02/10/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Julio Iglesias, de jugar en el Real Madrid al accidente que cambió su carrera y lo convirtió en músico

En esos momentos, fue clave su relación con Eladio Madaleno, su enfermero. Fue él quien le regaló una guitarra para que practicara la movilidad de sus dedos y para que le sirviera para canalizar su angustia.

Así fue como compuso sus primeras canciones en el hospital. La primera de ellas fue La vida sigue igual, uno de sus temas más emblemáticos. “Siempre hay por qué vivir, por qué luchar”, reza una estrofa.

Julio Iglesias colgó los guantes tras el accidente y encontró refugio en la música.
Julio Iglesias colgó los guantes tras el accidente y encontró refugio en la música.

“En estos momentos me resulta difícil mirar al pasado y recordar toda aquella etapa de mi vida. Para mí fue estupenda. Era joven, tenía toda la vida por delante y unas enormes ganas de vivir, que aún conservo, pero en otra medida”, comentó tiempo más tarde.

Además, recordó su paso por el club español: ”Yo estaba en los juveniles, pero los grandes del primer equipo siempre se ocupaban de nosotros, nos echaban una mano y nos animaban a seguir luchando. El Real Madrid es como un segundo hogar para mí”.

Julio Iglesias: su ascenso en el mundo de la música

Una vez que se recuperó del accidente, terminó su licenciatura en Derecho y viajó a Londres para estudiar en Bell’s Lenguage School en Cambridge y aprender inglés. Los fines de semana, tocaba en un pub covers de Los Beatles. En Cambridge conoció a su primer amor, Gwendolyne Bollore, que lo inspiró en una de sus canciones más famosas: Gwendolyne.

Leé también: Depresión, ansiedad y anorexia: Mel C contó los problemas que tuvo en su época con las Spice Girls

En ese entonces, presentó en una discográfica española todas sus composiciones para que algún artista las interpretara. Le propusieron que él mismo cantara sus propias canciones, pero él respondió que no era cantante. De todas maneras, lo convencieron de participar del Festival Internacional de la Canción de Benidorm, donde se proclamó ganador en julio de 1968 con su tema La vida sigue igual. Así fue como firmó contrato con Discos Columbia.

Desde ese punto, su carrera tuvo un vertiginoso ascenso. No solo ganó el disco de Diamante del Libro Guinness en 1983 por ser el artista que más discos vendió en más idiomas, sino que en también en 2013, tres décadas más tarde, obtuvo el récord Guinness al “artista latino que más discos ha vendido en el mundo”, con más de 300 millones de copias.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!