15/08/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Ucrania: la central nuclear de Zaporiyia está fuera de control

La comunidad internacional que trabaja en cooperación con el propósito de promover la utilización de las tecnologías nucleares con fines pacíficos y en condiciones de seguridad tecnológica y física declaró esta semana el estado de alerta y movilización a nivel mundial.

Lo hizo de manera institucional y con suma cautela para evitar causar pavor pero con la contundencia necesaria para que quienes tienen vela en este entierro se ocupen del asunto sin más dilaciones y tomen de inmediato las decisiones pertinentes con el propósito de revertir el sentido de la marcha rumbo al infierno tan temido.

La causa de la irritación tiene relación directa con lo que, en tiempo y en escenario de guerra, está sucediendo en la central nuclear de Zaporiyia, en la ciudad de Enerhodar, Ucrania, la mayor usina atómica de Europa y la tercera en potencia del mundo.

Esta semana, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (Oiea), el argentino Rafael Grossi, advirtió, sin medias tintas, que ese complejo de seis reactores nucleares y una potencia total de 6.000 megavatios (MW), “está completamente fuera de control”. A la vez, el alto comisionado exhortó a Rusia y a Ucrania (enfrentadas en la contienda armada que se desarrolla desde hace 164 días en el este de Europa) que permitan a expertos en la materia visitar la central “para estabilizar la situación y evitar un accidente nuclear”.

Peligro extremo

Grossi aseguró que “todo principio de seguridad nuclear ha sido violado” en el establecimiento y avisó que “lo que está en juego es extremadamente serio, grave y peligroso”.

La usina de Zaporiyia es la principal proveedora de electricidad en Ucrania con una generación de entre 40 mil millones y 42 mil millones de kWh de electricidad, lo que representa una quinta parte de la producción anual del país y la mitad de toda la producción de las cuatro centrales nucleares ucranianas.

Situada en la zona esteparia del país, a orillas del embalse de Kakhovka (a unos 557 kilómetros al sudeste de la capital, Kiev), en 1981 comenzó su construcción. La obra se concretó por etapas. Entre 1984 y 1987 se pusieron en marcha cuatro unidades de potencia.

La quinta comenzó a operar en 1989 y la sexta, en 1995 tras el levantamiento de la moratoria sobre la construcción de instalaciones nucleares en Ucrania, según información recogida de la página web del complejo nuclear ucraniano.

En 2000, Zaporiyia fue reconocida como una de las tres mejores centrales nucleares del mundo, lo que cumple plenamente con los requisitos del Oiea.

Fue la primera de las centrales ucranianas provista de una instalación en seco de combustible gastado in situ. Cuenta con 80 contenedores, aunque su diseño permite albergar hasta 380 depósitos con capacidad para almacenar los elementos combustibles irradiados durante toda la vida útil de la central.

Distancia

La agencia especializada de la ONU no ha podido visitar las instalaciones desde la invasión de tropas rusas a territorio ucraniano, el 24 de febrero último.

El 4 de marzo, luego de ataques de artillería, las fuerzas del Kremlin asumieron el control del complejo nuclear; no obstante, la central continúa siendo operada por técnicos ucranianos, lo que hace suponer que las actividades específicas en el establecimiento deben desarrollarse en un clima de tirantez y desconfianza.

Grossi destacó que la cadena de suministros de equipos y de piezas necesarias para que la usina funcione con los parámetros de seguridad e inocuidad exigidos por el Oiea “ha sido interrumpida”, lo que alimenta conjeturas acerca de que la situación en el establecimiento resulta más alarmante cada día que transcurre, razón por la que llamó a la máxima moderación para evitar cualquier accidente que puede amenazar la salud pública, en Ucrania y en otros lugares del planeta.

Los efectos de las bombas atómicas arrojadas sobre Hiroshima y Nagasaki en el colofón de la Segunda Guerra Mundial y los colapsos de Chernóbil (1986) y de Fukushima, Japón (2011), tornan innecesaria la profundización en el asunto.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!