30/06/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

María Eugenia Vidal: Los cambios que hay que hacer son muy profundos, no podemos ir a medias

María Eugenia Vidal contó, en su libro Mi camino, que la pasó mal, muy mal cuando fue gobernadora de Buenos Aires. Que el costo personal, y de sus hijas, fue alto. Sin embargo, eligió volver a ser parte de una propuesta electoral que tendrá en 2023 nada menos que elecciones presidenciales.

“Lo que me convoca de la política es la capacidad de hacer, de cambiar aquello que no me gusta”, dijo Vidal en Voz y Voto, para explicar por qué, por ejemplo, vino a Córdoba a caminar el territorio como parte de una estrategia nacional rumbo a la votación del año que viene. Y, por supuesto, para conocer de primera mano la realidad local.

–¿Cómo ve a Luis Juez como candidato de Juntos por el Cambio en Córdoba?

–Tuve una cena con todos los referentes de Juntos por el Cambio y les decía que veo que el espacio ha crecido mucho en Córdoba. Luis es una expresión de eso; Rodrigo de Loredo también. A mí me acompaña Soher el Sukaria, que es diputada nacional, que también es una expresiones de eso. Esta es una fuerza que lo demostró en la última elección, con un equipo que se consolidó desde el PRO, el radicalismo, el Frente Cívico y la Coalición. Córdoba se empieza a renovar y acá las puertas están abiertas porque este no es un espacio cerrado. Hay mucha gente valiosa en Córdoba, con mucho talento.

–Usted es crítica a candidatearse con tanta anticipación. En este contexto, ¿no le parece que el lanzamiento de Juez tensiona el espacio?

–No, yo no soy crítica de que alguien exprese sus ambiciones. Me parece válido. Lo que creo es que en ningún caso podemos poner el carro delante del caballo. Primero, porque en cada lugar del país vamos a tener que enfrentar muchos desafíos. Por ejemplo, los resultados de las evaluaciones de educación (Aprender) en Córdoba. Fueron malos en la mayor parte del país y eso nos tiene que preocupar porque es el resultado de dos años de escuelas cerradas. Ya veníamos con problemas. En el gobierno de Mauricio pudimos mejorar en matemáticas, habíamos implementado una serie de políticas, pero lamentablemente volvimos a caer. Tenemos un desafío enorme ahí y en tantas otras cosas, como la seguridad. Hay muchos desafíos y nadie resuelve las cosas solo. No importa de qué fuerza de Juntos por el Cambio sea. Esto es en equipo, pero no solamente con un equipo sólido se puede gobernar la provincia, la ciudad, o el país. Se necesita a la gente, porque los cambios que hay que hacer son muy profundos. No podemos ir a medias. Tenemos que ir a fondo con los cambios.

–En Córdoba, no termina de despuntar un dirigente del PRO que pueda disputarle, por ejemplo a Juez, la candidatura a gobernador. ¿Qué rol tendrá su partido a futuro?

–Sin duda el PRO va a ocupar lugares relevantes. Es más, tiene dirigentes muy relevantes. Por ejemplo, comparto el bloque con Soher y con Laura Machado, y tenemos una nueva senadora, Carmen Álvarez. Todas mujeres. No es casualidad. Pero también está Gustavo Santos, que fue Ministro de Turismo de nuestro gobierno y que es una persona que conoce muy bien esta provincia. Argentina está viviendo un momento de muchas urgencias. Por ejemplo, mientras nosotros hablamos, hemos pasado una semana con camioneros esperando horas y horas para cargar gasoil; y vemos cómo el Gobierno nacional va y viene. Son realidades muy urgentes.

–Aclaro que se apagan los micrófonos y las candidaturas son “el” tema de los políticos, y más en Juntos por el Cambio. Por eso insistimos.

–Siempre digo que las candidaturas no no se eligen en ninguna reunión política. Las candidaturas las elige la gente. Al final del día, las fuerzas políticas y una coalición como la nuestra, que ya están entrando en su octavo año y tiene una enorme responsabilidad del año que viene porque somos la única alternativa de oposición que le puede ganar al kirchnerismo, va a elegir a los mejores candidatos, a aquellos con los que pueda ganar la elección. Y eso no lo define un político, lo definen los cordobeses, los argentinos… Cada uno de nosotros tiene que tener la grandeza de saber en qué lugar se tiene que ubicar para ayudar al conjunto. Porque la tarea va a ser titánica. Vamos a tener que atravesar muchas dificultades. Y este es un proyecto que va a llevar mucho tiempo. En Argentina falta gasoil, o vas al supermercado y las cosas te cuestan cada vez más. Esa es la realidad que vive la gente todos los días. Y aunque sea legítimo que nosotros queramos discutir cómo vamos a proponerle a la sociedad las fórmulas el año que viene, no tenemos que perder de vista qué es lo más importante. Cuando vengo a Córdoba, no vengo a lanzarme a nada. Vengo a acompañar a los referentes que están acá, a recorrer su realidad. Estuve esta semana en una autopartista, voy a recorrer Villa María, General Deheza, Río Cuarto, Carlos Paz… En cada lugar, quiero entender la matriz productiva de esta provincia que es enorme. Tienen industria, tienen campo, tienen turismo, tienen todo para para hacer lo que son, no una de las principales provincias de la Argentina.

