28/09/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

El hermano del presunto parricida de Vicente López se presentó a la Justicia y lo complicó: “Practicaba tiro”

Diego Del Río, hermano mayor del presunto parricida de Vicente López, declaró voluntariamente en la causa para aclarar que no tiene ninguna relación con el crimen de sus padres, José Enrique Del Río (74) y María Mercedes Alonso (72). El consultor de 47 años volvió a complicar a Martín, su hermano menor y detenido por el caso, al afirmar, entre otras cosas, que “practicaba tiro regularmente”.

“Me acuerdo que no fue hace tanto tanto tiempo, él practicaba tiro regularmente en el polígono que estaba en La Pampa cerca de Migueletes, le agarró el gusto para ir a tirar”, dijo el hermano mayor de supuesto parricida y agregó: ”Él iba a tirar con sus armas, pero nunca vi en detalle cuáles eran porque, la verdad, es que las armas a mí nunca me gustaron”.

Leé también: Doble crimen de Vicente López: el inquietante descubrimiento en el celular del hijo, Martín Del Río

En el testimonio, Diego del Río sostuvo que no tuvo “ninguna vinculación con el homicidio” y entregó a las autoridades judiciales su teléfono celular marca Motorola y les facilitó también la contraseña para que lo periten. La nueva declaración del mayor de los hijos de las víctimas se dio este jueves ante dos de los tres fiscales de la causa, Marcela Semería y Alejandro Musso.

Asimismo, Diego autorizó a los fiscales a ir a revisar los autos de la familia -su padre coleccionaba automóviles de alta gama-, que están estacionados en los garajes que explotaba comercialmente en la Capital Federal.

En rigor, Diego Del Río se presentó nuevamente ante la Justicia ante el pedido de la abogada de su hermano, Mónica Chirivin, quien solicitó que él también sea investigado como sospechoso en el expediente.

Una de las cuestiones planteadas en la causa y de manera pública por la abogada Chirivin, para que el hermano mayor de su cliente sea investigado como sospechoso fue que el 25 de agosto, día del hallazgo de los cuerpos de sus padres, por la tarde, él había concurrido a la vivienda del country San Diego, de Moreno, donde las víctimas pasaban el fin de semana y donde luego la Policía secuestró una serie de armas de fuego.

El caso

Martín del Río, el hijo menor del matrimonio que encontraron asesinado en su casa de la localidad bonarense de Vicente López el 24 de agosto pasado, está detenido acusado de matar a balazos a sus papás en el interior de un auto Mercedes Benz.

Tras su detención el presunto parricida declaró durante horas ante la Justicia sin poder explicar qué hizo en la franja horaria en que se cree que se cometió el doble crimen.

Para encubrir los asesinatos, Del Río “montó una coartada”. El 24 de agosto, por la tarde, llegó a la casa Melo al 1100 y convenció a sus padres de subirse al auto y dejó estacionada su camioneta en Núñez con el celular encendido para despistar.

Leé también: Crimen de Vicente López: la trama de la amante del presunto parricida

Fue y volvió caminando, pero se cambió de ropa en el medio. Sin embargo, no tuvo en cuenta las cámaras de seguridad que registraron su paso ni el detalle que precipitaría su caída: la forma particular que tiene de caminar.

También se esforzó por incriminar a la empleada doméstica de sus padres y en cada una de sus declaraciones testimoniales apuntó todas las sospechas en su contra y hasta consiguió que quedara detenida. Aunque la maniobra tampoco terminó bien para él: después de 13 días liberaron a la mujer al comprobarse que nada había tenido que ver con el hecho.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!