12/08/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Con todo por definir para 2023, Juez y De Loredo exprimen el “voto bronca”

Desde hace semanas, Luis Juez dejó de lado aquel primer mensaje que repitió durante meses y que lo ponía como seguro postulante opositor a la gobernación. “Sí o sí, voy a ser candidato”, decía, llevando al límite la tensión interna en Juntos por el Cambio.

El nuevo discurso, en cambio, proporciona un marco más amigable y digerible para los socios, especialmente para los radicales: “El candidato a gobernador de Juntos por el Cambio será el que mejor esté posicionado y más posibilidades tenga de ganar la elección”.

Rodrigo de Loredo, la otra figura con potencial dentro de la oposición emergida tras la victoria legislativa de 2021, avanzará algunos casilleros en su plan de darle interna a su socio político. Paulatinamente le dará un mayor impulso a su postulación para el Panal, aunque sin abandonar algunas gestualidades y guiños de su “plan B”: la intendencia capitalina.

La decisión de exponer con más fuerza la voluntad de competir por la Provincia comenzará a traducirse en acciones y discursos en las próximas semanas. Radicales que se reunieron con el diputado esta semana en Buenos Aires dan cuenta de esa determinación.

“Juez y De Loredo está sólidos. Hay conciencia de que juntos tienen chances reales de recuperar el poder”, asegura un juecista de la primera hora, que por estos días recorre el interior provincial con la intención de captar a nuevos dirigentes o recuperar algunos de los que años atrás apoyaron a Juez y luego se dispersaron. Varios de ellos se movilizaron ayer a la Capital en un primer plenario de juecistas del interior.

“Rodrigo y Luis acordaron que el candidato será el que mejor esté. Es el momento que cada uno crezca lo que más pueda. Por ahora no hay nubarrones y la relación fluye, pero falta que llegue el momento de la definición, que siempre es el más difícil”, concuerda y advierte un deloredista al tanto de la estrategia del diputado de Evolución y de los movimientos de los otros dirigentes del partido, como Mario Negri y Ramón Mestre.

Desde el sector de De Loredo se aclara que el acuerdo político con Juez no representa renunciar a una candidatura provincial, un reproche que le hacen algunos correligionarios a las autoridades partidarias. “Nosotros no le entregamos el partido a Juez; trabajamos para De Loredo, pero tenemos en claro que para ganar es condición indispensable permanecer unidos”, remarcan.

En Juntos por el Cambio nadie duda de que el postulante saldrá entre el senador y el diputado, aunque hay otros anotados que aún dan señales de querer tener injerencia en las decisiones. Así interpretaron en la coalición la foto que Gustavo Santos exhibió esta semana junto al expresidente Mauricio Macri, mentor de sus apetencias provinciales.

Con la mirada puesta en las muchas listas que habrá que conformar en 2023, en el PRO buscan recortar distancia ante la supremacía que hoy demuestran Juez y el radicalismo por sobre el resto de los socios.

Según aseguran voces de la coalición y pese a que los plazos se siguen estirando, el comentado reglamento interno estaría listo no más allá de septiembre. Allí estará contemplado el o los mecanismos para dirimir candidaturas en caso de que no haya un consenso.

Por el momento, Juez pretende que se imponga el criterio de las encuestas por sobre la realización de una interna. De Loredo no se ha pronunciado al respecto, pero en privado se inclinaría sólo a forzar una interna -como quieren sectores del radicalismo que lo incitan a hacerlo ante la potencialidad que representa la estructura territorial de la UCR- en caso de que los sondeos lo muestren por encima de Juez o en paridad.

“No nos negamos a nada”, dicen en el juecismo, confiados de que las encuestas lo tendrán arriba a principios de 2023. “Estamos creciendo”, retrucan desde Evolución.

“Escenario competitivo”

En el juecismo hacen números sobre la base de lo cosechado en elecciones anteriores -destacan la de 2007 y la de 2011- y hablan de pisos que, según esa mirada optimista, deberían garantizar una elección “competitiva” el año que viene.

Ese concepto de supuesta paridad es un aspecto que el peronismo intentará desterrar de la discusión pública para que no se instale como posibilidad en 2023.

“Si están unidos, los radicales a las 8 de la mañana tienen 20/25 puntos en el bolso. Si a eso le sumás los 30/35 que siempre tuvimos nosotros cuando Luis estuvo bien, te da un número que te pone muy cerca de un triunfo”, se entusiasman en el entorno del senador nacional.

“El principal argumento de la confianza que tenemos está en los números: vos sumás a Juez y a la UCR y tenés muchas posibilidades”, remarcan. En Hacemos por Córdoba, en cambio, descuentan que una buena cosecha en la Capital más bastiones como San Francisco y Río Cuarto garantizarán un piso irremontable para los opositores. Se verá.

Entre los opositores prevalece la idea de no adelantar jugadas. “Tenemos dos candidatos y ellos solo uno. Ni vice para (Martín) Llaryora tienen”, plantean en el juecismo y en el deloredismo, desde donde se especula con las fechas de votación. De Loredo está convencido de que los comicios de la Capital y la provincia no irán juntos. Juez piensa que los comicios provinciales se adelantarán como pasó en 2019.

Otro factor novedoso para la versión local de Juntos por el Cambio tiene que ver con el apoyo explícito y esta vez decidido de las principales figuras nacionales de Juntos por el Cambio, un escenografía muy diferente al vacío generado por Macri en 2019, a lo que se sumó la venia para la división de la oposición, lo que le sirvió en bandeja el amplio triunfo que plasmó Juan Schiaretti. Macri, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Elisa Carrió, Gerardo Morales y Alfredo Cornejo, entre los principales, parecen ahora sí encolumnado detrás del objetivo provincial. Ese plus es hoy difícil de cuantificar, pero podría será mejor que en 2019, señalan en la oposición.

Además, en los próximos días, Miguel Ángel Pichetto sumará su partido Peronismo Republicano de manera formal a la estructura cordobesa de Juntos por el Cambio. “Algún peronista enojado vamos a captar”, confían cerca de Juez.

Crisis nacional y “voto bronca”

En el plano del discurso público, tanto Juez como De Loredo explotan y aprovechan el rol de comentaristas de la compleja realidad nacional en la pantalla de los principales canales de la televisión porteña. Como

En Hacemos por Córdoba evalúan que una parte sustancial de la buena imagen que Juez y De Loredo tienen en el interior provincial está directamente vinculada con esas participaciones. “El voto bronca es un castigo para los oficialismos. La ola de la necesidad de un cambio puede influir también en Córdoba”, analiza el titular de una consultora porteña que mide y ausculta desde hace años el escenario provincial

“Por efecto de la crisis y los problemas internos del Gobierno nacional, la agenda noticiosa se nacionalizó y Juez y De Loredo le están sacando provecho a eso con un discurso opositor que aparece más potente sobre el del gobernador Juan Schiaretti”, agrega. “Hay un voto nacional opositor con amplias chances de transformarse en provincial”, remata.

De todos modos, entre los opositores hay conciencia de que ese manantial podría secarse si el nuevo ministro de Economía, Sergio Massa, logra ponerle un freno a la crisis. “Si Massa la acomoda, se nos complica el discurso”, reconoce uno de los estrategas radicales.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!