01/07/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Consejos para prevenir y eliminar el estrés crónico

El

Por otro lado, sostuvo que el estrés agudo o repentino también puede causar problemas cardiovasculares graves como infartos. “Las razones por las cuales el estrés agudo puede causar un problema cardiovascular grave o muerte súbita pueden ser múltiples: la más frecuente es que los pacientes tengan formas de enfermedad coronaria subclínica o no diagnosticada, en la cual la pared de la arteria tiene colesterol y el estrés lo que hace es aumentar la frecuencia cardíaca, la presión arterial y genera una rajadura de esa placa de colesterol, formándose un coágulo en la arteria que tapa el flujo de la coronaria, es decir, causa un infarto”, precisó.

Generalmente, añadió, los pacientes que sufren un infarto sobreviven lo suficiente como para llegar a una guardia médica, aunque un grupo de pacientes puede sufrir una muerte súbita relacionada a un infarto sin tener ni siquiera la posibilidad de ser atendido. En pacientes con enfermedad coronaria, conocida o no conocida, una descarga de adrenalina súbita inducida por estrés puede causar un infarto.

En ese sentido, dijo: “Más allá de las obstrucciones coronarias, el estrés agudo también puede causar vasoespasmo coronario, que es cuando las arterias del corazón reducen su calibre de manera momentánea, por la tormenta de adrenalina súbita y luego recuperan su calibre normal y el flujo hacia el corazón. No obstante, durante el espasmo, también existe riesgo de muerte súbita”.

Leé más: Así queda tu piel cuando está bajo un estrés continuo y crónico

El estrés agudo, alertó, también puede causar daño directo al músculo cardíaco sin mediar por las arterias coronarias, lo que se llama miocardiopatía por estrés o Takot-Subo. Suele suceder más en mujeres que están en la premenopausia, porque sufren una caída de la función cardíaca súbita con dolor de pecho, que simula un infarto coronario, aunque no presentan antecedentes de enfermedad cardíaca. Esos pacientes suelen evolucionar bien tras una internación de unos días.

“Por todo lo anterior, el estrés es un demostrado y peligroso enemigo del sistema cardiovascular y puede generar daño de manera crónica y aguda. El estrés crónico debe ser tratado mediante actividad física, alimentación sana, actividades de relajación y con terapias que trabajen las causas del estrés”, concluyó.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!