15/08/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Las Lenguas Muertas presentan su álbum debut: la unión de Antonio Birabent y Ariel Minimal casi de casualidad

“Somos dos culos inquietos que no paramos de grabar y componer”, cuenta Antonio Birabent sobre Las Lenguas Muertas, la banda que armó (casi de casualidad) con Ariel Minimal. Son dos artistas que se conocen de la escena desde hace décadas pero su unión llegó a través de sus hijos, que asisten al mismo colegio.

En 2019, entre los tiempos muertos que demandaba dejar a los chicos en la escuela y volver a buscarlos, decidieron juntarse a “tomar unos mates y tocar la guitarra”. De esos encuentros semanales se alimenta su álbum debut, que se inscribe dentro de las grandes páginas del rock valvular del siglo XXI. Canciones urgentes, con un arraigue setentoso que brillan en su conjunto. “Fue algo absolutamente natural, era jugar; no fue un plan, se dio”, confía Minimal, que en la banda se corre de rol de cantante para poner su guitarra al servicio de las canciones. “De Ariel siempre me gustó su curiosidad, es una persona que hace música”, dice Birabent.

Las sesiones de cada miércoles -en las que arrancaban y terminaban un tema- terminaron por configurar la dinámica del proyecto. “Fue laburado a cuatro manos, dos cerebros y dos corazones; Nos despersonalizamos, nos excede”, arranca Minimal. “En nuestros laburos por separado estamos más enfocados en uno como compositor, como interprete. Acá laburamos para la canción, para la idea. Es otra forma diferente de acercarse a la música”, cierra.

El primer y atípico show

Desde un primer momento, Las Lenguas Muertas convivieron con la idea de mito viviente. Su primer EP se lanzó el 29 de febrero de 2020, coincidiendo con el recital debut que dieron en Strummer Bar, apenas unos días antes de que el mundo entrara en una pausa permanente por la pandemia de coronavirus.

En el registro, se evidencia como Birabent se va convirtiendo en eso que él mismo describe como “medio Iggy Pop porteño”. Un tipo atravesado por la música, que no puede hacer más que potenciar su talento en el escenario. “Siempre pienso que este es un país en el hacer música es lo que mejor que podés hacer, porque el resto se va derrumbando”, cuenta. Tras ese show, el silencio del encierro.

A pesar de que el mundo entró en un hiato, decidieron mantener vivo aquello que habían iniciado. Primero con un EP de covers (de Sandro a Los Beatles, The Jam y los Stones) y, con protocolos más amables, entraron al estudio para grabar su disco debut, que tiene edición en vinilo y que presentarán el 13 de agosto en el C.C. Richards. “Hacer canciones sigue siendo un refugio contra el desastre”, dice Birabent.

-Un poco trabajan a contrafase de lo que indica la industria hoy en día, como si fuese contracultura.

Birabent: Es contracultural hablar de industria, porque no se si hay. Pero si la hay, estamos en contra. Somos compositores involuntarios y nos gustó más la idea de hacer un disco que sacar una canción. Siempre es mejor hacer que esperar a ver qué dice la industria.

Minimal: Y mejor hacer una banda que hacer un featuring.

-¿Hay un modo en Las Lenguas Muertas de remitir a otro momento del rock?

Birabent: No hay una nostalgia retro, pero se dieron las circunstancias de esa forma.

Minimal: Yo creo que no somos retro, somos muchachos grandes. No buscamos una estética retro ni el modo de hacer las cosas como si fuera la nostalgia del rock and roll. Somos de la era del rock and roll y hacemos las cosas como las sabemos hacer.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!