidana, único futbolista titular tanto el día del descenso como del ascenso, contó con el aporte de jugadores de la casa como Lucas Ocampos, Ezequiel Cirigliano y los mellizos Ramiro y Gabriel Funes Mori.

Leé también: Paul Pogba posó con la camiseta de River y enloqueció a los hinchas

El 12 de noviembre de 2011, en el Monumental, se colgó por primera vez una bandera que dice “me verás volver y te arrodillarás”. Que haya sido justo en una derrota de River 0-2 frente a Atlético Tucumán refleja el camino de espinas que fue ese año en la B Nacional, 363 días eternos… Como la gloria que vendría después.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!