La figura de Schiaretti

–En Córdoba hay rumores que vinculan a Juan Schiaretti con Facundo Manes, un hombre de la UCR en Juntos por el Cambio. ¿Qué opinión le merece? ¿Es es factible?

–No puedo opinar sobre algo que no sé. Lo que puedo decir es que Juntos por el Cambio va a tener una alternativa en Córdoba, que aspiramos a gobernar esta provincia, que tenemos equipos y dirigentes para hacerlo. Y mañana (por este viernes) en Río Cuarto vamos a dar una muestra muy clara de unidad y de dónde estamos, tanto el partido radical, el PRO, la Coalición Cívica, y el Frente Cívico discutiendo lo que importa que es cómo hacemos para que la Argentina crezca más, produzca más, desarrolle todo su potencial en un mundo que demanda energía y alimentos. Dos productos que nosotros tenemos para ofrecer.

–¿Y cómo ve la figura de Schiaretti a nivel nacional? Siempre mantuvo una buena relación con Macri.

–El gobernador ha planteado su identidad política desde Hacemos (por Córdoba) y ha competido con nosotros. No quiero especular. Mauricio, como presidente, ha tenido una buena relación… A los argentinos nos sorprende lo que debería ser normal, que es que un presidente trabaje con un gobernador aunque no sean del mismo espacio político por el bien de los cordobeses. Que es lo que Mauricio siempre priorizó. Siempre priorizó que esta provincia estuviera bien, más allá de quién la gobernará.

Mauricio Macri y Juan Schiaretti, recorriendo obras de la Circunvalación de Córdoba capital en febrero de 2018. (La Voz/Archivo)

–Pero hoy Schiaretti comparte, con Juntos por el Cambio, una posición opositora al Gobierno.

–Cuando fui gobernadora trabajé con todos los intendentes, no importaba de qué signo político eran. En los 135 municipios (de Buenos Aires) se hicieron obras. No hubo uno que no pudiera decir: “Acá no”. Y los fondos se transfirieron por coparticipación de acuerdo al mismo índice para no hacer diferencias y para no ser discrecionales. Porque cuando creemos en la república, creemos en la república en serio. Pero vuelvo a decir Juntos por el Cambio va a tener su alternativa para la elección provincial, va a tener sus candidatos y aspiramos a gobernar esta provincia.

La “re-reelección”

–En Córdoba, se está debatiendo la modificación de la ley electoral para permitir una nueva re-reelección para intendentes y legisladores. Algo que en la provincia de Buenos Aires ya pasó. ¿Qué posición tienen al respecto?

–No voy a decirle, desde Buenos Aires, a Juntos por el Cambio de Córdoba qué es lo que tiene. Esa decisión la tendrán que tomar los dirigentes de esta provincia en función de una iniciativa del oficialismo. Sí he sido coherente y consistente con mi posición personal, que fue la que llevé adelante como gobernadora y expuse públicamente en diciembre cuando se discutió la revisión de la ley: no creo en la reelección indefinida, no creo que alguien tenga que quedarse más de 2 períodos en el cargo. Creo en la renovación, en la alternancia. Y esa no es una posición mía para Córdoba, esa es una posición personal que he sostenido históricamente y voy a sostener. Creo que ocho años son suficientes, y así lo expresé en mi gobierno.

Las elecciones Paso

–Hay una posición que tienen, sobre todo los radicales de Juntos por el Cambio, que están hablando de candidaturas cruzadas para las Paso el año que viene. Un PRO con un radical, por ejemplo. ¿Es posible eso?

–No lo sé. Hoy no lo estamos discutiendo. Es más importante el para qué y el cómo que el quién. Hoy me acompaña Hernán Lacunza, que es el jefe de nuestros equipos económicos, y tiene a 70 economistas que trabajan para un programa económico sólido y consistente que podamos aplicar desde el primer día. Eso es muchísimo más importante que cómo se conforman las fórmulas.

–Pero en un gobierno futuro, más equilibrio entre la UCR y el PRO no les vendría mal teniendo en cuenta que en el gobierno pasado el PRO quedó muy aislado.

–Más allá de cómo se conformen las fórmulas, no tengo duda de que va a ser un gobierno de coalición e integrado. Que tiene una ventaja: esa coalición entró en su octavo año. No es menor. Porque no fue lo mismo asumir en 2015, a menos de un año del pacto de Gualeguaychú, que tener una coalición que lleva ocho años y que se reúne en todo el país para presentar su programa y sus propuestas. Así, todos juntos. Las cuatro fuerzas.

–A Milei ya no lo imaginan adentro

–No estamos discutiendo eso, y él ya dijo que no va a ser parte de Juntos por el Cambio.

–¿Dónde va a estar en 2023?

-No voy a especular. Recorro el país porque creo que, para ser una buena diputada nacional, tengo que conocer todas las realidades. Si voy a hablar del biodisel, tengo que venir a Córdoba y hablar con los productores. O los problemas de las autopartistas, que mes a mes tienen que invertir y comprar. Es estar ahí. Creo en el esfuerzo, en el mérito y en el compromiso. No creo en apurarse, en desesperarse por algún cargo. Voy a estar donde tenga que estar.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!