02/10/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

¿Qué está pasando con los otros conflictos en las ex-repúblicas soviéticas y que rol juega Rusia?

Los recientes enfrentamientos fronterizos entre Armenia y Azerbaiyán, vinculados con el conflicto de Nagorno Karabaj, dejaron esta semana más de 170 muertos y un débil alto al fuego impuesto desde Moscú.

Si bien el conflicto entre Rusia y Ucrania ocupa el primer plano de las noticias internacionales desde hace más de seis meses, hay varios focos de conflicto en los países que pertenecían a la Unión Soviética (URSS). Kirguistán y Tayikistán, dos países de Asia Central, deben añadirse a la lista de Ucrania, Armenia y Azerbaiyán, entre otros.

Los cinco puntos de tensión más significativos en la actualidad son los siguientes:

Armenia y Azerbaiyán por Nagorno- Karabaj

El conflicto entre Armenia y Azerbaiyán por la región del Nagorno-Karabaj lleva más de 30 años. Ambas repúblicas del Cáucaso sur son un puente entre Oriente y Occidente.

La región Nagorno-Karabaj es un enclave de unos 4.400 km2, con mayoría de población armenia y de religión ortodoxa, dentro de las fronteras de Azerbaiyán, en cuya población prevalece la etnia azerí y la religión musulmana.

Tanto los ciudadanos del Alto Karabaj como de Armenia consideran que esa zona debería formar parte de este último país, mientras que Azerbaiyán se opone.

Armenia es un país con pocos recursos, pero con un fuerte apoyo internacional. Países de Europa y América (donde viven descendientes del Genocidio Armenio) han condenado los ataques azaríes hacia la población armenia de la región separatista.

En cambio, Azerbaiyán es un país con importantes recursos económicos y militares. Además, cuenta con el apoyo logístico de Turquía (enemigo histórico de Armenia y responsable del genocidio de 1915).

Las fuerzas de paz rusas ingresan en la región de Nagorno-Karabaj este martes. (Foto / AP)

Tras la disolución de la URSS y las denuncias de Armenia de violaciones de derechos humanos a la población de Nagorno-Karabaj, el 6 de enero de 1992 la región se autoproclamó independiente de Azerbaiyán.

El hecho condujo a una guerra entre Nagorno-Karabaj –apoyado por Armenia– y Azerbaiyán por el control de la región. En 1994 se firmó un alto al fuego, mediado por Rusia, pero se ha roto en varias ocasiones.

El conflicto en la década de 1990 cobró un saldo de 30 mil víctimas. Desde entonces se han producido múltiples enfrentamientos. En 2020, se registraron más de 6.500 muertos, además de la destrucción de patrimonio, lo cual obligó a Armenia a ceder territorios a Azerbaiyán.

Ese año, Rusia desplegó sus fuerzas militares en la frontera entre Armenia y Azerbaiyán para mantener la paz en el Cáucaso. Sin embargo, esta intervención demostró ser ineficaz, puesto que no logró evitar nuevas escaladas militares, como la de esta última semana.

Kirguistán y Tayikistán

El presidente de Kirguistán, Sadir Japarov, señaló esta semana, durante la sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, que su país está preparado para mantener negociaciones de paz con Tayikistán, aunque afirmó, que “no van a ceder ni un centímetro de sus tierras”.

“Teniendo en cuenta que nuestra confianza se ha debilitado debido a las recientes acciones ilegales de nuestro vecino, estamos dispuestos a continuar las negociaciones a través de la mediación de organismos internacionales”.

Japarov alude al tiroteo cerca de la ciudad fronteriza de Isfara, donde, en un episodio aún no aclarado, los tayikos dispararon contra las guardias kirguises en las localidades de Boulak-Bachy y Pasky-Aryk, en la región fronteriza de Batken, al sureste de Kirguistán.

“En violación de los acuerdos alcanzados previamente, la parte tayika comenzó a disparar con morteros contra la localidad de Paski Arik de la región de Bakten” durante la mañana, comunicó el Servicio fronterizo kirguís por Telegram.

Estos dos países ubicados en el corazón del Asia central comparten 970 kilómetros de frontera. Desde su independencia, tras la caída de la Unión Soviética, no se han logrado resolver los límites fronterizos.

Kazajistán, entre China y Rusia

Xi Jinping busca mayor influencia de China en Asia Central  (AP / Archivo).

Kazajistán es un país transcontinental, dado que su territorio se extiende una parte en Asia Central y la otra en Europa Oriental. Tiene la característica de poseer una importante minoría de población rusa dentro sus fronteras. Fue noticia hace poco por negar su apoyo tradicional al presidente ruso Vladimir Putin, cuando este ordenó la invasión a Ucrania.

Kazajistán está en un proceso de apertura al mundo luego de años de aislamiento, algo que Occidente ha visto con buenos ojos, tras las permanentes amenazas de Rusia de cortar los abastecimientos energéticos.

La semana pasada, el papa Francisco visitó ese país para un encuentro de religiones y lo eligió como escenario para calificar por primera vez de “invasión” la agresión militar de Rusia a Ucrania.

Por temor a las represalias, Kazajistán ha buscado acercarse a China. El presidente chino Xi Jinping, en su viaje por el país, declaró que buscará “salvaguardar su independencia nacional, su soberanía y su integridad territorial”, según comunicó la cadena de televisión estatal china CCTV.

Georgia, en pie de guerra por Osetia del Sur

Mapa ubicación Georgia

Este país exsoviético, ubicado al costado del mar Negro, tiene un largo conflicto con Rusia por su apoyo a los separatistas de Osetia del Sur y Abjasia, que se proclamaron como estados independientes bajo la protección de Rusia.

Georgia proclamó su independencia de la actual Federación Rusa el 9 de abril de 1991 y se convirtió en un Estado soberano, reclamando como parte de sus territorios a Osetia y Abjasia. Estas regiones declararon unilateralmente su independencia el 28 de noviembre de 1991, bajo la protección militar de Rusia.

Durante 2008, el presidente georgiano Mijaíl Saakashvili ordenó a su ejército recuperar el control del enclave osetio. El conflicto tuvo la intervención directa de Rusia, para proteger los territorios autónomos. El conflicto terminó con las retiradas de ambos bandos y la mediación de la Unión Europea. Tanto Rusia como Georgia han denunciado violaciones de derechos humanos en las regiones invadidas.

Este miércoles 21 de septiembre, las autoridades georgianas afirmaron que el gobierno está discutiendo convocar a un referéndum para que la población vote ir a la guerra contra Rusia para recuperar Abjasia y Osetia del Sur.

La neutralidad y el miedo Moldavia

Moldavia convocó a su Consejo de Seguridad tras el anuncio de movilización parcial de Rusia

Moldavia sigue con especial atención los acontecimientos en su vecina Ucrania, con el que comparte más de 900 kilómetros de frontera, territorio donde se ubica la región independentista moldava de Transnistria bajo la tutela de Rusia.

Este país de Europa orienta con una población rumanófona y una minoría rusa, principalmente en la región autoproclamada independiente de Transnistria. Rusia tiene tropas de mantenimiento de la paz y control en la región.

Moldavia ha declarado una y otra vez que su Constitución exige su neutralidad, y que no piensa pedir su ingreso a Otan, pero que si buscara su postulación para el ingreso a la Unión Europea. Moldavia teme ser el próximo en ser invadido.

La presidenta de Moldavia, Maia Sandu, convocó al Consejo de Seguridad Nacional del país para analizar la convocatoria de Putin de la “movilización parcial” de la población rusa por la guerra contra Ucrania.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!