02/07/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

A 87 años de la muerte de Carlos Gardel: los 48 días que demandó traer el cuerpo de Colombia al país

Tras el fatídico accidente aéreo en el que murió Carlos Gardel, el 24 de junio de 1935 en Colombia, el cuerpo del Zorzal Criollo fue enterrado en el cementerio de San Pedro, en Medellín. Desde entonces, Uruguay, Estados Unidos y Argentina comenzaron a disputarse los restos de la leyenda del tango. Fue entonces que Armando Defino, el apoderado del cantor, llamó a la madre del músico, doña Berta, para que fuera ella quien decidiera el destino de su hijo. Sin dudarlo, contestó que quería que el féretro descansara en Buenos Aires.

Así fue como se puso en marcha la operación para traer el ataúd desde Colombia a la Argentina. Tras la tragedia, el avión no era una opción. Por eso, el periplo de 48 días y 18.000 kilómetros se completó en tren, camión, lomo de mula y barco. En medio del trayecto, se pasó por Panamá, Nueva York, Río de Janeiro y Brasil.

El periplo del ataúd de Carlos Gardel, de Colombia a la Argentina: 48 días y 18.000 kilómetros

La exhumación de cadáver comenzó alrededor de las 17.30 del miércoles 18 de diciembre de 1935, en el cementerio San Pedro de Medellín. Tras cavar el pozo, sacaron el féretro de metal y, para evitar los posibles daños durante el viaje, lo pusieron dentro de una caja de zinc y luego en otra de madera, casi como si tratase de unas muñecas mamushkas.

Carlos Gardel con guitarra en mano.
Carlos Gardel con guitarra en mano.

Una vez terminados esos trabajos, ya entrada la madrugada del jueves 19, llevaron el ataúd hacia la estación de la ciudad, de donde partió esa mañana en el primer tren del Ferrocarril del Cauca rumbo a la Pintada, a unos 80 kilómetros. Ese fue el comienzo de un extenso recorrido que, lejos de salir acorde a lo planeado, sufrió varios percances.

Una vez alcanzado el primer destino, el tren fue reemplazado por una buseta, una suerte de combi rústica que transportaba carga y pasajeros. Así viajaron otros 30 kilómetros rumbo a Valparaiso. Fue entonces cuando empezaron a surgir las primeras complicaciones de la travesía.

Leé también: Carlos Gardel, su infancia, su pasión por el deporte, el mito del encuentro con Frank Sinatra y un balazo en el pecho

La ruta que llevaba a Ríosucio estaba bloqueada por una gran cantidad de rocas que se habían desprendido de la ladera. Por eso, se utilizaron varias mulas para que transportaran en sus lomos el ataúd y los baúles con equipaje perteneciente a Gardel. Tardaron un día completo en recorrer 20 kilómetros hacia el pueblo de Caramanta, tras ascender un cerro de 4.000 metros. Según las crónicas de entonces, algunas mulas cayeron por el precipicio y se perdieron varios de los baúles.

Una vez en Caramanta, el cajón se subió nuevamente a bordo de una buseta y realizó 150 kilómetros hasta Pereira, con paradas en Marmato, Ríosucio y Supía. Luego, un tren del Ferrocarril Antioquía, que desistió de cobrar el valor del flete como muestra de respeto hacia Gardel, viajó 200 kilómetros hasta el puerto Buenaventura.

Alrededor de 40.000 personas recibieron el cuerpo de Carlos Gardel en el puerto de Buenos Aires.
Alrededor de 40.000 personas recibieron el cuerpo de Carlos Gardel en el puerto de Buenos Aires.

El 29 de diciembre, 10 días después del comienzo del periplo, el cajón fue embarcado en el vapor San Mónica, que se adentró en las aguas del Pacífico y atravesó 700 kilómetros hasta llegar a la ciudad de Colón, en Panamá. Desde allí, pasó a otra embarcación: el Santa Rita, que llevó a cabo los 80 kilómetros restantes del canal y otros 3.700 kilómetros hasta llegar el 7 de enero de 1936 a Estados Unidos.

El destino fue Nueva York, donde el Zorzal Criollo había estado tres años antes grabando varios de sus éxitos, tales como “Mi Buenos Aires querido” y “Por una Cabeza”, que luego musicalizó la mítica escena de la película Perfume de Mujer, que le dio a Al Pacino su único Premio Oscar.

Mausoleo de Carlos Gardel en el cementerio de la Chacarita.
Mausoleo de Carlos Gardel en el cementerio de la Chacarita.

Tras ser velado durante más de una semana en una funeraria de la Gran Manzana, el cuerpo de Gardel fue embarcado el 17 de enero en el vapor Pan American, que protagonizó la última etapa del viaje: 11.000 kilómetros hasta la Argentina, con escalas en Río de Janeiro, Brasil, y en Montevideo, Uruguay. Recién llegó el 5 de febrero al puerto de Buenos Aires, donde más de 40.000 personas esperaban para recibirlo.

Desde allí, una carroza fúnebre llevó el féretro hacia el Luna Park, que albergó la capilla ardiente. Tras una noche completa de ceremonia, el cortejo partió en la mañana del 6 de febrero hacia el cementerio de la Chacarita y fue sepultado en el Panteón de los Artistas. Un año más tarde, el cuerpo fue exhumado nuevamente para ser trasladado unos metros hacia otro mausoleo que tiene en su entrada una estatua de Gardel.

A 87 años de la muerte de Carlos Gardel: cómo fue el accidente aéreo

Carlos Gardel había brindado un show en Bogotá. Había dejado la capital en un avión trimotor Ford F-31 de la empresa Servicio Aéreo Colombiano (SACO), desvió su rumbo en el despegue y chocó contra otra aeronave que pertenecía a la empresa Sociedad Colombo Alemana de Transportes Aéreos (Scadta) que esperaba su turno de partida.

En total fueron 17 las víctimas fatales. Junto a Gardel estaban Guillermo Barbieri, Alfredo Le Pera, José Corpas Moreno, Alfonso Azzaf, Angel Domingo Riverol, el piloto Ernesto Samper Mendoza, el radio operador Willis Foster, Celedonio Palacios (empresario chileno) y Henry Swartz (promotor de espectáculos).

Leé también: Día Nacional del Tango: Carlos Gardel y el misterio no resuelto sobre la nacionalidad

Assaf y Riverol fueron atendidos pero murieron días después. Al accidente sobrevivieron su guitarrista José María Aguilar, su secretario e intérprete de inglés, el catalán José Plaja, y un jefe de tráfico de la empresa Saco, Grant Flynn.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!