08/12/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

En los últimos cinco años, la ropa y el calzado fueron los rubros que más se encarecieron por la inflación

Que la ropa está cara lo sabe cualquiera que salga a recorrer vidrieras por los centros comerciales del país. Hay pares de zapatillas que cuestan lo mismo que el alquiler de un monoambiente y vestidos que salen igual que un pasaje de avión.

Un estudio privado detectó que el rubro indumentaria y calzado es el que más aumentó en los últimos cinco años. “Para adquirir hoy una unidad de prendas de vestir hay que destinar un 31% más de otros bienes y servicios que lo que se destinaba en diciembre 2017″, señaló Nadin Argañaraz, del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

En los últimos cuatro años, detalla el informe, la inflación promedio anual fue del 56% y eso generó cambios importantes de precios relativos, es decir, sobre lo que más se encareció en relación con el resto de los costos.

Leé también: La derrota de la Argentina impactó en el mercado de las criptomonedas: el Fan Token de la AFA cayó más de 20%

Después de la ropa y el calzado siguen dentro de la enumeración del documento los alimentos y las bebidas sin alcohol. “En la actualidad hay que destinar un 10% más de otros bienes y servicios para comprar un alimento o bebida sin alcohol que lo que se destinaba en diciembre de 2017″, destacó Argañaraz.

El resto de bienes y servicios que han aumentado su precio relativo respecto a diciembre de 2017 son, en orden decreciente, Transporte, Salud, Equipamiento del hogar y Restaurantes y hoteles. En estos momentos hay que destinar un 5% más de otros bienes y servicios para adquirir una unidad de restaurantes y hoteles que lo que había que destinar en diciembre de 2017, dice Iaraf.

Qué son los precios relativos y por qué importan

El informe habla de la importancia de entender el movimiento de los precios relativos. “La elevada y persistente inflación deteriora las señales que brindan los precios relativos para la toma de decisiones. Los precios relativos son el reflejo del grado de escasez relativa de un bien. A mayor escasez, más alto es el precio de un bien con relación a los demás bienes”, resume.

“La alta inflación lleva habitualmente a los gobiernos a intervenir, buscando evitar que la inflación sea inclusive más alta, generando habitualmente un proceso de distorsión de los precios relativos”, suma.

Leé también: El dólar blue cerró a 308, el Qatar llegó a $340 y el BCRA compró US$1 millón, pero el saldo aún es negativo

Las tarifas, entre los precios que más se abarataron en cinco años

En el extremo opuesto, en cambio, “se ubica el componente que entre otros contiene a los servicios públicos a la vivienda, básicamente energía eléctrica, gas y agua, que pasó de un precio relativo de 100 en diciembre de 2017 a uno de 59,2 en octubre de 2022″.

En definitiva, tuvo una caída del 40,8%, se abarató con respecto a otros precios, aunque en octubre comenzó a notarse el impacto de la segmentación y la suba generalizada de tarifas, que achicaron la brecha.

La indumentaria en Argentina es 57% más cara que en el resto de los vecinos. (Foto: Télam/Victoria Gesualdi)

Los precios de las comunicaciones son los que le siguen a los del componente vivienda, con un abaratamiento relativo reflejado en un precio relativo de 68,9 en el mes de octubre. Entre diciembre de 2017 y octubre de 2022 la caída fue del 31,1%”, apunta el informe.

Para Iaraf, entonces, el desafío que le queda a la Argentina no es solamente bajar la tasa de inflación, sino también reacomodar precios relativos. “Los sectores con ingresos fijos, trabajadores y jubilados, vienen sintiendo de lleno el impacto inflacionario en sus bolsillos. El problema no es de un gobierno y requiere un esfuerzo conjunto para evitar que se siga profundizando”, concluye el documento.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!