10/08/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

¿Por qué llamarse Kevin es estar condenado al “bullying” en Francia?

Salvemos a los Kevins (Sauvons les Kevin) es el título traducido de un proyecto de documental francés. La iniciativa ya ha conseguido 16 mil euros para financiarse en el sitio de crowdfounding Ulule. El doble de lo que necesitaba para realizarse según se especifica en la página web.

El subtítulo también es muy llamativo: “Un documental sobre los Kevins, protagonizado por Kevins y dirigido por un Kevin. El director se llama Kevin Fafournoux.

Pero ¿por qué hay que salvar a los Kevins?

SAUVONS LES KEVIN – TEASER from Kevin Fafournoux on Vimeo.

En Francia, Kevin se ha convertido en un sinónimo de “bruto”, “bestia” o “bobo” en las redes sociales y figura en el top 10 de los peores nombres propios.

De popular a odioso

Lo curioso es que Kevin es un nombre de origen celta y se hizo popular en Francia a principios de las década de 1990, cuando el actor Kevin Costner, el futbolista Kevin Keegan y el personaje de Mi pobre angelito Kevin McCallister, interpretado por Macaulay Culkin, se encontraban en el pico de su fama.

Más de 13 mil bebés fueron bautizados con el nombre Kevin sólo en 1991 en Francia, en la época de Danza con lobos.

Sin embargo, desde aquella máxima popularidad el nombre ha decaído hasta el punto de estar hoy en peligro de extinción.

Por ese motivo la cruzada que Fafournoux ha emprendido con su documental es doble: concientizar sobre el bullying que padecen los Kevins y a la vez evitar que el nombre desaparezca de los documento de identidad franceses.

En el mensaje donde especifica cómo desarrollará su proyecto, dice que tratará de encontrar al Kevin más viejo de Francia, a abogados y médicos que se llamen Kevin y alguno que haya decidido cambiar su nombre.

Por eso desde la página de Ulule pide que la gente lo ayude a convocar a todos los Kevins que conocen, para poder recopilar sus anécdotas y testimonios.

Con la ayuda de los Kevins

¿Lo logrará? Por el momento, la mayoría de los 484 contribuyentes Salvemos a los Kevins se llaman Kevin y han superado las expectativas del director con sus donaciones.

Fourfornoux explica que su oficio de dibujante y de artista de animación le permitirá añadir elementos animados a la película.

A la vez utilizará el lenguaje de las redes sociales y de internet para denunciar cómo ayudan a propagar prejuicios.

“Desde un ángulo humorístico”, dice el director, “la película pretende analizar los estereotipos y clichés en torno del nombre y mostrar cómo estos implican prejuicios e incluso actos de discriminación”.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!