12/08/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

“El chape tour” de Lali Espósito y las preguntas que se abren sobre el consentimiento

Esta semana se generó un gran revuelo en las redes sociales después de que Florencia Rodríguez, una psicóloga, pusiera en cuestionamiento “El chape tour” de Lali Espósito.

“El chape tour” es la nueva propuesta que la artista puso en marcha para sus recitales del Disciplina Tour 2022. Primero, comenzó con besos a sus bailarines en medio de las coreografías. Después, continuó con besos a famosos que asistían a sus conciertos, como Nati Jota, Flor Jazmín Peña, Kevsho, entre otros. Y, más recientemente, sumó a los fanáticos del público.

La profesional de la salud mental se basó en esto para hablar en sus redes sociales sobre consentimiento. “¿El beso es consentido cuando se da en un contexto laboral? ¿Qué pasaría si dicen que no? ¿Un beso es amor (como ella plantea)? ¿Es una expresión de libertad o hipersexualización? ¿Es un show apto para todo público?”, se preguntó Rodríguez en Twitter, red social en donde muchos fanáticos de la ex Casi Ángeles la repudiaron.

Ni defender ni culpar a Lali, hacerse preguntas

En este texto el foco no está en defender o culpar a Lali Espósito ni plantear la típica pregunta: “¿Y si fuera al revés?”, porque, por un lado sería simplificar la cuestión y porque, además, históricamente en las relaciones de poder quienes han sido vulneradas han sido las mujeres.

Sin embargo, sí se puede tomar lo sucedido para hacer algunas preguntas respecto al consentimiento, sobre todo en ambientes laborales, como lo planteaba la psicóloga.

Muchas veces se ha hablado del tema, sobre todo en estos últimos tiempos en los que el feminismo ha cobrado fuerza y se ha hecho escuchar en campañas como la del aborto legal, seguro y gratuito, y más recientemente, respecto a la Ley de educación sexual integral (ESI).

Quizás es necesario reparar en esto último y destacar que, así como es importante hablarle a las infancias respecto al “consentimiento mutuo” y al cuidado de sus cuerpos, también los adultos deben tenerlo muy claro para compartirlo con los niños y, además, para ponerlo en práctica.

El tema del “chape tour” puede abrir las puertas en casa para discutir estos temas, sobre todo teniendo en cuenta que Espósito tiene bastantes fanáticos menores de edad (muy a pesar de que sus canciones, su estética y todo lo que comunica, que no son infantiles), para dialogar y educar respecto a la importancia de poner límites y tener la claridad suficiente para poder decir “no”, incluso cuando tenga un costo muy alto.

Esto último, en referencia a, por ejemplo, situaciones laborales en las que sentimos que decir que “no” podrían dejarnos sin trabajo, o tener algún tipo de consecuencia negativa.

Así mismo, la polémica alrededor de Lali, puede servir para que los adultos se cuestionen sobre qué ven y escuchan sus hijos. Es clave comprender que para todo hay una edad y que quizás deban replantearse los límites dentro del hogar respecto a qué contenidos tienen acceso los menores.

Uno de los tuits de la psicóloga Florencia Rodríguez cuestionando

Padres, hijos y consentimiento

Como bien dijo la psicóloga en la red social del pajarito, “los padres deben supervisar qué contenido ven sus hijos”, aunque luego también responsabilizó a Lali y a los productores del evento. A la primera, “por no pensar qué es lo que realmente quiere comunicar”. A los segundos, por “no informar que el show no es apto para menores de edad”.

Sobre esto, ¿no es por lo menos raro pretender que Lali deba hacerse cargo de las consecuencias de los borrosos límites y escasa supervisión que existe muchas veces dentro de las familias? Es evidente que Lali, como una mujer de 30 años, muy lejos dejó a sus personajes aniñados de la ficción y que ahora, a través de su arte, deja ver que está descubriéndose, lo cual probablemente vuelva sus shows no aptos para todo público.

Algo similar ocurrió con Miley Cyrus en Estados Unidos, o con Tini, como otro ejemplo local.

Y aquí se vuelve al principio: la idea no es defender o demonizar a la cantante de N5, sino señalar que gracias a este conflicto se abren varias puertas para diferentes debates.

“El chape tour” puede servir para comprender que expresar la sexualidad es válido y que hoy, a diferencia de otros tiempos, existe mayor libertad para hacerlo. No obstante, para que deje de ser tabú, no basta solo con mostrarse, mostrar el cuerpo o ser provocativos, sino que además hay que hablar y debatir. Entender que existe una fina línea entre la expresión y la libertad, y cometer un acto abusivo.

Por eso, es necesario poder identificar incomodidades, dudas y relaciones de poder, para poder respetar al otro, sea un fanático, un compañero de trabajo, un jefe, un amigo o una pareja.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!