01/07/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Ucrania: los derechos humanos, heridos de muerte en la guerra

Toda guerra, sin excepción, abre interrogantes que rara vez se saldan con respuestas sinceras y veraces. En tiempo de hostilidades extremas, la regla es la falacia constante y casi perpetua.

Los conflictos armados también arrojan certezas durante su desarrollo y luego del desenlace, con independencia de las sinrazones que los motivan. Una de ellas es que ponen en evidencia, de manera descarnada, lo que logran la diplomacia y el diálogo político –sin tanto esfuerzo- cuando fracasan. Otra, que las violaciones a los derechos humanos son moneda de cambio constante y sonante en el teatro de operaciones, y que las heridas que abre el odio en las batallas atroces tardan una eternidad en sanar y en absoluto se restablecen con justicia, que alumbra tarde o nunca llega.

Pruebas al canto

Médicos Sin Fronteras, en base a datos sanitarios y testimonios de pacientes evacuados de Ucrania en el tren-hospital de esa organización humanitaria internacional, denunció que la guerra que se libra en el este de Europa desde hace exactamente cuatro meses, “se está llevando a cabo con una escandalosa ausencia de cuidado a la hora de distinguir y proteger a los civiles”.

Entre el 31 de marzo y el 6 de junio, trabajadores de la salud y voluntarios de MSF rescataron a 653 pacientes desde las zonas afectadas por la contienda que se inició el 24 de febrero último y los trasladaron en ferrocarril hasta hospitales en zonas más seguras para su atención.

Los registros de la agrupación altruista indican que más del 40 por ciento de los heridos de guerra evacuados son ancianos y niños con heridas y amputaciones traumáticas causadas por explosiones y balazos disparados con metrallas y otras armas de fuego.

“Las heridas de nuestros pacientes y las historias que narran muestran sin duda el nivel impactante de sufrimiento que la violencia indiscriminada de esta guerra está infligiendo a la población civil”, comentó Christopher Stokes, coordinador de Emergencias de MSF para Ucrania. “Muchos de los evacuados en nuestro tren fueron heridos en ataques militares sobre áreas residenciales civiles y aunque no hay manera de establecer si hubo o no intención de agredirlos, la decisión de usar armamento pesado en áreas densamente pobladas, en gran medida, significa que los civiles terminarán siendo asesinados o heridos, de manera inevitable”, razonó el socorrista.

Testimonios desgarradores

“Iba al baño cuando sucedió la explosión”, recuerda Zinaida M., de 92 años, asistida por MSF en Lyman, ciudad del óblast de Donetsk, situada a 705 kilómetros al sudeste de Kiev. “Caí al piso y perdí el conocimiento tras el bombazo. Cuando volví en mí, me di vuelta y me espanté al comprobar que mi rostro estaba completamente cubierto de sangre seca”, describe la mujer la imagen que la sorprendió de la peor manera cuando recuperó la conciencia. “Estaba sola y dolorida, gritaba pidiendo ayuda pero nadie me escuchaba”, trae a la memoria de ese momento fatídico. “Más tarde, un voluntario me encontró desahuciada y me contuvo lo mejor que pudo durante dos días hasta que vino una ambulancia a rescatarme y llevarme a un hospital”, cierra el relato.

“Como en todos los conflictos, MSF insta a los grupos armados a respetar el Derecho Internacional Humanitario y cumplir con sus obligaciones de proteger a los civiles y a la infraestructura (no bélica). También, permitirles a las personas huir a lugares fiables y la evacuación segura y oportuna de enfermos y heridos”, destaca Bertrand Draguez, presidente de la organización humanitaria internacional.

“En Ucrania vemos, como mínimo, ataques indiscriminados contra civiles por lo que nuestro llamado es particularmente urgente en este caso, clamó el médico.

MSF gestiona el tren sanitario en coordinación con el Ministerio de Salud y Ferrocarriles Nacionales de Ucrania. También coordina un sistema de derivaciones médicas en ambulancias.

La organización aclaró que si bien asiste a pacientes civiles en zonas afectadas por los combates en el este y en el sur del país invadido por Rusia, “no tiene acceso directo a los lugares de donde proviene la mayoría de los heridos y donde los enfrentamientos son más brutales”. Asimismo, precisó que brinda asistencia médica y humanitaria a personas desplazadas en otras regiones ucranianas, incluidos la atención en salud mental, el tratamiento de supervivientes de violencia sexual, la gestión de clínicas móviles y la donación de suministros médicos a los hospitales”, entre otra cooperación.

Desterrados

A propósito, cabe recordar que en los cuatro meses de la guerra en Ucrania, unos 7,7 millones de personas cruzaron las fronteras del país escapando del fuego cruzado, de las cuales unos 3,4 millones cuentan con protección temporal o un estatus similar en los lugares de acogidas en otros estados, según el Alto Comité de Naciones Unidas para Refugiados (Acnur). Además, hay otra cantidad similar de desplazados internos, apunta por su parte la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!