07/08/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Macarrón absuelto: en el juicio “emergió una Nora distinta y real”

Casi siete horas le llevó a la Justicia cargar en su sistema informático los fundamentos de la sentencia que absolvió a Marcelo Eduardo Macarrón (62) del homicidio de su esposa Nora Dalmasso (51). Tuvieron dificultades técnicas por la extensión del escrito, superior a las 2.300 páginas.

Los camaristas Daniel Vaudagna (presidente), Natacha García y Gustavo Echenique Esteve decidieron incorporar todo lo que se dijo y se hizo en el juicio. Como una rendición de cuentas. Dieron explicaciones sobre su potestad jurisdiccional y el modo en que resolvieron todo, dando prioridad a lo consensuado por las partes.

Dejaron claro que el jurado popular no tuvo oportunidad de expedirse y que Macarrón fue declarado inocente porque el fiscal Julio Rivero no sostuvo la acusación.

Adoptaron la doctrina judicial de la Corte Suprema (autos Mostaccio, Tarifeño y Cáseres), que impone la absolución del acusado debido al carácter vinculante del requerimiento absolutorio fiscal. En el mismo sentido citaron el precedente Laglaive, del Tribunal Superior de Justicia de Córdoba.

“El representante del Ministerio Público Fiscal estimó, con debida fundamentación, que de ningún modo -en el debate- se demostró, en grado de certeza, que Marcelo Eduardo Macarrón hubiera intervenido en la plataforma fáctica que le atribuyó el requerimiento de citación a juicio (…) tipificado como homicidio calificado por el vínculo, por alevosía y por precio o promesa remuneratoria”, definió el juez Vaudagna, con la adhesión de sus pares.

Para los magistrados, el pedido absolutorio del fiscal fue motivado y específico (si no, sería nulo). Aludieron al principio in dubio pro reo (el beneficio de la duda, señalado como “la otra cara del principio de inocencia”).

Violencia de género

Los jueces dedicaron la mayor parte de los considerandos a “reconocer” a Nora Dalmasso como víctima de violencia de género.

Con ese argumento también fundamentaron su decisión de “poner a disposición del Ministerio Público Fiscal la causa y demás actuaciones anexas y la totalidad de los efectos secuestrados, a los fines de la prosecución de la investigación penal preparatoria”. Eso también lo había pedido el fiscal Rivero.

Aunque el delito estaría prescripto y el autor no podría ser condenado, se pretende que la investigación continúe para descubrir al menos la verdad, como pasó en Río Cuarto con el caso del niño Alejandro Flores, atropellado por policías.

“Otra Nora Raquel Dalmasso”

En uno de los párrafos de la extensa fundamentación, la jueza García hace consideraciones sobre Nora Dalmasso y su vida. Dice: “Llegamos al juicio con una imagen de quién fue la señora Nora Raquel Dalmasso. Durante el transcurso de las audiencias, testigo tras testigo, vimos cómo las características que asociamos a ese nombre cayeron una a una. En el curso del debate emergió otra Nora Raquel Dalmasso, distinta y real”.

“Conocimos a una mujer que gustaba de la soledad, de la lectura y de las plantas; generosa con su tiempo, atenta a las necesidades de los demás; una mujer que confiaba a San Antonio sus deseos auténticos: la salud de su padre y la relación con su marido, los proyectos de sus hijos y algunas ventajas para la economía familiar”, destaca.

También afirma: “Supimos de su belleza y su cuidado personal (aunque eso -tal vez- era innegable), que cuidaba a sus hijos y su futuro, y que era celosa de su intimidad (tanto que no la confió a nadie)”.

“No resulta ocioso aclarar que, aunque en el devenir del debate se hubiera corroborado la imagen previamente instalada sobre Nora Raquel Dalmasso, esa circunstancia en nada hubiera menguado su victimización por razón de género. La óptica contraria importaría el fortalecimiento de estereotipos -de género-, a cuya eliminación se debe propender”, sostiene.

La jueza agrega una crítica a la investigación penal preparatoria: “Intuyo que detrás de los déficits de la investigación aparecen los estereotipos de género, sesgando algunas líneas investigativas y privilegiando otras, sucumbiendo al morbo y al escándalo. Intuimos, también, que detrás de los rumores acerca de sus decisiones privadísimas emerge aquel estereotipo que asigna destinos funestos a las mujeres deseables y deseantes”.

Con todo, concluye que, con certeza, sólo lograron determinar que “el destino que asociaron a ese personaje al que llamaron Norita es una forma de perpetuar un estereotipo y a todas las formas de violencia que él cobija”.

Violentada tras el crimen

Tras dejar sentado que el objetivo del tribunal es dar visibilidad a la violencia de género simbólica sufrida por la víctima, los jueces hacen una aclaración técnica: “Es importante destacar que la reconocemos y no la declaramos (víctima de violencia de género)”.

“Es un acto de justicia que podría independizarse de la solución que se dio a la imputación de Marcelo Macarrón. Este reconocimiento se acompaña de una invitación a la reflexión y al debate sobre los estereotipos, a la sociedad civil (…) y a los miembros del Poder Judicial”.

En el voto redactado por García y convalidado por sus pares, se resalta que, “aun después de la muerte física, las mujeres sufren formas especiales de humillación que reconocen su origen en los mismos estereotipos que las acompañan en vida (vulnerabilidad del cuerpo muerto)”.

Y remarca que “las distintas formas de exposición que sufrió la intimidad (del cuerpo y de las opciones personalísimas) de Nora Raquel Dalmasso impactaron -indebidamente- sobre su honra, sobre sus intereses y sobre su memoria”.

“Es imperioso que la investigación criminal y su reflejo en la sociedad proteja los derechos póstumos de las víctimas, así como los de los miembros de su entorno. Los parámetros expuestos -a criterio de este tribunal- deberán ser plasmados en la tarea de la prosecución de la investigación penal preparatoria con prioridad de juzgamiento y como efectivización del derecho a la verdad de las víctimas”, proclaman los camaristas.

A todo esto, el viudo Marcelo Macarrón fue a tribunales al mediodía, con su abogado Marcelo Brito y sus colaboradoras. Se retiró antes, porque el trámite se demoraba. Sólo dijo a los periodistas presentes que “la investigación debe continuar”.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!