01/07/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Lionel Messi cumple 35 años: a qué se debe el festejo más repetido de la historia

En cada uno de los 769 goles que

Y para que esto ocurriera sucedieron tres cosas: que al equipo de Grandoli de la categoría 86 justo le faltara uno, que la derrota pareciera que estaba sellada y que en la tribuna una mujer mayor llamada Celia estuviese viendo el partido con su nieto Lionel, zurdito y muy habilidoso, cualidades que la señora conocía perfectamente y estaba dispuesta a defender.

“¿Te falta uno? Ponelo a mi nieto”, le exigió al entrenador, que se dio vuelta mirando a la tribuna y cuando vio al nene, regresó la vista a la cancha. “Ponelo a mi nieto si querés ganar, te va a salvar el partido”, insistió casi en tono prepotente Celia, ante la mirada de su pequeño nieto que se moría de ganas por entrar a jugar. El técnico volvió a darse vuelta y le dijo: “Es muy chiquito, señora, lo van a lastimar”.

Pero la abuela estaba tan convencida que hasta empezó a levantar la voz y generó una discusión con el DT, con alguna que otra palabra visceral y fuera de tono. Pero a Celia no le importaba qué dirían de ella, sino lo que iban a decir de su nieto luego de que lo viesen. Y finalmente, convencido de que a esa altura daba lo mismo quién entrara o solo para no escuchar más los gritos de la mujer, el DT accedió y mandó a la cancha a Lionel.

Leé también: Sufrió un accidente y quedó ciego hace 35 años: mejorará su calidad de vida gracias a Messi

Los dos goles que hizo, las gambetas con las que dejó a los rivales en el suelo, fueron el inicio de su relación formal con el fútbol. En cada gol, buscaba la mirada cómplice y feliz de su abuela. Pero también, paradójicamente, esos primeros años de Leo fueron los últimos de Celia, que enfermó de Alzheimer y comenzó a perder la memoria. Falleció en 1998.

Grandoli fue el club donde empezó a jugar Lionel y a donde su abuela lo llevaba. Los pibes de hoy lo homenajean. Instagram (@abanderadograndoli)
Grandoli fue el club donde empezó a jugar Lionel y a donde su abuela lo llevaba. Los pibes de hoy lo homenajean. Instagram (@abanderadograndoli)

Lionel Messi tenía debilidad por ella y lloró muchísimo su ausencia. Hasta que fue procesando el duelo y encontró una manera de conectar con ella a través del deportes: con los festejos de sus goles. En cada uno de ellos, al levantar sus brazos y mirar al cielo, cura un poco la frustración de que su abuela Celia nunca no lo haya podido ver triunfar en el fútbol.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!