28/09/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

A un año de una muerte en un siniestro vial, una familia de Carlos Paz reclama justicia

Las crónicas periodísticas señalan que en la madrugada del 21 de setiembre de 2021, varios boliches de Carlos Paz abrieron sus puertas y muchos jóvenes se agolparon para celebrar el Día del Estudiante y la llegada de la Primavera. La pandemia todavía mostraba su crueldad en los hospitales pero los jóvenes cada vez más manifestaban su deseo de salir del aislamiento y las fiestas clandestinas pululaban en cada rincón de Córdoba y el país.

Esa madrugada, Benjamín Angaramo estaba en el shop de una estación de servicio de la avenida San Martín y tres jóvenes conocidos que llegaron en un Ford Focus lo invitaron a una fiesta clandestina que se estaba realizando en Villa Parque Síquiman, a unos 15 kilómetros de Carlos Paz.

Benjamín se subió al auto sin saber lo que sobrevendría después. En un tramo de la peligrosa ruta 38, el conductor perdió el control del volante y despistó a alta velocidad, según se supo después. El auto impactó contra un árbol a la vera de la ruta en el ejido de Santa Cruz del Lago.

Benjamín murió en el acto y otro de los jóvenes sufrió heridas graves y se recuperó semanas después.

Por el hecho, el fiscal del Segundo Turno, Ricardo Mazzuchi, imputó a Axel Valles, el conductor, del delito de homicidio culposo agravado por el grado de alcholemia y por el uso de automóvil.

Se determinó que el conductor estaba bajo los efectos del alcohol cuando ocurrió el siniestro vial.

La causa no tuvo movimientos hasta hace unos 25 días en que varios estamentos entregaron sus informes al fiscal.

Lucila Angaramo, madre de Benjamin, aseguró que lo único que pide es que se haga justicia y que el conductor del auto pague por lo que hizo.

Y reclamó por la falta de controles de los inspectores municipales durante esa madrugada y de los policías de la Caminera que no estaban en la ruta 38.

“Esa noche no hubo controles de ningún tipo en la ciudad”, afirmó la mujer que puntualizó que como no se hacía la Fiesta de la Primavera, el lema “alcohol cero” no se cumplió en lo absoluto.

“En el boliche al que fue el conductor les daban un vodka con bebidas energizantes con el pago de la entrada”, indicó Lucila que apuntó que esa noche todo fue descontrol en la ciudad y en la región.

A lo que sucedió hay que enmarcarlo en el momento:unos meses antes, nadie podía pasar de una ciudad a otra sin mostrar documentación que lo autorizara. De repente, la ciudad se liberó a lo que pasara.

“Si no era Benja, podría haber sido otro chico, otro Benja que se subía a un auto”, indicó Lucila Angaramo.

“Quiero que pague por lo sucedido porque se le quita responsabilidad al chico porque tomó y a los padres porque el hijo era mayor de edad. Y él no tiene por qué poner en riesgo la vida de todos los demás”, enfatizó.

Y añadió: “Él manejo y murió un chico y él sigue su vida como todos los demás. Entonces el mensaje es que podés matar a alguien y lo único que te pasa es que te sacan el carné”.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!