07/08/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Arte: un viaje al corazón de la belleza oscura de Lucía von Sprecher

Una belleza ominosa, que se desprende de imágenes que funcionan como subidones de tensión visuales, es el tono que predomina en “Materia fina”, la muestra de Lucía von Sprecher que se presenta hasta el 20 de agosto en María Wonda.

Un amplio espacio virado al trash, en el segundo piso de Maipú 251, con sus ventanas manchadas y paredes descascaradas, define el ambiente de sordidez que potencia la vibración oscura de las obras en una amplia zona de la exposición.

Hay piezas que sacuden con una potencia de escalofrío y trepan en la escala de lo intimidante. Una cama a nivel del piso, hecha con ladrillos huecos, suplanta el mullido colchón que se asocia a ese mueble para el descanso o el sexo con un rectángulo tan perfecto como amenazante hecho de gruesos vidrios rotos. El contraste salvaje con la almohada de funda floreada es una de las tantas alusiones a la fragilidad y la precariedad que contiene “Materia fina”. Un antiguo televisor a válvulas refuerza la sensación de soledad que comunica ese lecho vacío y cortante.

Una cama de vidrios rotos, una de las piezas de la muestra Una figura humana seccionada por encima de la cintura, confeccionada con una estructura de alambre forrada con tela y medias-pantys de mujer ajadas, de color marrón, se asoma sobre un viejo bidet de color rosa, recogido de la calle. Hay un pedazo de concreto, una botella de vino abierta y un vaso. Si esa figura tuviera la mitad que le falta, se completaría la acción de llegar a tiempo a vomitar al baño, o de haberse arrastrado, que de todas maneras resulta explícita. Otro detalle es que ese monigote femenino está atado por una de sus piernas a una cadena.

Instalación de la artista (foto de Guadalupe Fassi).

La situación de reviente y de violencia soterrada que se plasma es una referencia a Sarah Lucas, revela la galerista María Wonda. Al igual que otra instalación escultórica también inspirada en la artista británica, famosa por combinar el ready made o el arte hecho de objetos encontrados con cuerpos fragmentados en circunstancias cotidianas y al mismo tiempo extremas.

En otra pieza, de la carcasa interior de un calefón destripado, montado en una banqueta, cuelga una cabellera de mujer.

Es sobre todo en obras de ese talante que “Materia fina” pone a temblar los ojos y el ánimo en una secuencia que podría leerse como una captura de experiencias, de momentos vitales pasados por el tamiz del arte y elaborados sin perder crudeza.

Cicatrices

La muestra incluye trabajos de otras series anteriores de la artista cordobesa, en un repaso junto con el grupo de trabajos producidos específicamente para este espacio.

La variedad de lenguajes se expande en fotografías, esculturas en yeso a partir de moldes de distintas partes del cuerpo de Lucía, piezas en láminas de vidrio que les otorgan transparencia y otra materialidad a algunas obras exhibidas.

Pinturas y objetos de yeso en la muestra de la artista cordobesa (foto de Guadalupe Fassi).

Las pinturas son grandes lienzos que cuelgan de cadenas. Un expresionismo dramático, con una carga sexual que de un modo u otro está presente en casi todas las obras, insiste en mostrar a una pareja enredada en algo que se parece poco y nada a un trance sensual y bastante a una batalla corporal. ¿Son escombros todavía eróticos de una relación rota? ¿El réquiem visual para un vínculo deshecho?

Una especie de micromanifiesto escrito por la artista induce a leer todo como un rompecabezas vital, como pedazos de existencia fluidos, ambiguos y contradictorios, atrapados por un momento en obras. “Esta muestra es mi vida”, expresa. Y cierra en inglés: “I am the stream water” (Soy el agua corriente). Quizás se podría traducir “Soy el agua que corre”.

“Una poeta de materiales improbables. Lucía embadurna su piel en yeso, la expone al cemento, percude sus manos al recoger vidrios rotos de la calle, encuentra belleza en lo fracturado y en los materiales duros corrompidos por el tiempo o por la acción de otra persona”, define la curadora de la muestra, Mercedes López Moreyra, en palabras tan potentes como esta exposición que desarchiva vivencias, lastimaduras, breves destellos de salvación, en un vaivén que tal vez encuentre su nombre entre la desesperación y la elevación.

Para ver. La muestra “Materia fina” se puede visitar hasta el 20 de agosto, con cita previa. Contactos para agendar visita: Instagram @maria_wonda. Por e-mail: [email protected]. Teléfono: +5493516521940.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!