01/10/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Carlitos Balá y su amor “para toda la vida” con Martha Venturiello: una historia de película

Carlitos Balá había cumplido hace poco 60 años de casado con su esposa Martha Venturiello, quien fue el amor de su vida y con quien, según palabras del animador que falleció en la noche del jueves a los 97 años, se conocían “de memoria”.

Se vieron por primera vez hacia la mitad de la década de 1950, en una fiesta de casamiento en el que había unos 500 invitados. Él tenía cerca de 30 años, y ella, 18. “Yo reparé en Martha de manera firme y dije: ‘¡Que linda chica, por Dios!’”, confesó Carlitos en su momento.

El animador, que por entonces ya trabajaba en radio, coincidió con Martha en la pista de baile y apeló a lo que mejor sabía hacer: la hizo reír. Cuando terminó la fiesta, ambos volvieron juntos a sus respectivas casas en colectivo.

Según declaró Martha, en aquel viaje Carlitos Balá le contó “chistes de todos los colores”, haciendo que le llamara la atención esa personalidad tan extrovertida e hilarante.

Carlitos Balá y su mujer, un amor para toda la vida

Venturiello era una joven tímida que, al principio, no quería saber nada con Carlitos.

Él la conquistó a fuerza de risas y perseverancia. En el programa de Susana, Carlitos recordó una ocasión en la que, en pleno viaje en colectivo, se puso a vender una birome ante la vista de la joven.

Esto era algo habitual en el cómico. De joven solía hacer chistes e improvisar en los colectivos para vencer su timidez.

Tras siete años de novios, en 1962 decidieron casarse.

De jóvenes, Carlitos y Martha con sus hijos

“Para un cumpleaños mío me regaló el anillo de compromiso. Gracias a Hilda Bernard y a su esposo nos casamos, porque él tenía un contrato de un año seguido, entonces me dijo ‘nos casamos’. Estuvimos siete años de novios porque fue escalonando todo, de a poco, no queríamos arriesgarnos”, contó Martha.

Luego, construyeron una familia juntos, con sus hijos Laura y Martín y sus nietos como máximos exponentes.

“En una pareja uno se tiene que adaptar, yo me adapté a la modalidad de él por su trabajo, siempre dejé que ensayara tranquilo. Me gusta cuando sonríe, que esté feliz”, dijo hace algunos años en una entrevista Martha.

Carlitos y Martha, junto a sus hijos Martín y Laura

Él se seguía refiriéndose a su esposa como “una princesa”, la mujer con la que estaba “encantado”: “Cuando la conocí supe que iba a ser la mujer de mi vida y realmente no me equivoqué”.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!