13/08/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Fortalezas y riesgos de la apuesta de Sergio Massa para frenar la crisis: “Se requiere un plan integral”

Optimismo a medias, incertidumbre marcada: así podría resumirse el ánimo de los analistas económicos con respecto a las medidas que anunció Sergio Massa. El orden fiscal, el superávit comercial, el fortalecimiento de reservas y el desarrollo con inclusión, que el ministro de Economía planteó como “principios” de su incipiente gestión, generan dudas entre los economistas, quienes a la vez plantearon los desafíos que enfrenta ahora el nuevo equipo económico.

El programa es bueno porque nos da otra oportunidad, pero este Gobierno ya dio muestras de perder oportunidades, que por ejemplo las tuvo cuando frenó la corrida cambiaria de noviembre de 2020 o cuando se aprobó el muy generoso acuerdo con el FMI”, evaluó Aldo Abram, director ejecutivo de la Fundación Libertad y Progreso.

Lee también: Jubilaciones: el aumento de septiembre rondará el 15,4% y se espera por el refuerzo que anunció Sergio Massa

A su criterio, “claramente este programa tiene una parte de puro voluntarismo, algo que es típico de la forma de pensar de este Gobierno y de muchos otros del pasado. Son gobiernos que creen que ellos van a tener el éxito que no tuvieron los anteriores”.

Sin embargo, Abram dijo a TN que las medidas podrían frenar la corrida cambiaria y dar comienzo a un “tiempo de tranquilidad” en la economía: “Son decisiones que permiten ganar tiempo, pero no resuelven ningún problema de fondo”, señaló.

El miércoles, Massa anunció una serie de medidas en busca de lograr un ordenamiento fiscal que permita estabilizar las condiciones macroeconómicas. Entre otras, ratificó que cumplirá con la meta de déficit fiscal de 2,5% pactada con el FMI y se comprometió a no seguir financiando el déficit con emisión monetaria.

Para Víctor Beker, director del Centro de Estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano, hay otros dos anuncios concretos que, a su criterio, son centrales: cesan los adelantos del Banco Central al Tesoro Nacional y existe un acuerdo con los exportadores para adelantar liquidaciones por US$5000 millones, que junto con unos US$2000 millones adicionales de organismos multilaterales, le dan algo de oxígeno a las exhaustas reservas del Banco Central.

Lee también: El Gobierno espera ahorrar $500.000 millones en subsidios con las modificaciones sobre el consumo de energía

“Son dos anuncios positivos, ya que el primero implica atacar una de las fuentes de la inflación y el otro da un respiro a la gestión económica, mientras se instrumentan otras medidas que posibiliten mejorar el resultado de la balanza comercial”, indicó el economista.

En diálogo con TN, Beker alertó que el proceso inflacionario actual “requiere un plan integral que abarque medidas fiscales, monetarias, cambiarias y de ingresos, coordinadas y simultáneas, para enfrentar una suba de precios que amenaza con llegar al 100% anual” en 2022.

Otro economista que cree en la necesidad de contar con un programa integral es Pablo Challú, ex secretario de Comercio: dijo que los anuncios de Massa constituyen un plan “gradualista” cuando, a su entender, se requiere un “plan de shock”. “Estamos ante un plan gradualista, y mi impresión es que la crisis se soluciona con muchas medidas simultáneas que ataquen todos los desequilibrios de la economía. Ese sería un punto en contra de las medidas”, evaluó.

Sin embargo, remarcó un punto a favor: “Hay anuncios para diversos sectores, como el externo, el fiscal, el productivo, monetario. No completan un plan, pero se acercan a otra necesidad de la Argentina, que es disponer de un programa global que dé respuesta adecuada a los problemas del país”.

“El país necesita políticas de expansión y la sabiduría de un plan está en equilibrar las cuentas públicas y las cuentas externas en un ambiente de recuperación productiva fuerte, que es la que va a permitir un círculo virtuoso en los ingresos fiscales y en la situación monetaria”, subrayó Challú a TN.

Al hablar en conferencia de prensa, Massa aclaró que las medidas que presentó en la noche del miércoles son las primeras, “pero no las únicas”, ya que en los próximos días se conocerían más.

Un ministro con poder político, clave para enfrentar la crisis

Así lo cree Challú: “Es bueno tener un ministro de Economía con poder político, porque esa es una de las condiciones necesarias para emerger de la crisis. Las medidas que se necesitan requieren decisión y valentía. Y Massa tiene ese es un punto a favor, si bien hasta ahora solo presentó el indicio de algo que puede ser correcto, pero que está a mitad de camino”.

En la misma sintonía se expresó Mattig: el economista sostuvo que la apuesta por el “plan Massa” pasa por el apoyo político, que –destacó- “es una ventaja. No son medidas que apunten a dar un giro de 180 grados, sino que buscan enderezar la situación haciendo un foco fuerte en el impacto que puedan tener los anuncios”.

“La apuesta central de las medidas son las expectativas. No hay más que eso, faltan muchas precisiones. Eso puede ayudar en el corto plazo, pero la verdad es que los anuncios que se vienen haciendo no se cumplen y el mercado está cada vez más en modo ‘ver para creer’”, señaló Mattig, en diálogo con TN.

La economía en los próximos meses

Abram estimó necesario que en no más de dos meses, el nuevo equipo económico lance un “plan integral” que resuelva problemas de fondo, entre los que rescató al cepo cambiario, instrumento que propuso abandonar “cuanto antes”.

El economista advirtió que si continúan las restricciones en el mercado de cambios, “en menos de seis meses estamos de vuelta con otra crisis. Por eso hay que hacer las cosas rápido. Nuestra economía, nuestro sector privado está destruido”.

En tanto, Beker planteó una duda: si los anuncios “parciales” van a estar a la altura de las expectativas despertadas por la designación de Massa. “Toda crisis en una oportunidad, pero la clave es saber cómo aprovecharla”, destacó.

Para Mattig, el problema macro está en la cuestión fiscal, “donde hay pocas claridades y faltan muchas precisiones numéricas” que deberían conocerse en los próximos días

“Más allá de alguna trampa, no veo cómo pueden llegar a cumplir con el 2,5% de déficit primario fijado en la meta con el FMI, sobre todo porque la ‘trampita’ de rentas de la propiedad no se puede hacer más y porque la inercia deja un déficit de 3,5%, un punto por arriba”, expresó el analista.

Y estimó que hacen falta señales de austeridad en transferencias a provincias o gasto de capital, por ejemplo, además de precisiones sobre ahorros y costos fiscales de medidas como el bono para jubilados.

Por Gerardo Choren, especial para TN

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!